Acusan al director del Ieepp de dirigir una red delincuencial y terrorista

La Policía afirmó que Félix Maradiaga es parte de una banda delincuencial denominada "Viper", supuesta red "terrorista" y de crimen organizado

Felix Maradiaga, director del Ieepp. HOY / Óscar Navarrete.

HOY

La Policía Nacional acusó este martes al director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), Félix Maradiaga, de estar vinculado a una supuesta red delincuencial y terrorista para generar violencia en Nicaragua desde el 18 de abril, día en que iniciaron las protestas cívicas en contra del Gobierno de Daniel Ortega.

En conferencia de prensa, el jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), comisionado Luis Alberto Pérez, afirmó que Maradiaga es parte de una banda delincuencial denominada “Viper”, supuesta red “terrorista” y de crimen organizado a la que se responsabiliza por los asesinatos, saqueos y quemas registradas en el país.

“En este trabajo que se ha desarrollado por nuestra institución hemos logrado establecer la existencia de una estructura delincuencial organizada por el sujeto conocido como Félix Maradiaga en conjunto con la agrupación delincuencial Viper, dedicada como se hablaba anteriormente a la actividad de terrorismo en la que se incluye la contratación de sicarios para la ejecución de asesinatos, tráfico de drogas, armas y municiones, así como terrorismo mediático”, dijo Pérez.

Maradiaga actualmente está fuera del país denunciando junto a los estudiantes y miembros de la sociedad civil al régimen de Ortega ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por la violencia ejercida en las protestas pacíficas.

Él ha sido de las voces más duras en contra del régimen de Daniel Ortega y ha permanecido al lado de los universitarios que protestan. Se le ha visto en la Upoli, en las calles, en conferencias de prensa. Maradiaga fue atacado por miembros de la Policía Nacional, ha sido perseguido por motorizados e incluso tuvo que sacar a su hija del colegio como medida de seguridad.

Asociada a narcotraficantes mexicanos

La Policía Nacional asocia a la agrupación, que presuntamente es liderada por Cristhian Mendoza, alias “Viper”, a narcotraficantes mexicanos entre los que identifican a Javier Carrillo, quien supuestamente les facilitó financiamiento para adquirir armas y municiones.

Entre los integrantes de la supuesta organización están Kenneth Israel Romero Aburto, de 23 años, alias Rastra, quien se encargaba de la parte informática y era ayudante personal de “Viper”, así como los supuestos jefes de pandillas Néstor Molina “Tiffer”, encargado de cometer robos y otras acciones de vandalismo y a quien la Policía le atribuye el crimen del estadounidense ecuatoriano Sixto Henry Vera; Ezequiel Leiva, alias “Pelucho” y líder de la pandilla del 8 de Marzo.

También están Antonio Gutiérrez, alias “El Perro”, encargado de la seguridad; Pío Arellano, quien era el encargado logístico; “Marihuanita”; Alejandro Aráuz, conocido como “TT” y quien está detenido. Pérez calificó a la organización como “fuerzas de choque”, integradas por entre 28 y 35 elementos.

Asesinato de Keller Pérez

A su vez, la Policía responsabiliza a este grupo de haber perpetrado, supuestamente, asesinatos como el de Keller Pérez Duarte, ocurrido del kilómetro 12 carretera Nueva a León, además el robo de una camioneta del Ministerio de Salud (Minsa) en los semáforos de Villa El Progreso, así como el incendio en el Distrito Seis de la Alcaldía de Managua y otras estructuras, el incendio de un bus de la ruta 11o en el semáforo de Villa Rafaela Herrera, el incendio de la casa del FSLN en el Distrito Seis, secuestro y daños de vehículo del oficialista Canal 8 y saqueos a supermercado y otras tiendas en la pista Rubenia y el Mercado Iván Montenegro.

Como pruebas están las denuncias de los perjudicados, allanamiento, registro e inspecciones en la escena del crimen, así como informes del Instituto de Medicina Legal (IML) y el reconocimiento de personas.

Viper expulsado de la Upoli

El “Viper” fue expulsado de las instalaciones de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) donde permanecía atrincherado junto a los estudiantes autoconvocados porque supuestamente era infiltrado.

El pasado 26 de mayo, supuestamente, fue secuestrado por hombres de civil, encapuchados y con botas militares en el barrio El Riguero.

Sin embargo la Policía reconoció que lo había capturado, junto a dos personas más, el 31 de mayo. La familia de “Viper” lo reportó como desaparecido y alegó que era estudiante, además negaron todas las acusaciones en contra de este.

...

Notas Relacionadas