Le disparan en la cabeza y despojan de motocicleta en Managua

La víctima dejó dos hijos en la orfandad y se dirigía a traer a su esposa al trabajo

Motocicleta

Camilo Javier Valle Martínez, (q.e.p.d). HOY/CORTESÍA

HOY

A Camilo Javier Valle Martínez, de 31 años, sujetos encapuchados le arrebataron su motocicleta y también la vida, la madrugada de ayer en Villa Venezuela.

Alrededor de ocho sujetos que portaban armas de fuego le dieron persecución hasta despojarlo de su liviano vehículo. Además le propinaron dos disparos.

Manuel de Jesús Valle dijo que su sobrino recibió uno de los impactos en la barbilla. El cadáver quedó boca abajo en un charco de sangre cerca de un tragante. El crimen ocurrió a eso de las 2:00 de la madrugada.

Policía ausente

Motocicleta
El cuerpo de Camilo Javier Valle, quedó tirado en una calle de Villa Venezuela. HOY/CORTESÍA

Familiares del infortunado llegaron a retirar el cadáver en un camioncito de color blanco y se lo llevaron en la tina del mismo, hacia la vivienda de su progenitor en el barrio Laureles Norte de la capital.

La Policía Nacional no está acudiendo a ningún sitio donde están ocurriendo crímenes.

Eso ha quedado en evidencia en los últimos hechos, donde los familiares de las víctimas —ante la ausencia de la Policía— optan por llevarse los cuerpos, ya que tampoco la ambulancia del Instituto de Medicina Legal (IML) llega a retirarlos.

En hechos homicidas, las autoridades policiales se coordinan con el IML, como parte de un requisito en las investigaciones, pero eso no está sucediendo.

El domingo, la División de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, a través de su jefa la comisionada mayor Vilma Rosa González, ni siquiera mencionó la muerte de Valle Martínez, como parte de la violencia que se ha desatado en el país.

La Policía Nacional únicamente se ha limitado a informar hechos con fines políticos. Manuel Valle manifestó que tenían planes ayer de presentarse ante las autoridades a exponer el caso. “Yo pienso que debe estar la Policía y el Ejército en la calle, todas las cosas se las están echando al Gobierno, pero todo se están dando porque no hay policías en las calles, tiene que haber seguridad”, enfatizó Manuel de Jesús Valle.

“Es la obligación de ellos, para eso nosotros le pagamos”, expresó otro ciudadano que se encontraba en la vela que se realizó en el barrio Laureles Norte. La víctima se desempeñaba como mensajero y dejó huérfanos a dos menores. Al momento que fue interceptado por los sujetos se dirigía a traer a su esposa, que se encontraba trabajando.

 

...

Notas Relacionadas