“Dios me dio las fuerzas para seguir adelante”, dice el atleta Wilmer Díaz

Antes del disparo, el atleta nicaragüense Wilmer Díaz jugaba futbol y no baloncesto.

Wilmer Díaz durante los Juegos Paracentroamericanos en enero del presente año en Managua. Foto Jader Flores.

HOY

En enero del presente año, en los Juegos Paracentroamericanos realizados en Managua, a Wilmer José Díaz Barreto, de 24 años de edad, se le vio en su silla de ruedas sonriente y batallando en baloncesto cada partido junto a la Selección Nacional que finalmente ganó medalla de oro tras coronarse invicta, pero hace ocho años estaba postrado en una cama y sin ganas de vivir.

Y es que Wilmer tenía 16 años cuando recibió un disparo en su columna,  provocando que usara silla de ruedas.

“Ese día recuerdo había terminado de trabajar y me fui con unos amigos a tomar, y camino a casa una patrulla policial que andaba patrullando nos disparó”, relató Díaz.

En el ataque Wilmer corrió y recibió un disparo. Lo insólito es que le querían levantar cargos, pero nunca le comprobaron nada. Pasó veinte días en el hospital y luego se estuvo rehabilitando en el Hospital Aldo Chavarría.

“Por la situación económica no pude continuar con la rehabilitación. Cuando regresé a casa fueron días difíciles, quería hasta morirme, pero empecé a ir a la iglesia y

Dios me dio las fuerzas para seguir”, relató Díaz, quien trabajaba como albañil.

Una luz

Antes del disparo, Wilmer jugaba futbol y no baloncesto.

“Mis amigos me invitaban a jugar baloncesto y luego de un año me decidí a aprender, y es así como durante cinco veces he representado a Nicaragua. Mi meta es ser un mejor atleta, quiero salir adelante, vivir la vida, volver a tener un trabajo”, finalizó el joven.

Gran apoyo

Wilmer Díaz asegura que sus padres Ninoska Barreto y José Díaz, al igual que sus cinco hermanos, han sido de gran apoyo en su vida. Wilmer asegura que no sabe hasta cuando jugará baloncesto, pero que mientras lo haga lo hará con el corazón.

...

Notas Relacionadas