Masaya llora y entierra a sus hijos, víctimas de la represión de Ortega

Al son de "Vivirás Monimbó" y pólvora fue enterrado en Masaya uno de los caídos

Donald Ariel López Ruiz, uno de los caídos en Masaya, fue acompañado por el pueblo hasta su última morada. HOY/Manuel Esquivel

Acompañados de filarmónicos que entonaron la canción “Vivirás Monimbo”, así como la quema de pólvora y a los gritos de ¡Viva Nicaragua libre! ¡Viva Masaya! ¡Que se rinda tu madre!, centenares de pobladores dieron el último adiós a Donald Ariel López Ruiz, de 27 años, del barrio Monimbó, en Masaya, ejecutado aparentemente por una mujer Policía la tarde del sábado en el barrio San Miguel, durante los enfrentamientos entre pobladores contra fuerzas antimotines y turbas sandinistas, lo que dejó unas cinco personas fallecidas.

Mientras se entonaba el canto “Entraré a tu presencia”, inició la misa de cuerpo presente en la Iglesia Magdalena de Monimbó, la familia y amigos de la víctima lloraban desconsoladamente.

“A mí me dijeron que le dispararon en el corazón y me trajeron a la casa porque yo lo crié, y él era como mi hijo, ya venía sin vida mi muchachito lindo, por un disparo, esos malditos perros me lo mataron y dejó a su muchachita (una menor), él era zapatero y trabajaba en Monimbó”, dijo entre llantos doña Marie Flores, pariente de la víctima.

Doña Anastasia López Aguilera es miembro de la Alcaldía de Vara Indígena de Monimbó. Acompañó hasta su última morada a López Ruiz, uno de los caídos en Masaya, y mientras recorría la calle central de Monimbó hacia el cementerio demandó al Gobierno que ponga fin a las agresiones, ya que toda Nicaragua está sufriendo.

Uno de los jóvenes que estuvo en las trincheras expresó que están llenos de dolor y tristeza por todos los “hermanos que han caído”. “Daniel —presidente designado por el poder electoral— está entrando a desaparecer Monimbó para venir al repliegue, pero una cosa le decimos: que aquí no se aparezca ni en pintura”, expresó.

Enterrado rápido

En tanto, en el entierro de Junior Gaitán López, de 15 años, los familiares no paraban de llorar. “Me siento muy mal por lo que le hicieron a mi hijo, porque el maldito policía lo mató a quemarropa. Si yo hubiera estado con él, doy mi vida a cambio. Él andaba con sus amigos apoyando la causa de los jóvenes”, logró decir entre llantos la adolorida madre, doña Aura Lila López.

Junior Gaitán López, el adolescente de 15 años, fue enterrado en el cementerio del barrio San Carlos de Masaya. HOY/cortesía

El adolescente cursaba el primer año de secundaria en el Instituto Central y, según algunos amigos que andaban con él, este rogó por su vida, pero lamentablemente fue inútil.

Este entierro se tornó un poco tenso porque al entrar al cementerio del barrio San Carlos de Masaya, los acompañantes del sepelio se tensionaron al momento que una camioneta Hilux pasó por esa zona, por lo que procedieron a sepultar de forma rápida, para después estar alerta ante dicha amenaza.

Se conoció que tres personas más fallecieron durante la tarde del sábado y la madrugada del domingo pasados. Mientras tanto, Masaya mantiene sus trincheras, como una medida para evitar que la Policía Nacional entre a la ciudad. Desde el 18 de abril, la Ciudad de as Flores al menos ha soportado cinco ataques por parte de fuerzas regulares y paramilitares.

(Colaboración de Dorling López).

...

Notas Relacionadas