“Es un sueño”, dice big leaguer nicaragüense Jonathan Loáisiga

Loáisiga habla con gratitud del doctor Edgar Gutiérrez (Chorro) quien llevó a cabo su rehabilitación en Nicaragua, tras la cirugía Tommy John, todo pagado por los Yanquis.

Big leaguer nicaragüense Jonathan Loáisiga enfrentará esta tarde a los Bravos de Atlanta. FOTO AFP

 

HOY

La de Jonathan Loáisiga, no es la historia que nos muestra la progresión de un atleta que estaba destinado a la grandeza luego de una brillante trayectoria desde que era un niño.

No, lo suyo es un recorrido repleto de obstáculos y retos, pero que lejos de desanimarlo, templaron su carácter y lo prepararon para batallas mayores que debía de librar.

Quizá por eso, todo lo que vive ahora le sabe a gloria. Así que lejos de pensar que iba a situarse frente al pelotón de fusilamiento, sintió que avanzaba sobre una alfombra roja, mientras caminaba hacia la colina del Yankee Stadium para su debut en las Mayores.

“Solo pensé, no puedo estar nervioso, esto es por lo que he trabajado toda mi vida y me enfoqué en hacer lo mejor. Sin embargo, no es sencillo mantenerse concentrado ante tanta gente y en un escenario tan legendario como el Yankee Stadium”, dice Loáisiga.

Jonathan ha concluido su rutina tirando pelotas en el outfield. Ha soltado el brazo y está listo para lanzar este lunes (5:05 p.m.) ante Atlanta. Pero tras un saludo efusivo, queda listo para este diálogo con el Periódico HOY en el dogout del mítico escenario neoyorquino.

El aterrizaje

¿Cuál fue la primera sensación al entrar al Yankee Stadium?

Quedé asombrado de lo enorme que es, pero sentí que era aquí donde deseaba estar. Uno sueña desde niño con estas oportunidades y después de darle gracias a Dios por cumplir este sueño, le pedí que me diera fuerza y sabiduría para dar lo mejor de mí.

¿Cómo te sentiste al verte rodeado de tantas estrellas?

Un poco abrumado, de pronto estás junto a todos esos jugadores que solo has visto por televisión y que has admirado, pero a la vez me dije, no solo debe quedarme así, yo estoy aquí porque creen en mí, así que voy a acomodarme y sentirme uno más de ellos.

¿Qué jugador te ha parecido más cercano a vos ahora?

Aquí me siento bien con todos. Esto es como una familia en la que se celebra juntos y se sufre juntos. No veo divisiones. Yo he sido más cercano con Domingo Germán y me llevo bien con todos. Incluso, CC Sabathia me compró ropa de gala que se usa al viajar.

Qué detalle más bonito el de Sabathia, ¿no?

Sí claro. Usted sabe que Luis Severino es el lanzador estelar del equipo, pero el líder es CC y desde que llegué ha sido como un mentor para mí. Todos me han aconsejado y me han dicho palabras para animarme, pero Sabathia tuvo ese detalle y se lo agradezco.

El consejo de Jay Bell

¿Cuándo te subieron, qué te dijeron?

El mánager en AA, Jay Bell, me llamó a su oficina a su oficina el miércoles (13 de junio) y me dijo que desde hace varios días se había considerado subirme a Grandes Ligas, pero que debido a la lluvia que suspendió un juego no se había dado, pero que ahora sí.

¿Cómo te lo dijo, te dio algún consejo?

Me dijo que en la organización se sabía que yo podía lanzar en Grandes Ligas y que, si no había subido, eran por circunstancias que se dan y el consejo que me dio fue: no cambies, nada, sigue haciendo lo mismo que has hecho aquí, lanza strikes y ataca los bateadores.

¿No es fácil trasladar a este nivel lo que hacías en AA?

No porque los bateadores son más disciplinados y los árbitros son muy finos al juzgar los picheos, pero la esencia de uno como lanzador, no la puedo perder. Debo ser agresivo y seguir lanzando strikes, que ha sido mi característica desde siempre. Es lo que haré.

Ante los Filis lo hiciste, pero no ante Seattle…

Si, cuando lancé ante los Filis ya me sentí más adaptado a este nivel y con más confianza. Cuando debuté ante Tampa Bay, me sentí ansioso y con un poco de nervios, pero logré sobreponerme. Ante Seattle, me descontrolé, pero ante los Filis recuperé la confianza.

Miranda hacia el futuro

Ahora que estás aquí, ¿qué tanto ves hacia atrás?

El camino no ha sido fácil, pero no me gusta mucho ver hacia atrás. Prefiero más bien enfocarme en el futuro y en lo que puedo controlar, por ejemplo, sé que debo trabajar duro para sostenerme, pero solo Dio sabe si lo voy a conseguir y lo que va a pasar.

¿En tu corazón, creés que podés seguir aquí?

Sí lo creo. Mi ruego todos los días a Dios es que me regale salud y que yo voy a poner todo de mi parte para seguir aquí. No es fácil, pero confío en que lo puedo lograr. En Grandes Ligas está todo lo bueno y me gustaría permanecer aquí. Vamos a ver si lo logro.

¿En las Grandes Ligas, el cambio es enorme?

Claro, todo es mejor. Y no solo el salario, sino las atenciones y condiciones. El ambiente es otro. Aquí vienen más de 40 mil personas. En las Menores llegan como mil. Aquí la música, la atmósfera que se respira, es distinta. Pero también la presión es muy grande.

¿Y cuando regrese Masahiro Tanaka, qué pasará?

Eso solo Dios lo sabe y no pienso en eso. Solo pienso en prepararme lo mejor posible para que cuando me toque lanzar, haga bien mi trabajo. Aquí se habla de que hasta me pueden enviar al bullpen o cambiarme. Eso no lo controlo yo, así que no pienso mucho eso.

La prensa de Nueva York

Hace poco apareciste en la portada del Newsday…

Sí, lo vi, pero yo trato de mantenerme no tan pendiente de todo lo que se publica porque puede perder la concentración. Claro, me alegra eso y lo veo como una bendición de Dios, pero aquí estoy para ayudar a ganar a los Yanquis y en eso trata de mentalizarme.

¿Y cómo creés que has sido percibido por la prensa?

Pienso que bien, yo atiendo a la prensa porque es parte de mi trabajo y eso a uno lo ayuda también. Mi inglés no es bueno y por eso me ayuda un intérprete del equipo, quien me ha dicho que hablo bastante bien. Así que hay vamos avanzando poco a poco en eso.

Al subirte, unos creyeron en vos, otros dudaron…

Así es en todo. Yo agradezco a quienes creen que puedo ayudar en algo, pero tampoco me molesta quienes dudan porque lo tomo como un reto para probar que sí puedo. Y eso no pasa solo con los medios, pasa con las personas en general y eso se debe respetar.

¿Quiénes han sido claves en tu desarrollo?

Hay muchas personas. Primero Dios, después mi familia, comenzando por mi abuelo, que ha sido como mi papá. Los entrenadores que tuve allá y los que tengo aquí. Jugadores como Gustavo Martínez y Ofilio Castro, lo mismo que el doctor Edgar Gutiérrez.

Detalles

Cuando un jugador es subido a las Mayores, el equipo paga la primera semana de estadía en un hotel, luego el jugador deberá buscar su propia residencia y pagarla.

Marlon Abreu, el intérprete de los Yanquis para las entrevistas de sus jugadores en español, es de origen dominicano, pero su abuelita es nacida en León, Nicaragua.

Johnny Lasagna es el apodo de Jonathan Loáisiga desde las Ligas Menores. David Cone le llama “The kid”. Aaron Judge le dice “El Flaco”, mientras golpea la espalda del nica.

Loáisiga habla con gratitud del doctor Edgar Gutiérrez (Chorro) quien llevó a cabo su rehabilitación en Nicaragua, tras la cirugía Tommy John, todo pagado por los Yanquis.

...

Notas Relacionadas