Portada_Super_Banner_P_Section_1

Parapolicías hieren a dos niños y golpean a una adolescente en Batahola Norte

En la escena del ataque a los niños que jugaban en el parque de Batahola Norte, quedaron los cartuchos de escopeta. Las familias las guardan como pruebas, las cuales llevarán a la CIDH

Dos niños fueron baleados y una adolescente fue golpeada por paramilitares en Batahola Norte. HOY/Foto: Oscar Navarrete

Managua

Los parapolicías orteguistas no paran su terror en los barrios de Managua. El lunes 25 de junio bajaron de sus camionetas Hilux y dispararon a niños que se encontraban jugando en el parque Tomás Borge, de Batahola Norte.

Como resultado, hirieron a dos menores de edad que se encontraban jugando chibolas en la instalación y golpearon una adolescente. Los primos de iniciales M.R.G.Z., de 13 años, y C.B.S.R., de 10 años, fueron los infortunados.

Este es el parque Tomás Borge de Batahola Norte. Aquí jugaban los niños, el lunes 25 de junio. Los paramilitares llegaron y así sin más empezaron a dispararles. Hoy/Foto: Oscar Navarrete

Así ocurrió

Como a eso de las 5:00 de la tarde, M.R.G.Z., su hermano de nueve años y su primo C.B.S.R. salieron de casa rumbo al parque con el permiso de sus padres.

A los veinte minutos de haber llegado al lugar, aparecieron tres camionetas Hilux, sin placas, con hombres encapuchados y armados con AK-47 y escopetas.

“Nosotros los vimos y nos quedamos quietos, se bajaron de las camionetas y nos gritaron ‘no se muevan… todos al suelo’, la mayoría solo corrimos”, contó M.R.G.Z., de 13 años, a HOY.

Al ver que todos los niños completamente en pánico corrieron hacia todas las direcciones, los parapolicías empezaron a dispararles. M.R.G.Z. corrió al escuchar las primeras detonaciones, pero detuvo su marcha al recordar que su hermanito y su primo quedaron atrás, recibió un balazo en el muslo derecho, la bala le perforó el hueso. El proyectil no tuvo orificio de salida, el pequeño cayó ensangrentado a veinte metros de su casa.

En cambio, el niño C.B.S.R., de 10 años, cayó herido a mayor distancia. Recibió un balazo en la pantorrilla izquierda; contrario a su primo, el proyectil sí tuvo orificio de salida. Ambos fueron atendidos primeramente por un voluntario de la Cruz Roja y luego fueron llevados de emergencia al Hospital Fernando Vélez Paiz.

Johana Zúniga, madre de M.R.G.Z., comentó que ver a su hijo y sobrino en esas condiciones le provocó una crisis de nervios.

“Yo me estaba bañando cuando escuché los balazos, salí del baño casi desnuda, mi esposo también salió del cuarto corriendo a buscar a los niños pero llegó tarde, ya los habían baleado”, dijo afligida.

Posterior al ataque —contó Zúniga—, los pobladores resolvieron encerrarse en sus viviendas, el parque quedó vacío y luego, como si nada, llegaron policías uniformados en motocicletas a rondar por el barrio.

“Se ha dicho en las redes sociales que fueron vagos los que dañaron a los niños, pero no, toda la gente del barrio sabe que fueron paramilitares, esos policías llegaron a hacer la mueca, querían disfrazar la verdad”, indicó Zúniga categóricamente.

La presencia y la agresión parapolicial en una zona donde no hay barricadas de ningún tipo demuestra —para la familia de los niños heridos— que las famosas “labores de limpieza” no son más que jornadas de muerte y terror.

“Era un parque, solo niños había ahí, no había amenaza para ellos, pero ya no respetan la vida de los niños tampoco”, reclamó Zúniga.

De igual forma, refirió que estará interponiendo denuncia ante los organismos defensores de los derechos humanos, aseguró que se comunicaría con Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) y luego, con las indicaciones que este le diera, acusaría al Gobierno ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

Al cierre de esta nota, el niño M.R.G.Z. ingresaría a la sala de cirugías del Hospital Fernando Vélez Paiz, donde los médicos procurarían extraer la bala alojada en su muslo derecho. Por otro lado, el pequeño C.B.S.R. ya estaba fuera de peligro.

Golpearon a adolescente

En Batahola Norte además de haber disparado a los niños, los parapolicías agredieron a una adolescente de 16 años. Según testigos, el parapolicía golpeó a la joven con la culata del fusil en el estómago.

En el barrio, los habitantes habían reportaron presencia parapolicial desde hacía una semana.

Temen que estos grupos armados regresen para continuar haciendo daño. Llamaron a los organismos defensores de los derechos humanos internacionales para que les brinden protección, pues se sienten amenazados.

“Ortega actúa como Herodes”

Ortega siembra terror y posibilita una orgía de sangre en Nicaragua. HOY/Foto: Archivos

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) reportó ayer en conferencia de prensa más de 285 asesinatos, más de 1,500 heridos y al menos 156 desaparecidos como resultado de la represión gubernamental en Nicaragua.

Destacó que entre las víctimas se contabilizan veinte menores de edad, entre ellos Álvaro Conrado, Orlando Córdobas, los hermanitos Pavón y Teyler Lorío Navarrete, de 15 meses, asesinado el pasado sábado 23 de junio en el barrio Américas Uno.

Las agresiones a niños han despertado los temores más terribles en la población, porque las familias ya no sienten seguridad porque los paramilitares arremeten contra los infantes sin piedad.

Pablo Cuevas, asesor legal de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), analizó que este comportamiento de las huestes de Ortega denota enfermedad mental.

“Ellos no tienen escrúpulos, ya no tienen conciencia, solo saben que se dedican a la terrible labor que es asesinar… la Policía, que debería proteger a la población, es partícipe de esta barbarie, los padres del bebé de 15 meses asesinado vinieron a la CPDH y los acusan directamente”, refirió.

Cuevas también enfatizó en que la raíz del mal en Nicaragua es la pareja presidencial, y la calificó como psicópata, porque que hace de todo para estar en el poder. “Ellos están posibilitando una orgía de sangre, el terror, Ortega es el Herodes del siglo XXI, manda a matar niños por venganza”, señaló el asesor legal.

Con respecto a los dos niños baleados en el barrio Batahola Norte, Cuevas comentó que posiblemente el ataque ocurrió porque el papá de uno de los pequeños critica al Gobierno a través de videos en las redes sociales.

“Eso fue suficiente para firmar la sentencia de muerte de los niños… es lamentable, muy lamentable, que un par de locos nos estén gobernando en Nicaragua”, expresó Cuevas.

De igual forma, condenó el ataque y lamentó que los pequeños además de los daños físicos, tendrán daños psicológicos de por vida.

“Esos daños son los más peligrosos, esos niños ahora estarán asustados por el terrible estrés y maltrato que vivieron… es repudiable lo que les hicieron, los pequeños corrieron por su vida, este país está llegando a los niveles más bajos de la civilización con estos hechos violentos”, concluyó Cuevas.

Horror e ira por disparos a niños

Las camionetas donde se trasladan civiles armados afines al Gobierno, se han visto en todo el país. HOY/Foto: Archivo

Managua

Roberto Collado

En Batahola Norte hay mucha ira, sus pobladores se declaran horrorizados con el hecho de que parapolicías hayan llegado y le dispararan a los niños que jugaban en un parque de la comunidad.

“Son unos malditos”, dice un vecino que pide anonimato. Los tiempos lo exigen. La gente denuncia y días después son atacados por gente armada. Lo que más les asusta es que esa gente armada es protegida por la Policía.

Sobre lo que pasó el lunes por la noche, dicen que no tienen duda que llegaban a intimidarlos, a meterlos en miedo. Lo que no perdonan es que les hayan disparado a los niños.

“Eran las camionetas de la muerte. Hay gente que dice que eran tres, yo miré cuatro. Ellos persiguieron a los niños”, dice un poblador alterado.

Pesadilla

Una madre señala que sus hijos no fueron a clases ayer. Dijo que ya no es seguro estar en ningún lugar. “La casa ya no es segura, hay gente que los han ido a sacar de allá, ya ves a estos niños, aquí cerca, cerca de sus casas. No sé qué les pueden llegar a hacer a las escuelas”, advierte.

Los menores que fueron atacados siguen con miedo. Cuando se les pregunta sobre lo que pasó lo cuentan sin parar. “Nos siguieron, nos gritaron y nos dispararon, eso fue feo”, dice uno de los menores que corrió con suerte y no fue alcanzado por ninguna bala.

Los menores dicen que al parque van siempre, que no entendieron qué causó que los atacaran. “Aquí solo jugamos”, dice uno de los niños que no suelta la mano de su mamá.

“Fue la mera Policía la que hizo los disparos, se diferencia una AK-47 de un arma hechiza. Las camionetas pasaron a toda la velocidad y dicen que andaban buscando a unos muchachos”, dijo un poblador al noticiario Acción 10 que los visitó.

Lo denunciarán

Los afectados se han puesto de acuerdo para denunciar ante los organismos de derechos humanos sobre el ataque. Aseguraron que tienen la esperanza de que la denuncia llegue a los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH y a los miembros de las Naciones Unidas que llegaron ayer.

...

Notas Relacionadas