Dejó su casa y tomó un mortero, le dicen “Comandante Macha”

Nahomy Urbina, de 21 años, lucha por una Nicaragua libre. Lo hace desde el tranque del Colegio San José en Jinotepe, Carazo

La conocen como “Comandante Macha” o “La Macha”. Le dicen así, cuenta, porque tiene más amigos hombres que mujeres/ HOY: Mynor García

HOY

Su voz y risa sonora, la delatan entre los manifestantes que en su mayoría son hombres. Detrás de una máscara de gas oculta su rostro ante los efectos de los gases lacrimógenos. Los asesinatos que ha cometido el Gobierno, la hicieron perder totalmente el miedo. Abandonó su hogar y optó a quedarse a dormir en las calles para que en Nicaragua haya paz y democracia.

Nahomy Urbina Marcenaro, es esa mujer autoconvocada de 21 años, que, con su mortero, se ha defendido de los ataques de los paramilitares, antimotines y policías. En el tranque del Colegio San José de Jinotepe, es conocida como “La Macha”.

Esta mujer de alta estatura, tez blanca y de mechones amarillos, es originaria de Diriamba y se involucró a las marchas y protestas de los autoconvocados, después de la masacre del 19 de abril en Managua.

HOY/ Cortesía

Es portadora de cáncer de ganglios, pero ella asegura que no se siente enferma, porque no siente ningún tipo de dolor. El cáncer le fue detectado en diciembre del año pasado, pero ya fue sometida a una cirugía y está recibiendo tratamiento médico.

Al recibir esa mala noticia, sintió que el mundo se le iba a acabar, pero luego se documentó y cambió de pensamiento. “Mucha gente decía pobrecita se va a morir, no me gustan que digan eso, porque aborrezco la lástima”, señaló.

Tratamiento

Son 12 quimioterapias a las que se tiene que someter Nahomy, ya se realizó ocho y le quedan pendiente cuatro. Su cabello luce intacto. “ha sido bien duro y le agradezco a todas esas personas que me mandan mensajes lindos, me levantan el ánimo, porque uno con las terapias cae en depresión y esos mensajes de aliento son los que también me mantiene aquí en los tranques”.

Sus padres al inicio no estuvieron de acuerdo con la decisión que ella tomó, pero ahora la apoyan, “yo entiendo que mis padres se preocupan por mí, hasta trataron de castigarme para protegerme, pero me puse en rebeldía y así salí a las calles”, señala la diriambina.

HOY/ Mynor García

Hubo un momento que su presencia en los tranques, era solo por las tardes y regresaba a su casa a la media noche, pero en la medida que los reprimían, sintió la necesidad de quedarse a dormir allí.

Nahomy, es una chavala popular y eso le ayudado a hacer más amistades, particularmente con los hombres, de allí viene lo de macha.

HOY/ Mynor García

Los autoconconvocados en Jinotepe, duermen en las trincheras, aceras de casas aledañas y en champas de plástico negro que han improvisado. Ante la amenaza de un posible ataque, algunos prefieren no cerrar sus ojos.

Amenazas de muerte
Los más jóvenes para mantenerse despiertos y calmar el estrés, cantan y con botellas plásticas, piedras, trozos de láminas de zinc y fichas circulares que vienen en las chiverías, empiezan a hacer música y bailan. “Ellos aguantan frío, hambre y a veces malos tratos, la alerta de que te van a venir a atacar, nos pone chiva. No siento miedo por mí, sino por mi familia y los muchachos, porque son unos niños, yo les digo mis cachorritos”, refiere Urbina.

A través de las redes sociales y perfiles falsos, ha recibido amenazas de muerte, pero eso no le asusta, porque considera que la quieren meter en miedo para que abandone la lucha que han protagonizado miles de nicaragüenses que exigen la salida de la pareja presidencial.

Con la quema de la alcaldía y casa sandinista de su municipio, recibió una pedrada en la cabeza que la hizo sangrar. Recuerda que en ese momento un policía apuntaba con un arma a uno de sus amigos y ella le pegó al oficial con un tubo.

Nahomy Urbina Marcenaro, herida en la cabeza, cuando se dio la quema de la alcaldía y casa sandinista de su municipio. HOY/MYNOR GARCÍA

A la caraceña le gusta montar a caballo y participa de las hípicas casi a nivel nacional. Aprendió a tirar morteros en las marchas y protestas de Managua. Quiso estudiar la Carrera de Agronomía o Veterinaria, pero como sus padres le aconsejaron que estudiara Medicina, optó por tomarse un descanso.

Refiere que está en contra de las quema y saqueos de empresas, instituciones públicas y privadas. Seis tatuajes, son los que esta mujer se ha hecho en su cuerpo y en su brazo derecho, anda su retrato de “vandálica” con la consigna ¡que se rinda tu madre!.

Es apolítica y nunca ha votado en elecciones municipales, ni presidenciales. Considera que Daniel Ortega, pudo haber sido el mejor presidente de Nicaragua, porque le ayudaba a la gente más necesitada, pero que la ambición de poder, lo corrompió y que lo convirtió en un asesino.

...

Notas Relacionadas