Portada_Super_Banner_P_Section_1

Aterrorizan a barrios orientales

Pobladores de varios barrios en Managua resisten ataques de policías y turbas armadas

Managua
Varias personas resultaron heridas y otras secuestradas este lunes tras el ataque policial y paramilitar en las barricadas que los pobladores habían levantado en los barrios El Edén, Larreynaga, María Auxiliadora, El Paraisito y otros sectores orientales de Managua.
Los pobladores afirmaron que las barricadas habían sido levantadas para evitar que entraran las “famosas camionetas de la muerte” con las turbas orteguistas.

Sin embargo, a primera hora de este lunes, los paramilitares llegaron fuertemente armados a quitarlas y descargaron su furia contra las personas que estaban atrincheradas.

Era una escena de lo más dantesca. Individuos con armas de guerra, unos encapuchados, otros totalmente expuestos, caminaban por los alrededores intimidando a la población.

Entre los secuestrados están: Marlon Pérez Zamora, David Dávila y otros ciudadanos que solo los identificaron como Edwin e Iván.

Cabe destacar que Pérez Zamora es dueño de un gimnasio, mismo que las turbas saquearon y destruyeron. Sus familiares, posterior al secuestro, interpusieron formal denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

“Se lo llevaron y no sabemos nada de él. Andan armados… no sabemos por qué se lo llevaron”, denunció Ivania Calero, una de sus parientes.

Calero consideró que probablemente Pérez esté en un listado por parte de paramilitares, puesto que apoyó a jóvenes cuando estos estuvieron en la Universidad Politécnica (Upoli).

Ráfagas contra el pueblo
Los testimonios de las víctimas en torno al terror impuesto por el orteguismo en las calles aumentó a medida que avanzaba el tiempo.
En barrios como El Edén, los pobladores se negaron a dar sus identidades, mas no dudaron en relatar los ataques.

“Estábamos en las barricadas y las turbas vinieron del lado este del puente El Edén y comenzaron a disparar en ráfagas… en lo que le dan a un señor y la gente lo quiere recoger, ellos aprovechan y avanzan disparando, entonces todos salen corriendo pero solo esta casa estaba abierta y nos metimos todos, pero las turbas también entraron y comenzaron a golpear a todo el mundo”, detalló un habitante del lugar.

Los reportes indican que la población protectora de las barricadas no contaba con ningún tipo de armas, ni morteros y al iniciar el ataque de la Policía y las turbas, solamente pudieron defenderse con piedras.

“Compren ahorita…”
Una pobladora del barrio El Paraisito, quien prefirió no dar su nombre por miedo a represalias, aseguró que en la tarde —luego de calmarse los ánimos en el barrio— los pobladores que levantaron las barricadas anunciaron que después de las 5:00 de la tarde, el sitio iba a estar completamente cerrado, con vigilancia constante. Por lo que animaron a los ciudadanos a buscar sus alimentos a los supermercados cercanos y todo lo que necesitaran para la noche.

“Estoy muy nerviosa y cansada. Ahorita voy a comprar comida, ya nos vinieron avisar que a partir de la cinco nadie entra ni sale”, dijo apresurada y atemorizada la mujer.

En cuanto a las horas que tuvieron que aguantar el ataque, la misma pobladora señaló que vivieron momentos de zozobra, algo que jamás esperó vivir en el barrio, una situación que solo conocían por las historias que sus abuelos le contaron que habían vivido en la época de Somoza, en el mismo barrio.

“Se lo juro. Nunca me esperé esto. Nunca esperé vivir algo tan terrible en mi vida”, dijo a punto de llanto la pobladora de El Paraisito.

Otros barrios se unen
Mientras los barrios orientales trataban de resistir a los ataques de parapolicías y grupos orteguistas este lunes, los pobladores del reparto Pedro Aráuz Palacios levantaron barricadas hechas con adoquines en las calles principales de dicho barrio.

Sin embargo, alrededor de las tres de la tarde, los mismos pobladores levantaron barricadas en las vías de tránsito ubicadas de la rotonda la Virgen una cuadra hacia abajo. Al menos fueron tres tranques de tamaño mediano los que construyeron hasta bordear la zona de Bello Horizonte.

Fortalezas en los barrios

Tras los ataques de la Policía Nacional, los pobladores fortalecieron las barricadas, no solo en los barrios orientales, sino también en otros puntos de la capital.

Defensa es con “pecho y barricada”

Managua
Francely Navarro

Los barrios orientales de Managua resistieron ayer la represión violenta de grupos paramilitares de Daniel Ortega, apoyados por efectivos policiales.

El Edén, Larreynaga, María Auxiliadora, El Paraisito, entre otros, vivieron el horror de la bala de plomo muy temprano en la mañana. Lo que todos vieron, trajo al recuerdo cuando pobladores de estas mismas zonas resistieron y se defendieron de la dictadura somocista y su

Guardia Nacional
Para Gonzalo Carrión, asesor legal del Cenidh, testigo y partícipe de aquella lucha, la represión de ayer no tiene comparación con la del pasado. “Aunque son los mismos barrios, hay diferencias abismales, no podemos comparar las épocas. En la década de los 70, la batalla contra Somoza era armada, todos tenían sus municiones, se defendían, como es justo”, precisó Carrión.

Mencionó que ayer, y desde abril la lucha es desigual. “Se trata de un pueblo que se defiende con su pecho y sus barricadas. Es un hecho de que están en peligro porque no hay compasión para nadie, disparan, agreden a matar”, lamentó el promotor de los derechos humanos.

Asimismo, condenó que a la fecha no haya pronunciamiento por parte del presidente, pese a que el plazo solicitado a los obispos de la Conferencia Episcopal ya se venció.

“Aquí se han violado las promesas y los derechos humanos desde el pasado 18 de abril, cuando inició la represión. Actualmente tenemos más de 140 muertos, miles de heridos y aún no hay justicia ni hay respeto por la patria, se ha recrudecido la represión ”, destacó.

Recomendó Carrión a los habitantes de los barrio orientales que practiquen la autodefensa.

“Es necesario que la gente tome sus medidas, también es un derecho, no hay que negarlo. No hay que permitir que estos grupos paramilitares y la Policía lleguen a quitar lo único que protege los hogares de los nicaragüenses”, aconsejó Carrión.

También recomendó levantar nuevamente las barricadas en las entradas y salidas por seguridad.

“Hay que hacerlo. Es notorio que los defensores de sus comunidades se enfrentan con firmeza, pero hay que recordar que el Gobierno responde con castigo. Un castigo criminal, imperdonable y de lesa humanidad”, concluyó.

Derechos defenderse
La Constitución del 19 de noviembre de 1986, con su reforma del primero de noviembre de 1995, y que aun está vigente, establece el derecho de resistencia, como un deber en lo relativo a la independencia, la soberanía y la autodeterminación nacional. “… son derechos irrenunciables del pueblo y fundamentos de la nación nicaragüense… es deber de todos los nicaragüenses preservar y defender estos derechos”.
El Edén despide a Victor

El entierro de Víctor Cabrera, asesinado el 9 de junio en el barrio Venezuela, se llevó a cabo ayer en horas de la tarde. Su esposa, Carla Vílchez, hijos y demás familiares encabezaron la caravana fúnebre hasta el Cementerio Periférico, en Managua. A Víctor Cabrera (q.e.p.d.), le arrebataron la vida mientras circulaba en su motocicleta rumbo a su vivienda en el barrio El Edén. Motorizados encapuchados aparecieron de repente, le dispararon en la nuca, le robaron su motocicleta y su arma. Cabrera permaneció tendido varias horas sobre la carretera porque, según testigos, la ambulancia no llegó pese a que la llamaron. La víctima dejó a dos niños en la orfandad, trabajaba como electricista, practicaba karate y su pasatiempo favorito era visitar el gimnasio. El padre del occiso solicitó a los medios de comunicación que no involucraran a su hijo en conflictos políticos, no quería ver que su vástago incluido en las listas de muertos de partidos del Gobierno o antigobierno. “Ambos grupos son criminales para mí… este desorden en el país es culpa de todos. Lo más lamentable aquí es que quedan mujer y niños solos. No voy a denunciar, menos a los derechos humanos, solo creo en la justicia divina”, dijo el padre de Víctor Cabrera, quien también lleva el mismo nombre.

 

...

Notas Relacionadas