Padres de bebé asesinado por parapoliciales denuncian que motorizados los asedian y atemorizan

La madre del bebé recuerda que ese día pidió ayuda, hasta que una señora le abrió la puerta, porque “todo mundo estaba encerrado por temor a la Policía”, también acusa a los paramilitares de haber disparado

Karina Navarrete Y Nelson Lorío, padres del bebé asesinado, Teyler Lorío Navarrete, de 14 meses de nacido, ayer en el Cenidh. HOY/Foto: Carlos Valle

Los padres del niño Teyler Leonardo Lorío Navarrete, de 14 meses, asesinado de un disparo en la cabeza el pasado 23 de junio, denunciaron ante organismos de defensores de derechos humanos el asedio diario que han vivido por parte de grupos afines al Gobierno.

“Dicen ellos que a su vivienda llegan a estacionarse motorizados, los siguen, es un acto de persecución, quieren silenciarlos. Necesitan apoyo”, manifestó Pablo Cuevas, asesor legal de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), adonde los padres denunciaron el caso el pasado martes.

Los padres, Karina Navarrete y Nelson Lorío, también recurrieron ayer al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), desde donde demandaron justicia por el asesinato de su hijo.

Ambos insisten en responsabilizar del crimen a la Policía y a los paramilitares, pues en ese momento no había ningún enfrentamiento en el sector de Las Américas Uno, donde sucedió el crimen.

“Queremos también aclarar que no fueron los muchachos (manifestantes autoconvocados los que dispararon) como anda en el Facebook… los únicos que estaban en el lugar de los hechos era la Policía, las calles estaban solas, no había nadie, es más, todo mundo estaba encerrado”, expuso Karina Navarrete.

Manipulación

“Los padres del niño nos mencionaron que la Policía quiere culpar a los muchachos que protegían las barricadas en la zona ese día, dijeron que esa es una falsedad total porque fueron los jóvenes quienes les brindaron auxilio cuando los pobladores por miedo cerraron sus puertas y no las abrieron a pesar de la emergencia con el bebé”, agregó Pablo Cuevas.

El asesor legal mencionó que esa necesidad por encontrar culpables a toda costa, muestra que el Gobierno está en desventaja y expuesto ante los organismos defensores de los derechos humanos a nivel internacional.

“Desde el principio han querido deslegitimar la lucha del pueblo, han querido criminalizar a todo aquel manifestante… pero, en el caso del bebé, los padres tienen pruebas, ellos aseguran que miraron a los policías lanzar disparos aun cuando el lugar estaba despejado. Lo que hicieron las huestes de Ortega fue un acto criminal y por mucho que quieran esconder la verdad, la verdad saldrá a la luz”, aseveró Cuevas.

El relato

La madre del bebé recuerda que ese día pidió ayuda, hasta que una señora le abrió la puerta, porque “todo mundo estaba encerrado por temor a la Policía”.

Nelson Lorío, padre del bebé, comentó que ese día se dirigían hacia la casa de los abuelos paternos del bebé, como lo hacían a diario.

“Nosotros nos bajamos del sector del Iván (Montenegro), había fuerte presencia de policías y parapolicías, nosotros venimos avanzando y ellos van quedando atrás, todo eso va quedando puro policías. Hay una versión que dice que hay un enfrentamiento, y eso es falso, en esa calle solo nosotros cuatro íbamos y claramente nos disparan”, aseguró el padre del bebé asesinado.

Al ser consultado Lorío sobre si solo señala a policías como autores de las balas que le quitaron la vida a su bebé, respondió: “De los dos (policías y parapoliciales), porque ahora no se reconoce ni quién es el que te mata, todos ellos andan tapada la cara, por la impunidad que ellos quieren y eso es lo que yo no quiero que (el caso de) mi niño quede en la impunidad”.

Sobrevivientes atemorizados

Managua
Francely Navarro

Una de las sobrevivientes del siniestro declaró que están siendo acosados por los policías y temen por sus vidas. HOY/Foto:
Archivo

No solo la familia del niño Teyler Leonardo Lorío Navarrete, de 14 meses —asesinado de un disparo en la cabeza el sábado 23 de junio en el barrio Américas Uno— está siendo víctima de acosamiento y asedio.

Según Braulio Abarca, asesor legal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), los sobrevivientes del incendio en el barrio Carlos Marx también reportaron persecución.

“Ellos están siendo asediados por la Policía Nacional, estos se están presentando a los diferentes lugares en donde ellos se han trasladado, aduciendo que están en actos meramente investigativos”, contó Abarca, vía telefónica.

También, refirió que la familia —por razones de seguridad— ha solicitado al organismo no darle a la prensa mucha información sobre el caso, pues temen por sus vidas.

“Sí ha dicho la familia que los agentes del orteguismo han buscado la forma de disfrazar la verdad, e incluso, se auxiliaron de un presunto familiar, Luis Mendieta, que está a favor de la Policía y les brinda información”, advirtió Abarca.

El incendio en donde murieron seis personas, incluyendo dos menores de edad, ocurrió el pasado 16 de junio. Según los sobrevivientes, fueron grupos paramilitares quienes cometieron tan horrendo crimen.

La Policía incursionó el lunes 25 de junio a la casa donde fue ejecutada la masacre, sin el consentimiento de la familia.

Organismos defensores de los Derechos Humanos coinciden en que dicha acción fue “para lavar evidencias”.

Pablo Cuevas, asesor legal de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), indicó que con esto la Policía buscará adaptar las investigaciones con lo que dijo el canciller Denis Moncada, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), de que la familia fue masacrada por ser sandinista.

“Siempre lo digo: ellos quieren criminalizar y deslegitimar la lucha de los jóvenes… sin embargo, los sobrevivientes del (barrio) Carlos Marx y otros parientes, han sido categóricos en decir que no quieren nada con la Policía, porque ellos saben que la Policía en conjunto con los parapoliciales provocaron la desgracia. El Gobierno no puede tapar la evidencia, los pobladores, los videos, las imágenes lo culpan”, concluyó Cuevas.

Son víctimas del Gobierno

Managua
Francely Navarro

Los jóvenes están presos en la cárcel La Modelo. Según la familia, los presos les han tratado bien. HOY/Foto:
Archivo

Brandon Cristofer Lovo Tayler y Glen Abraham Slate son los jóvenes acusados del asesinato del periodista Ángel Gahona.

Gahona fue asesinado el 21 de abril mientras brindaba cobertura a las protestas contra las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) en Bluefields, Caribe Sur.

Migueliuth Sandoval, viuda del periodista, se reunió con funcionarios del Gobierno de Estados Unidos para denunciar al régimen de Daniel Ortega y pidió ayuda para lograr esclarecer el crimen de su esposo. También hizo énfasis en que el Estado se había empeñado en responsabilizar a dos jóvenes inocentes por el asesinato.

Juan Carlos Gahona, hermano de la víctima, aseguró ante organismos defensores de los derechos humanos que Brandon y Glen no eran los culpables del asesinato de su hermano. Más bien, eran víctimas del Estado, “chivos expiatorios”.

De igual manera, aclaró que la Fiscalía estaba sola con su caso, porque —ellos como familia— no creían ni respaldarían nunca sus investigaciones.
Amanda López, madre del periodista, también coincidió con su hijo y se solidarizó con las madres de los jóvenes que dejaron sus hogares por luchar por la liberación de sus vástagos.

ACOSADAS

La lucha de las madres de Brandon y Glen ha sido difícil en Managua, según María Soledad Gutiérrez, tía de Brandon, hasta hace dos semanas las madres lograron ver a sus hijos en la cárcel La Modelo.

“Fue totalmente emotivo, esas mujeres esperaron mucho. Ahora pues, las visitas duran entre 15 y veinte minutos, es poco, pero por lo menos los miraron”, contó.

Gutiérrez aseveró que la familia día a día lucha de muchas maneras por demostrar la inocencia de los jóvenes.

“Sabemos que ellos están siendo utilizados por el Gobierno, que quiere cubrir a los verdaderos asesinos del periodista, es pecado porque son unos niños”, expresó la pariente.

De igual forma, aseveró que han sido asediadas por civiles a bordo de motocicletas y a pie.

“A las madres de los muchachos también las han acosado… las grababan cuando entraban y salían de la casa en la que se están quedando en Managua. Sí hay temor, necesitamos protección porque el Gobierno no perdona ni respeta la vida de nadie”, finalizó Gutiérrez.

...

Notas Relacionadas