Joven que recibió disparo en la cabeza muere tras permanecer en estado crítico

Darwin Alexander Salcedo Vilchez, de 19 años la noche de este viernes en el hospital San Juan de Dios

El joven Darwin Alexander Salcedo Vílchez, de 19 años y quien recibió un disparo en la cabeza durante una manifestación el pasado 30 de mayo en Estelí, murió la noche dele viernes en el hospital San Juan de Dios de esa ciudad.

Desde esa fecha el joven permanecía internado en estado crítico y falleció a eso de las 7:00 de la noche. Con Salcedo, desde el 30 de mayo, suman cuatro los asesinados en el departamento de Estelí por paramilitares completamente armados.

La causa directa de su muerte fue por disfunción del tallo encefálico producto de una herida provocada por una bala de rifle calibre 22 que le penetró el cráneo. La víctima era originaria de San Juan de Río Coco, en Madriz, pero vivía en el barrio Óscar Turcios, en Estelí.

La directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Marlin Sierra, quien dijo estar informada de la muerte de Salcedo, manifestó que con él esa organización suma 103 asesinatos durante las manifestaciones que comenzaron el 18 de abril.

Buen estudiante

Amado Castilblanco papá del universitario aseguró que su hijo era un buen estudiante, ya en tercer año de la carrera de Ingeniería agroindustrial en la UNI Norte, y buen emprendedor porque siempre prestaba ingeniosos proyectos relacionados a su carrera.

También obtuvo diferentes medallas en taekwondo por el que obtuvo cinta negra, pero una bala en el pecho le arrancó la vida cuando un grupo de jóvenes que participaron en una marcha pacífica  fue presuntamente atacado por ex militares ligados al gobierno.

Castilblanco dijo que gracias a gestiones familiares le hicieron a su hijo una revisión por parte de médico forense con el que pusieron la denuncia ante la policía.

Sierra indicó que, además, en Estelí existe una situación grave debido a que en el hospital San Juan de Dios son atendidos los heridos de los manifestantes de La Trinidad, junto a los agentes afectados que son resguardados por policías con armas. “Por eso está militarizado el hospital”, dijo.

“Los policías comienzan como a amenazar a los heridos de la protestas. A decirles: ‘no, si te capeastes’ —y señalan el AK— ‘porque esto dispara 60 perdigones (…) perfectamente podemos matar de un solo jalón de gatillo a sesenta’”, denunció  Sierra.

Muchas de las familias que tienen posibilidades económicas  ya comenzaron  a sacar a sus heridos, afirmó la directora del Cenidh, quien también indicó que ese organismo a través de los representantes de la filial visitarán el hospital para conocer el número de heridos que aún permanecen aún internados, las condiciones de salud y las posibilidad económicas para que estos puedan dejar el centro asistencial y “hacer una valoración y apoyarlos”.

Recordó que entre los lugares más golpeados en cuanto a la represión brutal ha sido Estelí y León, pero más el primero por lo que los orteguistas “consideran Estelí como la cuna del sandinismo”.

...

Notas Relacionadas