Esto fue lo que dijo monseñor Rolando Álvarez en la eucaristía de hoy

En la misa que presidió este domingo en la catedral San Pedro Apóstol en Matagalpa, el obispo admitió que el diálogo se desarrolla en medio de dolor y una sangre

HOY/ Archivo

HOY

Aunque cada día hay más muertes y derramamiento de sangre en el país, producto de la represión gubernamental, el obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, consideró que el diálogo nacional es lo único que puede evitar una “catástrofe mayor” en Nicaragua.

Durante su homilía en la misa que presidió este domingo en la catedral San Pedro Apóstol en Matagalpa, el obispo Álvarez admitió que el diálogo se desarrolla “en medio de un dolor y una sangre que nos ha salpicado ya a todos los nicaragüenses”, preguntándose: “¿por qué ante esta situación extrema y radicalmente dramática seguir adelante con el diálogo nacional?”.

Inmediatamente respondió que los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) “estamos convencidos que si no fuera así (seguir con el diálogo) tendríamos que asistir, no digo a una montaña de muertos, porque ya existe esa montaña de mortandad, sino a montañas de muertos; no digo a derramamiento de sangre, porque ya existe tal derramamiento, sino a ríos de sangre”.

“El diálogo nacional, con todas estas sombras que están alrededor de él, prácticamente es la última instancia y posibilidad para evitar una catástrofe todavía mayor y todavía más impredecible e inimaginable, por eso estamos
ahí”, agregó el jerarca católico que es miembro de la Comisión Mediadora y Testigo del diálogo.

Monseñor Álvarez apuntó que la CEN insistirá en el diálogo para evitar más muerte, sangre y dolor al pueblo nicaragüense.

“No más muertos en nombre de Dios”

“Por eso, aunque pareciera que en algunos oídos y corazones nuestras palabras caen en el vacío, (los obispos) vamos a seguir diciendo no más muertos, en nombre de Dios no más muertos”, dijo monseñor Álvarez, agregando que los nicaragüenses están volviendo a vivir una “noche oscura”.

Reflexionando además sobre las parábolas contenidas en el evangelio del día, de la semilla que cae en buena tierra y produce fruto en abundancia y la de la semilla de mostaza que siendo tan pequeña se convierte en un gran arbusto, el obispo señaló que ambas “describen lo que hasta hoy ha venido logrando este diálogo nacional”.

Monseñor Álvarez se refirió también a algunos de los acuerdos suscritos en el diálogo, incluyendo los de la más reciente sesión plenaria, el 16 de junio, referidos a la conformación de las comisiones de verificación y seguridad y de democratización y justicia que integrarían funcionarios del Gobierno de Daniel Ortega y de la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia.

...

Notas Relacionadas