Enamorada de la cancha

Hace tres años la maternidad llegó a su vida, un experiencia única que disfruta al máximo

Jenny Salomon Lewis. HOY/Carlos Valle

Su mayor felicidad lleva por nombre Jaden Luzey, su pequeño hijo que la convirtió en mamá hace tres años. Un angelito que le cambió la vida, le enseñó a madurar y a disfrutar lo más hermoso de la vida: la maternidad.

Esta hermosa mujer, de melena roja , sonrisa pícara y piel morena, cuando no está dando la pacha se toma la cancha, un deporte que la atrapó a los once años de edad en su tierra natal, Puerto Cabezas, donde dejó el ombligo hace algunos años para trasladarse con su familia a la capital.

Jenny Salomon Lewis, de 27 años, es toda una especialista con el balón, rebotar y encestar son su fuerte. “Juego desde que era adolescente, estaba en primer año de secundaria, desde entonces no he dejado de jugar hasta que quedé embarazada a finales del 2013, prácticamente me perdí año y medio de jugar, solo tuve al niño y a los cinco meses regresé a jugar”, expresó orgullo esta caribeña.

Ella define la experiencia de ser mamá como una etapa muy bonita: “La verdad es que me encanta, disfruto mucho de mi hijo, la experiencia ha sido linda porque tuve un noviazgo, luego me casé y después vino el niño, es algo que queríamos”.

De tacones

Además de robarse las miradas en la cancha, por su altura, cabellera abundante y buen juego, Jenny guarda en el baúl de sus recuerdos aquellos tiempos en que disfrutó del modelaje y concursos de belleza en los que también disfrutaba de los flashes y aplausos.

Su trayectoria en concursos de belleza inició en su natal Puerto Cabezas. Ahí esta gracia costeña participó en Miss Moravo, Miss Silueta Fantasy, luego en la capital durante cursaba la universidad participó en Miss Unicit 2010 y en Miss Costa Caribe 2013, donde logró el puesto de segunda finalista.

Deportista

Hacer deporte, además de mantenerla saludable, le ha dejado buenos momentos. “Gracias al deporte logré coronar mi carrera universitaria, Marketing y Publicidad en la Unicit, sin pagar un solo peso porque fui becada los cinco años”, dijo Salomon Lewis, que está dedicada al basquetbol y a su pequeño, que actualmente cursa primer nivel de preescolar, mientras consigue un trabajo en que pueda desarrollar su profesión.

Jenny Lewis, entre el deporte y la maternidad. HOY/Carlos Valle

La joven deportista menciona que actualmente estaba entrenando para la Liga Luisa Amanda, “con la Costa Caribe iba a jugar, pero con todo lo que está sucediendo en el país, se suspendió todo y no sé hasta cuando”.

Salomon Lewis forma parte de la Selección Nacional de Nicaragua de Baloncesto femenino desde el año 2009.

Entre sus logros en este campo menciona representar al país a nivel centroamericano. “Para el campeonato baloncesto de los Juegos Centroamericanos de diciembre del año pasado (2017) nos preparamos mucho, hicimos un buen papel, no nos penquearon tanto, fue bastante emocionante, pero no logramos ganar”, finalizó esta beldad que en la cancha le toca defender en la posición número 4 y 5.

Belleza costeña: Jenny Salomon

Gloria Acosta Pérez/Managua

Su bonito rostro, cabellera rizada color rojizo, piel de ébano y hermosa figura son la carta de presentación de esta costeña que se declara amante de los mariscos. Si de carácter hablamos, se confiesa alegre, tranquila, carismática y comprometida con lo que hace. Si le mencionan la cancha su rostro refleja felicidad, desde pequeña dejó huella en las canchas de su natal Puerto Cabezas, luego en la capital, donde ha vivido parte de su vida y a nivel centroamericano, donde ha participado en competencias con la Selección Nacional de Baloncesto, a la que se integró hace 9 años. Conozca más de ella.

1. ¿Ya te mirabas de niña jugando pelota? No, de hecho fue entre los 11-12 años que empecé a jugar básquet, para ser sincera antes de esa edad nunca se me pasó por la mente jugar, había gente que me decía que debería de jugar porque desde pequeña se me notaba que iba a ser alta, mido 1.84, entonces era como que… tenés que jugar básquet. Hasta que un día me dijeron que había una academia en mi lugar, me llamó la atención y desde ese día que yo llegué a pisar esa cancha nunca más volví a fallar a una práctica, quedé enamorada.

2. ¿Platillo favorito? Difícil (ríe). Todo lo que son mariscos.

3. En la cancha vemos a una mujer fuerte y sin gota de maquillaje, ¿qué tan femenina sos? Hay gente que me dice que soy demasiada femenina para jugar basquet y que ¿cómo hago?, de hecho me gusta arreglarme, maquillarme, vestir sexi, pintarme las uñas y cuidarme, voy al gimnasio.

4. ¿Promedio de canasta en juegos? No es tan mal, he hecho entre 14-15 puntos por juego, cuando estaba en la universidad echaba más, de 25-30 puntos, estaba más chavala, era más ágil (ríe).

Jenny Salomon Lewis se confiesa muy femenina. HOY/Carlos Valle

5. Sos de Puerto Cabezas. ¿Qué hay por conocer en tu tierra natal? En Puerto pueden conocer muchos lugares, Puerto tiene muchos municipios, hay muchos ríos y paisajes naturales bonitos, tienen el río Tuapí, la comunidad Krukira, a 40 kilómetros de Puerto Cabezas, está la comunidad Karatá, a donde se va en panga, Los Cayos Miskitos, donde mucha gente ahora hace turismo, entre otros lugares por conocer.

6. ¿Cómo describís el papel de mamá, cuando tenés un compromiso con la cancha? Tener el papel de mamá es algo muy serio, por ejemplo mi hijo es hiperactivo, tengo que dedicarle mucho tiempo, paso mucho con él, de hecho mi tiempo libre es atender a mi familia, dedicarle tiempo a mi esposo, hacer cosas en familia.

7. ¿Te cambió en algo la maternidad? Tal vez a madurar un poco, antes salía a bailar bastante ahora no salgo mucho, pero sí a uno lo cambia, siento más el valor de la familia porque ya tengo un esposo, tengo un hijo.

8. ¿Qué cuido le das al cabello? (Ríe) Este cabello es gasto. Se gasta mucho porque hay que usar además del champú y acondicionador, cremas, tratamientos, pero vale la pena porque así es mi pelo y me gusta. Hay que dedicarle mucho tiempo, por lo menos cuando me voy a lavar el pelo paso entre 45 minutos a una hora en el baño, porque tengo que desenredármelo con paciencia porque si no se maltrata mucho. Cuando el tiempo está muy caliente me lo lavo seguido, tal vez cuatro veces a la semana, pero con las lluvias y si no me expongo mucho al sol y al polvo entre dos y tres veces a la semana. Uso el aceite de coco para hidratarlo, le da brillo al cabello, lo hace crecer y me define los rizos.

...

Notas Relacionadas