Pobladores de Sébaco vivieron guerra campal contra Policía

Antimotines y fuerzas de choque del Gobierno rafaguean a manifestantes que solo tenían huleras para defenderse de los ataques

Los manifestantes al ser reprimidos por los antimotines y las fuerzas de choque buscaron refugio en la iglesia de la Parroquia Inmaculada Concepción en Sébaco. Wilmer López

Los manifestantes al ser reprimidos por los antimotines y las fuerzas de choque buscaron refugio en la iglesia de la Parroquia Inmaculada Concepción en Sébaco. Wilmer López

Sébaco, Matagalpa

“Esto es brutal, es como un ambiente de guerra”, describió un líder social en Sébaco sobre la situación suscitada desde la madrugada de este 14 de mayo en esta ciudad del departamento de Matagalpa.

Los pobladores que mantenían un tranque en la Panamericana fueron atacados por simpatizantes del Gobierno, que luego actuaron “acompañando” a una fuerte cantidad de antimotines llegados desde Managua.

Pobladores autoconvocados de Sébaco marcharon el domingo por esa ciudad, reclamando justicia y el cese a la represión en el país, pero después se apostaron en el puente, donde realizaron tranques escalonados con las mismas exigencias.

A partir de las 2:00 a.m. fueron atacados a balazos, morterazos y pedradas por las turbas orteguistas. En el enfrentamiento, el joven Francisco Ponce Flores, de 22 años, fue herido de bala en la cabeza. Inicialmente, algunos de sus familiares lo reportaron como fallecido en el enfrentamiento.

Ramona Flores, madre de Ponce, explicó después que un médico local fue quien con su vehículo trasladó al muchacho. Las turbas también dispararon balas y morteros contra el vehículo “y también casi matan al doctor. Pero él lo llevó al hospital de La Trinidad y lo salvó”.

“Unos vecinos vinieron a mi casa a acompañarme, no me decían nada porque estoy bien enferma, pero todo lo tiraron por ese Facebook bien rápido y decían que era muerto”, relató la madre de Ponce.

Según un pariente de Ponce, se lo habían llevado al hospital de León, en donde la Policía presuntamente “pidió que lo aislaran y no lo tocaran”, pero el muchacho con la bala todavía alojada en la cabeza fue llevado al Hospital Vivian Pellas, en Managua, y ahí logró hablar por teléfono con la mamá y le dijo: “No me voy a morir”.

Los enfrentamientos siguieron en la misma madrugada y se reportaron al menos cuatro heridos del grupo de simpatizantes del gobierno. En tanto, los manifestantes lograron mantener el tranque en el puente.

Más tarde, a las 11:45 a.m., antimotines que llegaron en al menos siete camionetas y un bus, comenzaron a disolver el tranque. A la represión se sumaron los simpatizantes del gobierno, obligando a varios de los manifestantes a buscar refugio en la Parroquia Inmaculada Concepción, en Sébaco.

El templo donde fueron llevados varios manifestantes heridos también fue atacado por la Policía.

La institución policial reportó que el suboficial Félix Rafael Olivares, de 27 años, el policía Maynor Josué Álvarez Carillo (22) y el policía Yáder Antonio Obando Marenco (30) habrían sido heridos de bala.

...

Notas Relacionadas