La importancia del ombligo en la salud de los animales recién nacidos

En los animales, son sumamente importantes, ¿por qué?, porque los nacimientos de animales no están rodeados de las medidas de higiene de los partos humanos.

HOY/Istockphotos.com

Generalmente, despreciamos o no le damos importancia al ombligo de los recién nacidos… en los seres humanos, el ombligo del recién nacido junto con la pinza umbilical que les ponen a los bebés, los transforman en recuerdos o llaveros que muestran los padres orgullosos por todos lados.

Pero en los animales, son sumamente importantes, ¿por qué?, porque los nacimientos de animales no están rodeados de las medidas extremas de higiene de los partos humanos, donde hoy tenemos salas exclusivas, higienizadas, esterilizadas, asépticas, donde recibimos los bebés en un mundo utópico libre de gérmenes, antes de enfrentarlos al mundo plagado de patógenos.

En cambio, los animales paren en el suelo, sobre el lodo, sobre la grama, en establos en el mejor de los casos, siempre rodeados de un ambiente poco higiénico. El ombligo es parte esencial e íntima de la conexión madre-hijo dentro del útero de la madre, es la vía por donde la madre aporta alimentos y sangre al feto, y este devuelve los detritos y toxinas para que la madre los recicle.

Por el ombligo pasan arterias y venas, desde la madre al feto y del feto hacia la madre, comunicando estas arterias con los órganos esenciales del mero feto.

Al nacer esta circulación umbilical u onfálica, permanece viable por tres o cuatro días, siguiendo la comunicación directa con los órganos del recién nacido… si el ombligo se infecta por falta de higiene, se multiplican las bacterias provocando una onfalitis o infección umbilical, a la que no debemos menospreciar, porque la circulación umbilical aún viable, lleva esas bacterias a las articulaciones, hígado y pulmón, provocando patologías graves.

Las artritis de los terneros y potrillos al mes o dos de nacidos, generalmente tiene base en un ombligo mal cuidado, que ha llevado las bacterias hasta las articulaciones, multiplicándose y causando artritis severa, con hinchazón de las articulaciones, articulaciones calientes y dolorosas, e incapacidad de articular los miembros por parte del animal afectado, enfermedad a la que difícilmente le llegan antibióticos para curarlas.

Si llegan al hígado provocan hepatitis crónica, con abscesos hepáticos que pueden durar toda la vida, generando hepatopatías que determinan retardos en el crecimiento, en la ganancia de peso y en la edad de la aparición de la pubertad, convirtiéndose en animales que nunca llegan a un buen tamaño.

Cuando llegan al pulmón, son mortales, dado que afectan gravemente el tejido pulmonar, generando neumonías gravas a los 10 o 15 días de nacido, causando generalmente la muerte del animal por incapacidad respiratoria. Es menester por tanto, dar un adecuado cuidado al ombligo al nacer, sin nada sofisticado, basta con realizar la aplicación de abundante yodo negro, que desinfecta el ombligo y baja la carga bacteriana, permitiendo que se seque, librando del peligro al animalito tierno.

Decano de Facultad de Ciencias Agrarias (UCC) y presidente de Fundación A.Mar.Te. Teléfono: 8852-1488/ correo: enrique.rimbaud@ucc.edu.ni

...

Notas Relacionadas