Rafaguean pulpería, familia llamó a la Policía y llegaron 9 horas después

“Hay niños, nos están rafagueando, vengan a sacarnos, si lo que pedimos es por lo menos que nos lleven a dormir aunque sea a la sala de la Policía”, imploró una mujer en una de las 50 llamadas que le hizo a los agentes

Balacera

Los sujetos que rafaguearon la propiedad se movilizaban en una camioneta. Cuatro personas estaban dentro del inmueble y ninguna resultó herida. HOY/Wilih Narváez

HOY

El reloj marcaba las 12:05 de la madrugada de ayer cuando se escucharon las primeras balas que impactaban en diferentes partes de una vivienda ubicada en el barrio Jorge Salazar de la capital.

Dentro del inmueble se encontraba: un matrimonio, una niña de 5 años y una joven, quienes se tiraron al suelo como método de protección ante el ataque.

Dina Aguilar, de 47 años, relató que durante la balacera agarró su celular y llamó a la Policía. La subestación policial del Distrito Cinco está ubicada a cinco cuadras de la propiedad en el Reparto Schick. “Como 50 veces llamé y me contestaban que ya venían”, detalló Aguilar, quien se encontraba muy afectada.

“Hay niños, nos están rafagueando, vengan a sacarnos, si lo que pedimos es por lo menos que nos lleven a dormir aunque sea a la sala de la Policía”, les dijo desesperada.

Rafaguean
Dina Aguilar, muestra los orificios de las balas que penetraron en el portón. HOY/Wilih Narváez

Pero las autoridades no acudieron. A eso de las 6:30 de la mañana, los afectados fueron a la Subdelegación donde les respondieron que ya estaban enterados. Fue hasta las 9:00 de la mañana de ayer que peritos y cuatro patrullas se movilizaron para realizar las pesquisas, cuando habían transcurrido nueve horas del ataque.

Hugo Pérez Bojorge, pareja de Aguilar, calcula que fueron alrededor de 30 disparos los que penetraron en la propiedad donde tienen una pulpería.

Los impactos se observaban en el muro, portones, en el vidrio de un microbús que tenía estacionado en el garaje, en una vitrina, en una cama que tenía en la sala y hasta en un maniquí. Los disparos también quebraron algunas retrateras y dañaron el cielo raso de uno de los cuartos donde se encontraba la niña.

Los afectados denunciaron que el pasado viernes ya habían llegado sujetos de civil. Don Hugo, les abrió porque andaban chapa de la Policía. Durante el allanamiento los tiraron al suelo, buscaban una pistola, y antes de irse les robaron un celular valorado en mil dólares y el dinero de la venta. Al recurrir en ese momento a la Policía, miró a uno de los elementos que andaba en short y chinelas.

Buscaban al hijo

Los afectados creen que el ataque se debe a que acusan a su hijo de cometer un crimen.
Además lamentan que el Gobierno mantenga “atada de manos a la Policía y no puedan evitar estas barbaridades”, expresó el jefe de la familia.

Rafaguean
Agentes ayer llegaron a realizar las pesquisas al inmueble. HOY/Wilih Narváez

...

Notas Relacionadas