La tercera edad y la dolorosa artritis

Conozca esta enfermedad crónica y cómo puede llegar a afectar a los adultos.

El paso de los años trae a las personas mucha sabiduría, pero con ello también vienen de la mano muchas enfermedades, más del 60 por ciento de las personas mayores de 50 años empiezan a sentir con frecuencia dolor y rigidez en el cuerpo. A veces les duelen las manos, las rodillas o los hombros y les cuesta trabajo moverlos, ya que pueden llegar a inflamarse. Alerta esto no se trata de dolores pasajeros, estas personas podrían tener artritis.

Las personas durante la tercera edad se ven afectadas por diversas enfermedades y condiciones físicas que los vuelven vulnerables y necesitados de cuidados especiales. Esto es culpa de un sistema inmunitario ya debilitado y desgastado, o también de condiciones que predispone la herencia genética.

En el caso de la artritis una de las enfermedades más comunes después de los 50 años, el doctor Neri Olivas, médico internista, la define como una enfermedad inflamatoria de las articulaciones que se origina en estas, pero es considerada una enfermedad sistémica (que afecta todos los sistemas del cuerpo humano) hay varios tipos de artritis, pero en la tercera edad la más frecuente es la reumatoidea.

“Este es un mal crónico que suele causar incluso deformidades en las articulaciones, el corazón, la piel, en general todo el organismo”, agrega Olivas.

Los médicos no saben cuál es la causa exacta de la artritis reumatoide. Se sabe que, con este tipo de artritis, el sistema inmunitario ataca a los tejidos de su propio cuerpo. El sistema inmunitario normalmente ataca los virus de los resfriados, las bacterias u otros invasores al cuerpo. Más de 60 por ciento de los pacientes diagnosticados con artritis reumatoidea son de la tercera edad.

Ayuda

La artritis es una enfermedad crónica, el médico internista afirma que no tiene cura pero sí hay varios tipos de medicamentos que pueden aliviar los fuertes dolores y aliviar los síntomas.

Lea: Disfrute el sexo en la menopausia

Si la articulación está muy dañada, el reumatólogo puede recomendar algún tipo de intervención quirúrgica. La operación puede ir desde corregir la articulación a sustituirla por una prótesis. Actualmente se investiga para reparar el cartílago con células madre.

Síntomas

Articulaciones muy sensibles, normalmente se sienten calientes y se observan hinchadas.

Desgaste físico, cansancio y poca energía durante el día.

Fuerte dolor y rigidez en las articulaciones, especialmente en las manos y los pies, los intervalos de dolor pueden durar más de 30 minutos por la mañana o después de un largo descanso.

Fiebre alta, malestar general y problemas de movilidad.

A veces hinchazón en otras articulaciones, incluyendo el cuello, los hombros, los codos, las caderas, las rodillas, los tobillos y los pies.

Los síntomas son siempre los mismos y gracias a ellos puede detectarse la aparición temprana de esta enfermedad. Dolor crónico, inflamación esporádica y rigidez en las articulaciones o alrededor de las mismas son solo algunos de los síntomas que sufren las personas que padecen artritis.

...

Notas Relacionadas