El peligro de las malas digestiones

La mala digestión puede ser mezcla de síntomas ácido-pépticos y biliares, en casos de dispepsia mixta.

HOY/Thinkstockphotos.com

Una persona eupéptica es aquella que disfruta comer porque tiene buenas digestiones, algunos presumen comer grandes cantidades e inclusive “piedras” sin complicaciones. Contrario a lo anterior son las dispepsias: malas digestiones o indigestiones.

Los síntomas los hacen buscar asistencia con el médico internista. Cada dispepsia se va a caracterizar por síntomas específicos.

La dispepsia ácido-péptica son síntomas que se derivan del aumento del ácido clorhídrico y pepsina del estómago.

Las quejas: agruras o hiperacidez, dolor en el epigastrio o “boca del estómago”, náuseas o asco, vómitos y la pirosis o sensación de fuego ascendente que inicia en epigastrio y llega hasta la boca, produciendo amargura.

Una endoscopía digestiva superior indicará tipo de enfermedad ácido péptico: gastritis agudas y crónicas, úlcera gástrica o duodenal, enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), enfermedad de Zollinger-Ellison, entre otras.

Las quejas pueden ser que la persona acostumbrada a ingerir comidas grasosas como el nacatamal dominical o “chancho con yuca” ya no puede hacerlo, porque presenta dispepsia biliar, que es la incapacidad del sistema digestivo de procesar grasas.

El paciente suele ser del sexo femenino y refiere que después de comer las comidas señaladas anteriormente experimenta hiperacidez, distensión abdominal, muchos gases y gran malestar general.

El problema puede ser mayor al aparecer un intenso dolor debajo de la costilla derecha que se va a la espalda y asciende hasta el hombro del mismo lado y se acompaña de náuseas, vómitos, gran desasosiego. Se trata de un cólico biliar o hepático que surge en una persona con colelitiasis o piedras en la vesícula biliar. El reconocimiento médico y un ultrasonido confirmarán el diagnóstico. Una cirugía será necesaria.

La mala digestión puede ser mezcla de síntomas ácido-pépticos y biliares, en casos de dispepsia mixta. Otros pacientes aquejan dispepsia flatulenta, por la cual expulsan cantidad mayor con mayor fetidez que la habitual de vientos, gases, flatos o tranques.

No hay que perder de vista que muchos de estos padecimientos pueden ser tratados exitosamente, pero es importante señalar que cuando la dispepsia aparece en una persona de 40 años o más, que había sido eupéptico y se ha convertido en un dispéptico, será obligatorio pensar en la posibilidad de cáncer digestivo, primera causa de muerte en nuestro país en el 2017.

Preocupan más el hecho que haya pérdida del apetito y de peso, palidez y deterioro general. Cuidemos nuestra salud. ¡Larga vida y prosperidad!

Clínica de especialistas Dr. Maltez. Rotonda El Periodista, 3 c al lago, 30 varas arriba #15, Managua. Tel.: 2223-4333 / 8854-7884 /8903-6211. Correo: maltezvic@hotmail.com

...

Notas Relacionadas