Más muertes: un baleado en protestas de Sébaco y dos en Managua

Tres civiles han sido asesinados en menos de 24 horas en las protestas. Uno en Sébaco y dos en Managua. Ambas familias culpan al Gobierno.

El padre del joven Eliécer Espinoza (q.e.p.d.) en el Distrito Dos de Policía interponiendo denuncia del asesinato de su hijo. El afectado culpa al orteguismo de su muerte. Roberto Fonseca

El padre del joven Eliécer Espinoza (q.e.p.d.) en el Distrito Dos de Policía interponiendo denuncia del asesinato de su hijo. El afectado culpa al orteguismo de su muerte. Roberto Fonseca

Mientras el presidente designado por el poder electoral Daniel Ortega, participaba en la primera reunión del diálogo nacional realizado en el Seminario de Fátima, a pocos kilómetros de distancia, en la morgue del Hospital Lenín Fonseca, Rodrigo Aguirre recibía el cadáver de su hijo de crianza Eliécer Espinoza, asesinado en las protestas por la represión gubernamental.

Espinoza tenía 20 años y recibió un balazo en la cabeza la tarde del lunes durante las protestas en Sébaco, Matagalpa.

Al ser herido, Espinoza fue trasladado a un centro asistencial de la zona, posteriormente al hospital del departamento y por la gravedad de su caso, los médicos recomendaron su traslado a un hospital de Managua, donde falleció la noche del martes.

Lista crece

Con estas muertes, la lista de víctimas por la represión llega a 55 confirmados a partir del 19 de abril, fecha en que los universitarios empezaron a manifestar su malestar contra el gobierno de Ortega, que un día antes había mandado a reprimir protestas cívicas en León y Managua.

Con voz pausada, Aguirre explicó que él se encontraba trabajando cuando a su hijo le pegaron el balazo, acción por la cual responsabiliza a Ortega y demanda justicia.

“Responsabilizo al comandante (Ortega), ese es el que la ha encabado todita, que se haga justicia por la muerte del chavalo, que pague el responsable, eso es lo que queremos, eso no puede quedar impune, eso tiene que llegar a una investigación”, exigió.

Asedio al recibir cadáver

El cuerpo de Eliécer fue entregado al filo del mediodía e inmediatamente, por indicaciones recibidas en el Lenín Fonseca, su padre se dirigió a la delegación policial del Distrito Dos donde le entregarían un papel para que no tuviera problemas al trasladar el cadáver hacia Sébaco.

En el tiempo que estuvo afuera de la delegación, ubicada a pocos metros de donde estaba, trabajadores del Estado fueron llevados en buses para que mostraran su respaldo a Ortega.

Dos personas a bordo de una motocicleta pasaron y tomaron fotografías y videos cuando Rodrigo Aguirre conversaba con este medio de comunicación.

Espinoza, quien trabajaba la tierra, fue velado ayer en Sébaco y hoy amigos y resto de familiares, le darían cristiana sepultura.

Los familiares no saben si cuando Eliécer recibió el impacto de bala participaba en las protestas del lunes pasado, que fueron reprimidas por los antimotines o que si el joven quedó atrapado entre los manifestantes y los policías y turbas orteguistas.

“Usted sabe cómo son los jóvenes y desgraciadamente recibió ese disparo”, dijo el padre.
“No puedo —añadió— decir si él andaba (en la protesta) porque ellos salen y uno no se da cuenta de lo que están haciendo”, dijo Rodrigo Aguirre visiblemente afectado por lo que él considera una pérdida irreparable.

Familiares de las víctimas piden justicia, pero además solicitan al Gobierno que cesen los asesinatos de gente inocente. Archivo
Familiares de las víctimas piden justicia, pero además solicitan al Gobierno que cesen los asesinatos de gente inocente.
Archivo

Un motorizado y su hijastro salen de la Upoli y fallecen por balas

En la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) se realizó ayer un breve homenaje a Noel Ramón Calderón Lagos y su padrastro Humberto Antonio Parrales Reyes, quienes fueron asesinados por paramilitares la madrugada de este miércoles en el sector de Bello Horizonte, en Managua, según confirmó un familiar.

Calderón y Parrales apoyaban las protestas en la Upoli.

Fueron por una pastilla

Según los universitarios, la noche de este martes Calderón, que se encontraba en la Upoli, sintió un dolor en el estómago y fue, junto a su padrastro, a buscar una pastilla en una tienda de conveniencia en Bello Horizonte.

Cerca de la rotonda, unos sujetos que se movilizaban en una camioneta los emboscaron. A Parrales le dispararon y además le propinaron una cuchillada que le perforó el pulmón. Mientras Calderón tenía signos de descarga eléctrica.

Parrales fue trasladado a la Upoli, iba con signos vitales, pero murió en el recinto universitario.
Calderón fue llevado al Hospital Vivian Pellas en un vehículo particular, pero murió horas después. La mamá de este llegó a retirar el cuerpo.

Meylin Parrales, hija de Humberto Parrales, dijo: “Él era mi padre, él no merecía morir así, me lo mataron como un animal, todo acribillado, todo moreteado”.

Dolores Parrales, hermana de Humberto, expresó que el dolor de la familia era indescriptible y difícilmente tenían fuerzas para informar la tragedia a los medios de comunicación. Sin embargo, precisó que el sepelio de su pariente se realizaría este jueves a las 2:00 de la tarde en el cementerio de Tipitapa.

Los miembros del Movimiento 19 de Abril de la Upoli lamentaron profundamente la tragedia y refirieron que siguen siendo asediados y asesinados por el Gobierno.

“En la universidad los tuvimos un tiempo, pero hubo problemas porque los cuerpos se estaban descomponiendo, no se pudo realizar ese homenaje que ellos realmente merecían”, comentó un dirigente universitario que prefirió omitir su nombre.

Los estudiantes aseguraron que tuvieron que asistir al Diálogo Nacional a sabiendas de que tenían que verle la cara a los dirigentes de este Gobierno.

“Todos fuimos de luto, teníamos a nuestros hermanos, que nos apoyaron desde el inicio. Fue difícil”, mencionó.

De madrugada

Los Asesinatos de gente que no ha tenido que ver en las protestas ni de un bando ni de otro, han sido una constante en horas de la noche o la madrugada.

Los sobrevivientes a estos ataques señalan a personas que salen de la oscuridad, disparan y huyen, generalmente en camionetas todoterreno.

Esta semana falleció por los mismos ataques un vigilante del mercado Oriental, un mesero lucha por su vida y ahora estos dos ciudadanos que decidieron apoyar la causa de los estudiantes.

Van 19 “árboles de la vida” derribados. Archivo
Van 19 “árboles de la vida” derribados.
Archivo

“Árbol de la vida” aplasta a cineasta

El cineasta guatemalteco Eduardo Spiegler murió la noche de ayer, luego que le cayera encima un “árbol de la vida” en el sector de Metrocentro.

La “arbolata” fue derribada por pobladores. Una vez que la estructura metálica estaba en el piso, los pobladores se subieron a saltar encima sin percatarse de que la persona estaba debajo. Spiegler llevaba años viviendo en Nicaragua.

Una veintena derribados

Durante las manifestaciones que iniciaron desde el pasado 18 de abril, unas 19 estructuras metálicas han sido derribadas por los manifestantes en rechazo al gobierno de Daniel Ortega.

El ensamblaje y montaje de estos estuvieron a cargo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), recibiendo apoyo de la Alcaldía de Managua en la localización de las zonas para “sembrarlas” y la Policía Nacional a la hora del traslado e inmediata colocación con el uso de una enorme grúa.

Un símbolo que desprecian

Las estructuras han sido objeto de críticas debido a su costo de instalación de energía, pues consumen electricidad. Además, según los opositores, no son para nada ornamentales y afectan el medioambiente.

Los primeros que se vieron eran amarillos y fueron puestos en los laterales de la extinta Concha Acústica. Formaron parte de la llamativa escenografía de la celebración de la Revolución Popular Sandinista, el 19 de julio de 2013.

...

Notas Relacionadas