Portada_Super_Banner_P_Section_1

Familias de muertos de León y Chinandega piden justicia

Orteguismo suma dos muertes más de mano de las turbas que son el terror que reprime a ciudadanos que protestan contra el Gobierno y piden justicia

Dos jóvenes se unen a la lista de 76 muertos que ha acumulado el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo sus familias piden justicia. HOY/ Eddy López

Dos jóvenes se unen a la lista de 76 muertos que ha acumulado el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo sus familias piden justicia. HOY/ Eddy López

Los familiares de Manuel de Jesús Chávez Ramírez, de 31 años, responsabilizan de su muerte a Daniel Ortega,  piden justicia y que renuncie a su cargo.

Chávez Ramírez era un estudiante del Centro Educativo Rubén Darío de esta ciudad y habitaba en el reparto Antenor Sandino. La tarde del miércoles recibió un disparo en la cabeza y horas más tarde falleció en el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra).

“Lo que pido es que este gobierno se vaya de inmediato, que se den las elecciones rápido, para que tal vez ese gobierno calme todas estas pasiones, están masacrando a todos los jóvenes, hay masacre en Nicaragua. ¿Qué es lo que quiere Daniel Ortega y Rosario Murillo? ¿Que se siga matando a la gente? Queremos que se haga justicia por todos esos estudiantes asesinados”, denunció Justa Cristina Ramírez, tía de la víctima.

Pide justicia

Doña Victoria Ramírez, de 62 años, pidió justicia por la muerte de su hijo. Agregó que trabajaba en un cíber en el sector donde fue asesinado y que él se encargaba de ayudarlos económicamente.

“Todos los días salía a las siete de la mañana, salía en su bicicleta a trabajar y regresaba casi a las diez de la noche”, contó Ramírez.

Otros que se unieron al clamor de justicia fueron los familiares de los jóvenes secuestrados por paramilitares y trasladados a la casa departamental del Frente Sandinista en esta ciudad.

Intimidan y ofenden

Ivania Ortega López, de 26 años, manifestó que se encontraba en un puesto médico y estaban atendiendo a un joven herido de bala, cuando de repente llegaron dos camionetas negras y los empezaron atacar con balas de plomo y bombas molotov.

En este puesto médico había tres periodistas y varios médicos. La tarde de ayer, Ortega López interpuso la denuncia ante el Cenidh y narró el calvario que vivió.

“Solo escuché ‘saquen a las mujeres’ y nos empezaron a golpear, y fuimos trasladados al departamental del FSLN, en mi cartera andaba 3 mil córdobas y 20 dólares y los perdí, yo gritaba y me decían que no hiciera el show”, narró la víctima.

“Cuando llegamos al departamental del FSLN nos empezaron ofender, nos decían perras, las vamos a violar y cuando nos miraran en las calles nos iban a golpear. Ahí estaba el diputado Filiberto Rodríguez, me gritó diciéndome quién era, me golpeó en el pecho y me arrebató el celular”, expresó Ortega López.

“Voy a seguir apoyando a mis compañeros y si me pasa algo responsabilizo a Daniel Ortega”, dijo Ortega López.

Durante la represión orteguista, fueron secuestrados 17 estudiantes y horas más tarde fueron liberados por la mediación de dos sacerdotes de León.

Lo actuado por los “defensores del régimen” de Daniel Ortega no deja de sorprender a los leoneses, una ciudad que fue clave durante la revolución que la guerrilla sandinista encabezó durante la lucha contra la dictadura de la familia Somoza.

Hasta el cierre de esta edición, los estudiantes y autoconvocados se mantuvieron en las barricadas y los tranques de resistencia.

Pobladores los apoyan
León y Chinandega recibieron ataques de turbas del Gobierno, mientras en Managua y resto del país aterraron a barrios enteros con disparos y trasladándose en camionetas doble cabina, típicos medios de movilización del gobierno de Ortega.

La lista de heridos supera las cien personas, aseguran en León; docenas llegaron a clínicas y hospitales y otros decidieron quedarse en casas de pobladores que les ofrecieron refugio. Los estudiantes y los autoconvocados dijeron que no abandonarían la lucha, que continuarían hasta el fin del régimen.

Arden vehículos
Dos camionetas y un bus fueron quemados durante los enfrentamientos en León y Chinandega. Los pobladores aseguran que en los vehículos se movilizaban turbas orteguistas.

Chinandega llora al joven mecánico

Luis Manuel Cruz Hernández denunció que un policía y un médico del Hospital General España se llevaron el cadáver de su hijo Luis Ramón Cruz Alvarado, de 30 años, para hacerle una autopsia tras morir a las 11:00 de la noche por un impacto de bala en la tetilla izquierda, la noche del último enfrentamiento en Chinandega.

“Como ya lo mataron, ellos quieren hacer como que no son ellos, sabemos que son asesinos estos hijos de p…”, lamentó el adolorido familiar, quien agregó que su hijo era mecánico y regresaba de trabajar.
El cadáver permaneció sin identificar hasta las 11:00 de la mañana de ayer, cuando inicialmente se ofreció una identidad falsa. La familia lo reconoció conforme fotografías que le mostró el personal médico y no le permitieron ingresar a la morgue.

Más de 60 heridos

En los puestos médicos, la clínica Amocsa y el Hospital General España, se contabilizaron 63 heridos hasta las primeras horas de la madrugada de ayer. Las heridas eran de bala, esquirlas de escopeta, morteros y chibolas.

El familiar del fallecido señaló que al ingresar al centro médico para dirigirse a la morgue, advirtió amontonados en camillas a varios jóvenes heridos de las piernas, brazos y rostro.
“Esa sala está llena de jóvenes heridos, están uno sobre otros, algunos con suero”, señaló don Luis Manuel.

Hay otros heridos que permanecen protegidos en distintas viviendas. “Yo tengo temor al Hospital (General España) por la Policía y los de la secretaría política sandinista”, señaló uno de los heridos en el muslo izquierdo.

Morteros y disparos

Los vecinos de los barrios San Agustín, Guadalupe y El Calvario amanecieron desvelados por la batalla, así como por el estruendo de los morteros y disparos que por espacio de seis horas ejecutaron turbas orteguistas. Catalina Aguilar lamentó la incertidumbre en la que se encuentran y valora que el Gobierno no tiene voluntad de propiciar paz en el país. “Que dé la cara el Gobierno, esto quizás no hubiera pasado”, mencionó Aguilar.

Por su parte, Connie Torres dijo sorprendida que los jóvenes no tienen armas, pero se enfrentan y eso es arrojo y mucho valor: “No hemos dormido. Gracias a Dios entre los vecinos no hay heridos y solo conocemos del muerto y los otros jóvenes lesionados, más una camioneta que quemaron a medianoche”.

La camioneta, que era una doble cabina, fue quemada frente a la alcaldía y según los autoconvocados pertenecía a la Juventud Sandinista, cuyos miembros se bajaron y lanzaron piedras, pero al ser perseguidos abandonaron el vehículo en la esquina suroeste del templo San Agustín.

El padre del fallecido Luis Manuel Cruz Alvarado denunció que su hijo recibió un balazo en la tetilla izquierda. Acusó a turbas orteguistas del crimen. Saúl Martínez
El padre del fallecido Luis Manuel Cruz Alvarado denunció que su hijo recibió un balazo en la tetilla izquierda. Acusó a turbas orteguistas del crimen. Saúl Martínez

Gobierno incumplió a CIDH

Organismos de derechos humanos condenaron ayer que el Gobierno haya enviado a sus grupos de choque a atacar a los manifestantes que se le oponen en León y Chinandega, cuyos enfrentamientos culminaron con dos nuevos muertos y decenas de heridos.

Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), manifestó que los brotes —que además se dieron en Ocotal y Managua— demuestran que Daniel Ortega ha incumplido una de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al aumentar más la crisis.

“Todo lo que está sucediendo hoy (ayer) después de la suspensión del diálogo quería evitar la CIDH con sus recomendaciones. Aquí se siguen violando los derechos humanos”, dijo Leiva.

“Estrategia de Ortega”

Por su lado, Pablo Cuevas, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), expresó que los enfrentamientos son parte de una estrategia implementada por el Gobierno. La prueba de ello, explicó, es que al trascender la suspensión del diálogo, aparecieron los grupos de choque del partido de Gobierno.

“Nosotros estamos convencidos de que lo único que pretendían era ganar tiempo para diseñar un plan que les permitiría, entre comillas, establecer el orden del país. La sociedad civil quería demostrar que teníamos interés de ir al diálogo, pero eso tenía un costo y este costo fue un final con violencia”, precisó Cuevas.

Para el promotor de la CPDH, entre esa estrategia está incluida la intimidación a la que es sometida por las noches la población de barrios aledaños a la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

“Nos han dicho de vehículos que rondan los perímetros de seguridad que instalaron los estudiantes. Los grupos de gobierno andan con fusiles AK-47 y aquí sabemos quiénes son los únicos que poseen ese tipo de armas”, señaló Cuevas.

Los tranques en León, pese al ataque de las turbas. Eddy López
Los tranques en León, pese al ataque de las turbas.
Eddy López

“Aquí nadie se rinde”, dicen en León

Como una respuesta a la represión violenta que sufrieron por parte de turbas del orteguismo y pese a sufrir la muerte de un joven entre sus filas y otro fallecido en Chinandega, al caer la tarde, estudiantes y autoconvocados levantaron nuevamente las barricadas.

“Aquí nadie se rinde”, dijeron y aseguraron que se mantendrán hasta lograr que el régimen de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo dejen el poder definitivamente.

En el caso de León, comenzaron a levantar las barricadas en la salida hacia Managua a eso de las 4:30 p.m. y la quema de llantas en el lugar se mantuvo hasta el cierre de nuestra edición.

En Chinandega, trabajadores de la comuna botaron las barricadas, pero los autoconvocados anunciaron que las levantarían de nuevo. Dijeron que estaban organizados para repeler el ataque de las turbas, igual que resistieron la noche anterior.

...

Notas Relacionadas