Portada_Super_Banner_P_Section_1

Familias de nuevas víctimas acusan a los mismos: Policía y JS

El país cumplió ayer 24 días de una crisis causada por multitudinarias manifestaciones en contra del presidente y aún no hay fecha para iniciar el diálogo.

Los restos de Jimmy Parajón Gutiérrez fueron velados en el barrio María Auxiliadora, en Managua. Roberto Fonseca

Los restos de Jimmy Parajón Gutiérrez fueron velados en el barrio María Auxiliadora, en Managua. Roberto Fonseca

Managua

Jimmy Parajón Gutiérrez, de 35 años, fue baleado este viernes a la 1:20 de la madrugada, cerca del Hospital Alemán Nicaragüense. Murió —según amigos— cuarenta minutos después, al llegar al Hospital Vivian Pellas.
Quienes le vieron caer relatan que un francotirador de la Policía le disparó a matar.

“Estuvimos casi a oscuras, porque cortaron la luz en la zona. Miramos lucecitas rojas que apuntaban sitios vitales de nuestros cuerpos. Yo le dije a Jimmy, cubrite, y cinco minutos después le dieron”, contó Norman Almendárez, su amigo de infancia.

Apuntó también, que Jimmy llegó a esa zona para apoyar a la población y a los estudiantes que, a esa hora, eran atacados por policías y fuerzas paramilitares del gobierno orteguista.

Almendárez, aseguró que su grupo no andaba armado, los únicos mecanismos de defensa que poseían era piedras y sus pies para correr.

“Somos pueblo. Estos policías y Juventud Sandinista nos atacaron con armas de verdad”, señaló. El conflicto —narró Almendárez— se intensificó a las 12:00 de la medianoche. Tras el comunicado de que a los jóvenes de la Upoli, les habían dado agua envenenada y que grupos de la Juventud Sandinista intentaban quemar la Alcaldía del Distrito Seis, para luego culpar a los estudiantes.

“En el barrio María Auxiliadora somos bien unidos y apoyamos a los muchachos desde que inició esto. Por eso nos movimos”, expresó.

La caída de Jimmy causó gran conmoción en sus compañeros que a como pudieron, corrieron entre las balas para proteger su cuerpo.

“Solo escuchamos que dijo ¡ay, ay, ay… me dieron! Cayó al suelo y no volvió a levantarse”. Trasladar a Jimmy a un hospital fue difícil. Pese a que el Hospital Alemán Nicaragüense estaba a pocos metros, no optaron por trasladarlo porque horas antes, los médicos de dicho sanatorio ya le habían negado la atención a un herido.

Los minutos transcurrieron en contra. Jimmy empezó a desangrarse. Hubo que llevarlo en una moto a la Upoli. Los médicos y enfermeros de la universidad precisaron que era mejor trasladarlo al Hospital Vivian Pellas. “Ya habían pasado cuarenta minutos. No soportó”, expresó apesarado Norman Almendárez.

Drama familiar

La familia de Jimmy Parajón Gutiérrez conoció la mala noticia a las 2:00 de la madrugada. Su padre, Miguel Parajón, resolvió llevar el cuerpo de su hijo al Instituto de Medicina Legal (IML), para que le realizaran la debida autopsia.

“Quisimos hacer bien las cosas. Debe quedar claro que lo mataron y no murió por causas naturales como se ha dicho en otros casos”, mencionó Marlon Gutiérrez, hermano del fallecido.

La odisea del mediodía fue aún más dolorosa para la familia, en Medicina Legal, le dijeron a don Miguel, que no le realizarían la autopsia hasta que fuese a poner la denuncia al Distrito Cinco.

El cuerpo de Jimmy pasó más de una hora en el parqueo de Medicina Legal. A las 12:30 del mediodía su padre, logró ingresarlo y finalmente, a las 3:00 de la tarde lograron llevárselo a su casa. La vela se llevó a cabo en el barrio María Auxiliadora.

Jimmy Parajón Gutiérrez dejó a cinco hijos en la orfandad. Tenía un taller de mecánica y sus amigos lo caracterizan como un hombre dinámico, alegre y con altos valores.

“Él siempre estuvo dispuesto a ayudar a los demás. Le llevaba a los muchachos de la Upoli comida, medicinas”, expresó Norman Almendárez.

Su pareja actual, Dayana López, con la que convivió cuatro años, lo describió como un hombre amoroso y valiente. “Él murió por la patria. Su muerte no quedará impune. Este Gobierno de que se va, se va”, aseveró.

La familia acusa que a Jimmy lo mataron en el operativo realizado exactamente la madrugada de ayer viernes. “Nos remitieron de que hubo participación de la Policía Nacional en el lugar. La familia va a denunciar a la Policía Nacional. Ya van más de 50 personas asesinadas”, dijo Gonzalo Carrión, del Cenidh.

Los otros muertos

Alejandro Estrada Vega, de 53 años, se rindió a la muerte ayer viernes luego de haber sido ingresado el martes 8 de mayo a la unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Lenín Fonseca por una herida en el cuello que luego se alojó en su cerebro y complicó su cuadro clínico, así lo reveló una fuente cercana a la familia, quien prefirió no brindar su nombre.

Según versiones, Estrada fue alcanzado por el proyectil el mismo martes mientras transitaba cerca de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), donde fuerzas antimotines y estudiantes mantenían un enfrentamiento al caer la tarde.

Kevin Joel Valle, de 18 años, murió también la noche del jueves tras recibir un impacto de bala en su pecho, mientras participaba en enfrentamientos en el mismo sector.

La otra víctima fue Carlos Alberto Miranda, de 19 años de edad, quien también murió por impacto de bala.

Frente al Instituto de Medicina Legal, también protestaron los pobladores. Yaosca Reyes
Frente al Instituto de Medicina Legal, también protestaron los pobladores.
Yaosca Reyes

 

“Acuso a Ortega”
Los familiares de Jimmy Antonio Parajón, responsabilizaron al Gobierno de Nicaragua de ordenar los ataques en dos universidades ocupadas de trincheras por estudiantes que protestan contra el Ejecutivo. “Nosotros acusamos directamente al señor (presidente) Daniel Ortega de estos hechos”, dijo el hermano menor del difunto, Yader Parajón, durante el velorio. El país cumplió ayer 24 días de una crisis causada por multitudinarias manifestaciones en contra del presidente y aún no hay fecha para iniciar el diálogo.

 

Alarmante
2 días consecutivos llevaba hasta ayer la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) de ser víctima de asedio y atentados. Se les ha atacado con balas, morteros y ahora agua envenenada. Más de 20 personas han resultado afectadas. 50muertos llevan reportados durante los enfrentamientos en Nicaragua, dijo Gonzalo Carrión, del Cenidh, ayer en Medicina Legal, mientras daba apoyo a la familia de Jimmy Parajón Gutiérrez, uno de los últimos asesinados en esta crisis. 18 estudiantes de la Universidad Agraria fueron atendidos por afectaciones digestivas. Aparentemente les dieron a comer banano con alfileres y de beber agua con químicos tóxicos.

 

estudiantes  marcharon desde la UCA hacia la UNAN-Managua para apoyar a sus compañeros y a los de la Upoli.    Carlos Valle
estudiantes marcharon desde la UCA hacia la UNAN-Managua para apoyar a sus compañeros y a los de la Upoli.
Carlos Valle

Ataques en la oscuridad

Managua
EFE
Al menos un centenar de universitarios marcharon ayer por las calles de Managua en respaldo a sus compañeros que fueron atacados entre la noche del jueves y la madrugada de este viernes, y que aumentaron el numero de muertos y heridos.
“Los nicaragüenses queremos verdadera paz, no la paz que el Gobierno predica, una paz que sabemos que es falsa”, dijo el integrante del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, Edwin Carcache.
Los jóvenes llegaron hasta la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), uno de los recintos atacados antenoche, cargando banderas de Nicaragua y gritando: “No somos delincuentes, somos estudiantes”, mientras otros reventaban bombas artesanales al cielo.
Durante los dos kilómetros de recorrido por vías transitadas de la capital, conductores y peatones sonaron bocinas, levantaban sus puños en señal de apoyo y ondeaban la bandera azul y blanco.
Los universitarios que ocupan los recintos de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) y de la UNAN fueron atacados por grupos paramilitares del régimen de Daniel Ortega .
Lo estudiantes coincidieron en denunciar que el número de víctimas pudo ser peor, pero contaron con el apoyo de la población que, al conocer de los ataques, se aglomeró a pie, en carro y en motocicletas, alrededor de los campus, para servir de escudo ante la agresión de los grupos opresores.

...

Notas Relacionadas