Los pasillos y la terminal del Huembes están “palmados”

Algunos comerciantes han optado por llevarse la mercadería

Los comerciantes que se ubican en la terminal de buses aseguran que llevan poca mercadería y otros solo laboran mediodía. HOY/FOTO: WILMER LÓPEZ

HOY

En constante vigilancia, tanto de día como de noche, están los comerciantes de los mercados de Managua ante la amenaza de saqueos que se han conocido en los últimos días. Algunos vendedores del Roberto Huembes optaron por llevarse a sus casas la mercadería para evitar tener pérdidas ante alguna emergencia, pero continúan llegando al centro de compras para apoyar al resto de marchantes.

De acuerdo con la comerciante María Fernanda Zamora, desde que iniciaron las protestas en el país, ha disminuido significativamente la afluencia de personas en el centro de compras en sectores como ropa, zapatos y artesanía.

“Desde el viernes pasado las cosas se pusieron peor, algunos negocios han cerrado temporalmente, otros estamos trabajando pero no con toda la mercadería, estamos aquí por lo menos para ver qué picamos, porque los bancos no esperan, estamos bastantes preocupados, no sabemos hasta dónde vamos a llegar”, refiere Zamora.

Sin visitantes

Los comerciantes que se ubican en la terminal de buses aseguran que llevan poca mercadería y otros solo laboran mediodía. HOY/FOTO: WILMER LÓPEZ

El sector de las artesanías es uno de los que más desolado luce, los comerciantes que siguen trabajando aducen que en los últimos días han recibido pocos visitantes tanto nacionales como extranjeros.

“No hay turismo, aquí solo estamos los vendedores viéndonos la cara, uno no deja de confiar en Dios, pero estamos conscientes de que la gente ahorita no está pensando en adornos, bolsos o cuadros, estamos esperanzados que esta semana que cae quincena podamos vender algo, al menos lo que hemos dejado, porque nos hemos llevado algunas cosas por temor a que se nos metan a robar”, señala Marisol Ortiz.

La comerciante indica que la falta de unidades de transporte público también influye en que los pobladores visiten el centro de compras.

“La terminal de buses está vacía, los únicos que están trabajando son los de Tipitapa, y eso que son muy pocos, el sábado todavía estaban viniendo algunos, el domingo entraron dos unidades de Rivas y de Veracruz, pero hoy (ayer) no hay señal de ninguno, estamos siendo fuertemente afectados, creo que no habíamos tenido una crisis en el comercio tan fuerte como esta”, comenta la marchante.

Por su parte Yadira García, quien vende en los alrededores de la terminal de buses, indica que algunos de sus colegas han dejado de trabajar, porque no encuentran en que trasladarse y no están dispuestos a perder más de lo que ganan.

“Estamos viniendo los que estamos más cerca del mercado, aun así a veces tenemos que pagar taxi, pero la terminal se maneja vacía, yo que vendo café lo hago porque los vigilantes o dueños de los negocios cercanos que están viniendo me compran, pero está desierto, ni en los días Santos se ve tan ‘palmado’ como ahorita, que se haga la voluntad de Dios, porque los pobres somos los que estamos siendo maltratados por estas autoridades que no quieren ceder”, subraya la comerciante.

Después de lo que pasó el viernes en el Oriental, la gente y los mismos comerciantes han quedado con miedo. Algunos compañeros vaciaron sus tramos, porque a la hora de llegada si llega a pasar algo, nadie va a responder, solo uno sabe lo que cuestan las cosas”.
Maritza Pérez, comerciante
Alternativas
Ante la falta de transporte público, algunos pobladores llegan con sus camiones y camionetas a las diferentes bahías del centro de compras a recoger gente que va a sitios como Masaya, Granada y Ticuantepe.

El costo de la carrera depende del lugar. Los piratas cobran entre 20 y 30 córdobas, si la persona lleva alguna carga grande, paga un adicional. la mayoría de comerciantes están cerrando sus tramos temprano, por la misma escasez de transporte.

...

Notas Relacionadas