Elizabeth Canda cumplió sus metas trabajando en el Oriental

Elizabeth Canda está en pie desde las tres de la madrugada

Doña Elizabeth no descansa, todos los días trabaja. HOY/FOTO: Oscar Navarrete

HOY

Hace 20 años doña Elizabeth Canda Hernández llegó al mercado Oriental. Al principio, debido a sus limitaciones económicas, solo compraba dos canastos de sandía, las cuales ofrecía al público.

Uno de sus sueños era sacar adelante su negocio, lo cual logró con sacrificio y perseverancia.

“El tiempo da la experiencia, aprendí poco a poco a administrar mi trabajo, al final de cada día apartaba la inversión de las ganancias, y ahorré, solo así pude meter más mercadería, empecé a comprar canastos de piñas y después de melón. Mi siguiente meta era conseguir un tramo para no seguir alquilando, agoté todos los recursos, toqué todas las puertas necesarias, hasta que lo logré, gracias a mi fuerza de voluntad he podido cumplir con mis metas personales, así debemos ser todos, responsables con nosotros mismos”, dice la comerciante.

Madrugadora

La hija de doña elizabeth asegura que el ejemplo de su madre le sirve de inspiración para no darse por vencida ante los obstáculos. HOY/FOTO: Oscar Navarrete

A doña Elizabeth siempre le gusta comprar la fruta más fresca que llegan al mercado Oriental, cuenta que desde las tres de la mañana se encuentra en pie haciendo los oficios de su casa, para lograr estar en el centro de compras a la seis de la mañana.

“Así ha sido por más de 20 años, uno sacrifica todo para poder tener una vida estable, el camino es duro, pero la recompensa es buen”, subraya.

Actualmente Canda es dueña de un tramo ubicado en el sector de El Novillo. Su negocio es uno de los más visitados en el centro de compras, por vender todas las frutas de temporada, por mayor y al detalle.

 

 

 

Por amor a sus hijos
 Elizabeth Canda Hernández, de 43 años, alquiló tramos en el mercado Oriental por más de 10 años.

Aduce que jamás dudó que un día tendría un local propio. canda comenta que “a veces las personas no toman en cuenta que el tiempo pasa rápido y ven las metas como algo difícil de alcanzar, pero cada quien tiene un motivo para salir adelante, en mi caso son mis dos hijos, a ellos les dedico todo mi tiempo en el mercado Oriental, que ha sido como un segundo hogar para mí, donde he visto bendiciones de todo tipo”, puntualiza.

Los dos hijos de la señora Canda colaboran con ella en el tramo cada vez que pueden.

...

Notas Relacionadas