¿Problema de artritis?

Conozca cómo influye la alimentación en el control de esta dolencia

HOY/Thinkstockphotos.com

¿Dolor en los huesos? ¿Le cuesta dar el paso? ¿Siente que le truena todo el cuerpo? Mucho ojo podría estar iniciando un problema de artritis.

Nadie puede negar que vivir con artritis es una de las situaciones más complejas que existe. Aunque otros padecimientos pueden provocar mayores problemas a simple vista esta es sumamente dolorosa. Por eso, buscar el control de la artritis es vital para asegurarte de tener una vida de calidad. Una de las claves en esta búsqueda es la alimentación.

Descubrirás que hay alimentos que mejoran la respuesta del cuerpo ante la artritis. Al consumir ciertos alimentos, evitas o reduces las molestias por más tiempo. Aunque limitarte en la dieta puede ser molesto, te traerá grandes beneficios a largo plazo.

Alimentación

Pescados grasos: El primero de los alimentos que influye en el control de la artritis son los pescados conocidos como grasos. Estos aportan ácidos grasos omega 3 que tienen efectos antinflamatorios. Diversos estudios han demostrado su efectividad para reducir los dolores y las molestias de la artritis. En uno de estos estudios se analizó a 33 pacientes que consumieron esta clase de pescados cuatro veces a la semana. El resultado fue una reducción considerable en los químicos que se relacionan con la inflamación y el dolor. Estos incluyen: atún y sardina.

Esta lista te permite jugar bastante con los sabores. La gran mayoría solo piensa en salmón o atún al hablar de pescados grasos. Por eso, tras un par de semanas puedes terminar aburrido de comer lo mismo. Para evitarlo, procura probar varios pescados y prepararlos de distintas formas. Así, tu paladar no se aburrirá y tu bolsillo no se resentirá.

Grasas saturadas: Otro ingrediente que debe quedar completamente fuera de tu dieta para favorecer el control de la artritis son las grasas saturadas. Estas aumentan la inflamación general de tu cuerpo y ocasionan problemas en el corazón.

La mejor forma de evitarlas es comiendo solo alimentos frescos o preparados en casa. En estos últimos, debes asegurarte de no freírlos o cocinarlos con demasiada grasa. Si te es posible, elige preparaciones al vapor, al horno o en caldos.

El ajo. Existen estudios que demuestran su efectividad y que el consumo constante puede reducir los marcadores relacionados con la inflamación. Para obtener los beneficios, se recomienda añadir al menos un ajo a tu dieta diaria.

...

Notas Relacionadas