La paz herida en Nicaragua

Cuatro esculturas de María Renée Pérez que retratan la crisis del país

Obra La paz en Nicaragua. HOY/Cortesía

La impresionante imagen de una paloma blanca, sangrante, enredada con alambres de púas, con señales de impactos de bala que perforan sus alas y cuerpo, pero viva y con un olivo en el pico en señal de vida y esperanza, es la nueva escultura de la sensible artista María Renée Pérez: La paz en Nicaragua.

Un reciente informe de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) expone la represión gubernamental durante las protestas ciudadanas y da a conocer que desde el 19 de abril hasta el 2 de julio más de trescientos personas han muerto y 1,500 resultaron heridas, de las cuales 46 presentan lesiones con daños permanentes.

El escenario de Nicaragua en estos dos meses ha sido de terror, indignación, dolor, traumas, y denuncias de ciudadanos y organismos de derechos humanos, que buscan establecer procesos de justicia y que los asesinatos no queden impunes.

La paz

En este contexto la artista Renée Pérez ha querido representar la paz con esta imagen de la paloma herida de bala, atrapada en alambres, y que a pesar de este doloroso drama se vislumbra el camino del diálogo y la paz.

“La paloma es Nicaragua… y su situación es bastante dolorosa”, dice la artista dolida y angustiada porque actualmente los nicaragüenses viven tiempos difíciles que están dejando huellas imborrables.
Y agrega: “En cada una de ellas, viven los sentimientos de Nicaragua y su gente, debatiéndonos entre el dolor, el miedo y la incertidumbre futura”.

Barrotes de miedo

Otras obras como la titulada Barrotes de miedo, tratan de explicar el encierro que viven los nicaragüenses a causa de los grupos encapuchados y antimotines que han sembrado el terror en las calles o que realizan detenciones ilegales.

Barrotes de miedo. HOY/Cortesía

“La gente se encierra, tiene miedo, no pueden ver a sus hijos, otros permanecen en las cárceles”, trata de explicar la artista en esta obra. Así como la necesidad de que la libertad vuelva a recobrar sus alas.

Su tercera obra Heridas, se explica por sí sola, “las heridas son imborrables”, dice impresionada por las huellas de sangre inocente derramada y por el daño emocional que han causado a las familias de las víctimas.

La obra Heridas. HOY/Cortesía

Y su última obra El laberinto del diálogo, insta a la pronta solución de conflicto. La artista explica que esta obra expone desde su metáfora y simbolismo la complejidad del Diálogo Nacional, pero confía que el camino de la paz y la justicia sean la única salida a esta crisis nacional, por lo que pide cese la escalada de violencia que se vive en el país.

El laberinto del diálogo. HOY/Cortesía

...

Notas Relacionadas