Antimotines reprimen a población y siguen los saqueos a establecimientos en Masaya

En Masaya antimotines llegaron en la mañana a dos establecimientos en donde la población había dormido resguardándolos de los saqueos

Los pobladores resguardaron toda la noche el establecimiento para evitar los saqueos. Cinthya Tórrez

Los pobladores resguardaron toda la noche el establecimiento para evitar los saqueos. Cinthya Tórrez

Masaya

Con balas de goma, escopetas y bombas lacrimógenas fuerzas antimotines reprimieron al pueblo de Masaya que protegía del saqueo las instalaciones del Maxi Palí y Palí, ubicados en las afueras de la ciudad. El enfrentamiento, que se mantuvo durante toda la mañana de ayer martes, dejó algunos lesionados y tres personas detenidas.
Las fuerzas policiales se hicieron presentes desde las 6:00 a.m. en el sector de los supermercados, pero la población, que había dormido durante toda la noche a las afueras o en el estacionamiento de las instalaciones para evitar que los delincuentes entraran a saquear y dejaran desabastecida de alimentos a la ciudad, les replicaron su presencia tardía y la actitud que han tenido frente al pueblo.
Kaila Guillén, una de las que cuidaba el supermercado, fue una de las testigos del ataque: primero, pasó una camioneta blanca y les mostró AK y bombas de contacto, posteriormente, otra camioneta atacó a los jóvenes que resguardaban los supermercados, contó.
Los antimotines, supuestamente, llegaron con el objetivo de garantizar la seguridad de los supermercados, pero Guillén relató que el pueblo no confía en las fuerzas policiales, por ende los ciudadanos se quedaron en el estacionamiento del supermercado y los antimotines afuera del centro de compras. Ahí se mantuvieron como unos veinte minutos, después avanzaron hacia el Palí Las Flores, localizado a un kilómetro del primero, y empezaron a atacar a la población que cuidaba dichas instalaciones. La represión se mantuvo durante unas seis horas y después los antimotines se fueron en más de seis camionetas.
Saqueos
Los saqueos en la Ciudad de las Flores, o lo que queda de ella, no se han detenido. La tienda de comestibles de la gasolinera fue saqueada la madrugada de ayer martes por un grupo de personas con el rostro cubierto. Pese a que la tienda, que se ubica a la entrada de Masaya, estaba cerrada desde el lunes, los trabajadores estaban en su interior y al ver el ataque se subieron al techo para evitar cualquier tipo de daño a su integridad física. Las pérdidas son totales.
Asimismo, el mercado Ernesto Fernández se mantiene amurallado por barricadas; adentro, los comerciantes aseguraron que no permitirán el saqueo. Desde el lunes el mercado está cerrado.
Otro de los negocios que fue destruido en Masaya fue el restaurante El Paraje.

 

Hospital afectado
Uno de los sectores afectados durante la guerra campal fue la entrada principal del Hospital Humberto Alvarado, donde se corroboró que el portón de emergencias se mantuvo abierto y de acuerdo con personal del hospital se estaba brindando atención médica a cualquier herido. Los pobladores de esa zona criticaban la actuación de las fuerzas antimotines, ya que los gases de las bombas lacrimógenas también afectaban a niños, ancianos y población en general. Mucha gente sacó baldes de agua con bicarbonato, de esta forma ayudaban a los jóvenes que eran afectados durante

...

Notas Relacionadas