La menstruación irregular tras el parto

¿Cuándo volverá? ¿Por qué se demora? ¿A qué se debe la suspensión?

HOY/Thinkstockphotos.com

Todo mujer que es madre lo sabe, puesto que ha pasado por ello: la menstruación irregular tras el parto. Una de las preocupaciones más frecuentes entre las madres recién paridas, en los consultorios médicos y en infinidad de portales o foros por internet.

Cuándo se estabilizará de nuevo el ciclo ovulatorio está en la mente de todas. Pero recuperar los niveles hormonales previos al embarazo, para tener una menstruación regular, se toma un tiempo. Por supuesto, ese periodo de recuperación varía de una mujer a otra, no solo por la anatomía y fisiología propia de cada mujer, sino también si la mujer inició o no la lactancia de su bebé.

¿Es normal?

La menstruación irregular tras del parto es normal. Ver la primera menstruación y en recuperar una cierta regularidad se demora, porque los cambios hormonales a los que estuvo sometido el cuerpo durante la gestación no terminan con el nacimiento del bebé, sino que siguen ocurriendo.

Recuperar esa normalidad puede demorar desde dos meses hasta un año, o incluso 18 meses; y una vez que por fin baja la primera menstruación después del parto, todavía puede tardar dos, tres o más períodos antes de que se considere normal.

La menstruación irregular tras el parto está ligada con la capacidad de la mujer para producir leche. Una vez que la placenta es expulsada a través de un parto vaginal o natural, o retirada mediante una cesárea, se dispara la producción de la prolactina, la hormona de la lactancia materna.

Progesterona, estrógenos y prolactina son las hormonas responsables de la menstruación irregular tras el parto. Se disparan durante el embarazo, mientras la prolactina se encarga del desarrollo de las mamas, la progesterona y los estrógenos controlan que la prolactina no inicie la producción de leche. Todavía no es el momento.

Pero en lo que nace el bebé, la producción de progesterona y estrógenos decae. Se mantendrá en niveles mínimos durante varios meses, con lo cual la prolactina aumenta y se convierte en la nueva protagonista, ya que estimula la producción de la leche que alimentará al bebé.

Este delicado equilibrio hormonal no solo brinda a la mujer la certeza de que su cuerpo tiene la capacidad de amamantar, sino que además la libera de la menstruación mientras atiende los exigentes cuidados de un recién nacido. ¡Sí, te libra de la menstruación!

¡Tome nota!

Una mujer que amamanta puede volver a ver la menstruación de 6 o 18 meses después del nacimiento de su bebé. Por supuesto, también se puede dar mucho antes y ver las primeras menstruaciones a los 3 o 4 meses del parto.

Cuando la madre decide no amamantar o no pudo hacerlo, el proceso de regularización del ciclo menstrual es más rápido, pero no es inmediato.

HOY/Thinkstockphotos.com

La prolactina se dispara después del parto, pero es la succión del bebé la que aumenta la producción de leche y de prolactina.

Al no haber producción de leche, los niveles de prolactina irán disminuyendo paulatinamente. En lo que va descendiendo la prolactina, poco a poco se reactiva la producción de progesterona y estrógenos.

Mientras el ciclo se regulariza es difícil determinar cuáles son los días fértiles. Incluso a muchas mujeres les ha pasado que no llegan a ver la primera menstruación cuando ya están embarazadas.

Al iniciar las relaciones sexuales después de la famosa cuarentena, lo ideal es no confiarse y usar métodos anticonceptivos.

...

Notas Relacionadas