Hubo testigo en asesinato de joven de 17 años

El testigo relató que al ver a su familiar herido luchó por soltarse de las manos de más de 15 policías y paramilitares pero finalmente se rindió, fue golpeado y llevado a El Chipote

La madre de la víctima de 17 años pide justicia. HOY/Francely Navarro

Managua

Cuando a Wender Francisco Rivera González, de 17 años le dispararon en la cabeza, un familiar presenció el crimen.

“A mí me estaban golpeando, él pidió que me soltaran, por eso lo mataron”, dijo el pariente que solicitó se omitiera su nombre por seguridad.

Relató que al ver a su familiar herido luchó por soltarse de las manos de los “criminales”, pero la fuerza y la brutalidad de más de 15 hombres se lo impidieron.

El joven testigo dijo que los hombres eran policías encapuchados. Al darse por vencido, los policías lo montaron a la camioneta y le amenazaron con matarlo si se movía.

Wender Francisco Rivera González (q.e.p.d.)

Como a los 30 minutos, el testigo del crimen llegó a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) Nacional, mejor conocida como la cárcel El Chipote, donde hubo una discusión entre policías por su presencia.

“Los que estaban ahí dijeron que yo no tenía que quedarme, no estaba apto para ir a las celdas, ahí estuve esperando 45 minutos, luego me llevaron al Distrito Seis, adonde fue (mi familia) y me sacó”, narró.

Asimismo, expresó que al salir de las celdas, la peor noticia que pudo recibir es que Wender estaba muerto. “Todo por defenderme a mí”, lloró diciendo.

Josefa Dolores Narváez Ortega, madre de la víctima, condenó el “actuar nefasto de la Policía”. Manifestó estar preocupada por la seguridad de su familiar, pues supo que en el Distrito Seis le tomaron fotos, huellas digitales y apuntaron sus datos.

“Tengo miedo que por declarar lo involucren en algo… estoy afligida”, dijo Narváez Ortega

Wender Francisco Rivera González y su pariente regresaban de jugar futbol en el parque del barrio Monte Fresco, cuando fueron atacados. Ambos regresaban a su casa, en el barrio Santa Elena, cercano a la Universidad Nacional Agraria.

Imprevistamente, mientras caminaban junto a otros amigos, aparecieron dos camionetas con policías encapuchados y paramilitares lanzando balas a diestra y siniestra. El hecho ocurrió la noche del viernes pasado.

...

Notas Relacionadas