Plan familiar ante crisis

Ante la crisis, la familia es primero, ¿qué hacer para mantener la seguridad de la familia intacta?

Managua
La crisis social que se vive en el país ha desatado la violencia en diferentes grados de agresión. Y en medio de todo el peligro que genera esta crisis existe un miedo latente a la desprotección de la familia. Por lo que es de suma importancia hacer un plan en torno a la seguridad de los más vulnerables del hogar.

Las personas de la tercera edad, personas con discapacidad, niños y embarazadas deben ser la prioridad en momentos como este. En torno a ellos y a los demás miembros de la familia se debe realizar este plan.

Según Bismarck Siero, sociólogo de la Fundación Cielo, señala que hay un elementos que se deben resaltar en la sociedad nicaragüense, que es una sociedad que sabe cómo actuar ante situaciones de crisis, pues ha vivido fenómenos sociales, naturales y políticos a lo largo de sus historia.

“Ahora estamos viviendo unos fenómenos políticos muy fuertes, muy convulsos que hace 40 años que no los mirábamos, aunque sí se vieron en los años noventa algunos fenómenos como estos, pero no de la magnitud con la que lo vivimos actualmente”, considera Siero.

“No es que seamos expertos en crisis, pero sabemos llevar la crisis de una manera psicosocial, no es un fenómeno nuevo para nosotros, lo nuevo es que ahora lo vemos en vivo en los medios de comunicación y en las redes sociales”, afirma el sociólogo. Pero como el eslabón principal de nuestras vidas, la familia puede estar en peligro, este plan de emergencias es prioridad en estos momentos.

Evacuación
En primer lugar, se debe plantear distintos escenarios en los que la seguridad de la familia se vería comprometida. Por ejemplo, la casa queda en medio de un enfrentamiento, ¿qué hacer?

Siero estima que si la balacera, incendios inducidos, bombazos, saqueos u situaciones de peligros parecidos a esos es contra el hogar, lo mejor es salir del sitio. Dando prioridad a los vulnerables y teniendo a alguien que guíe en la salida de la casa. Pero si el fuego cruzado no incluye a la casa, lo mejor es refugiarse dentro, porque exponerse tampoco es ideal.

“Hay que tomar en cuenta que los lugares de refugio en momentos clave son las catedrales, iglesias, templos religiosos, porque han sido los lugares donde no se ha atacado de ninguna manera. Tengo entendido que las iglesias católicas y evangélicas se han puesto a la orden y con las puertas abiertas en caso que las personas busquen refugio”, explica Siero.

También exhorta a quienes salen todos los días a las calles que no deambulen solos ni de noche, es preferible que siempre anden acompañados de uno o dos personas más. Por seguridad personal. Pero en caso de salir solos que antes envíen un mensaje a quienes son de confianza con datos personales como número de cédula, nombre completo, qué lleva puesto, cómo es su físico, marcas en el cuerpo que lo destaquen y a qué lugar se dirige.

“Tampoco es sano tener fiestas en estos momentos o andar en fiestas. Hay que recordar que por la situación que estamos las rencillas personales toman vida y los lugares aglomerados tienden a ser tierra de nadie para cualquier situación”, puntualiza el experto.

En emergencias

Neri Olivas, médico internista, señala que es importante mantener un kit de emergencias médicas dentro del hogar. El kit para tratamiento de traumas puede contener —según el médico— algunas vendas, gasas, agua purificada, alcohol, curas, medicamentos para el dolor en inyecciones porque son mas potentes, analgésicos.
“Hay que tener un lugar en la casa que sea ventilado, donde las personas afectadas puedan estar tranquilos”, dice el doctor. Quienes sufren de enfermedades crónicas como asma, tener su medicamentos a mano. Igual los hipertensos y diabéticos.

La fe
“Nicaragua está viviendo una situación muy vulnerable, estamos ante una decadencia social, lo que saca a luz son los antivalores, la parte más negativa del ser humano. Eso se debe porque tenemos una descomposición social, lo que dan como resultado una sociedad convulsa, donde los valores no existen, a veces ni dentro de la familia”, estima Bismarck Siero, sociólogo.

Para las personas que son creyentes en Dios, independiente de la denominación, Siero anima que deben tener una comunicación en familia que gire en torno a la importancia de mantener viva la fe y la espiritualidad. La confianza en Dios ayuda a sobrellevar la situación. Como dicen por ahí: “La esperanza es lo último que se pierde”.

 

...

Notas Relacionadas