En la búsqueda del embarazo… ¿Se pierde el placer?

La pareja llega a sentir un gran control médico sobre la intimidad, lo que quita pasión y espontaneidad

Después de cinco años, Clara y Javier decidieron que ya era tiempo de que el profundo y apasionado amor que se profesaban diera frutos. Los jóvenes, enamoradísimos, creyeron que la buena nueva no tardaría en llegar. Pero se equivocaron.

Tras varios meses de intentos fallidos, decidieron consultar a un médico. Luego de una larga lista de chequeos, análisis, más chequeos y estudios y hasta una cirugía, les dijeron que “ahora sí” podrían. Pero algo había sucedido entre Clara y Javier a lo largo de todo ese accidentado camino. Ellos ya no tenían deseos de hacer el amor.

Estaban frustrados, tristes, hasta enojados y culpables el uno con el otro. Esta es una historia que a menudo se repite, hay cientos de parejas que llegan incluso a terminar su relación amorosa a causa de la infertilidad que suele dañar directamente el deseo sexual.

Cuando el embarazo deseado tarda en llegar, la sexualidad puede entrar en crisis. Y a partir de esa situación la pareja se resiente.

De acuerdo con el ginecólogo y máster en salud pública José Antonio Delgado, la respuesta sexual del hombre y la mujer en gran parte depende de las emociones y eso se ve dañado cuando se ha diagnosticado infertilidad en la pareja, porque ser padre es ahora una prioridad que ha dejado el placer sexual en segundo plano. “Además suelen buscarse culpables, si es el hombre o la mujer el infértil, el placer se ve deteriorado porque si se someten a un tratamiento médico se le darán recomendaciones de los días y los momentos en que la pareja deberá hacer el amor y se pierde la espontaneidad”, agrega el ginecólogo.

Los métodos, diagnósticos y sus resultados, suelen tener un impacto negativo en la actividad y en la vivencia de la sexualidad. La experiencia gozosa se va transformando en una en exigencia al servicio de la reproducción. A esto sumamos el dolor emocional por la imposibilidad de lograr el embarazo como se esperaba.

El ginecólogo hace hincapié en que hay incluso situaciones donde la pareja logra el embarazo pero luego de esto se separan porque el deseo sexual se perdió en el transcurso de la búsqueda de ese hijo.

“El placer de la pareja se deterioró y ninguno se dio cuenta hasta que se logró el embarazo o cuando ya no se logró quedar embarazada”, finaliza el especialista.

No dañan

Los medicamentos y tratamientos que los ginecólogos recomiendan a la pareja para acelerar un embarazo no causan ninguna reacción negativa en la respuesta sexual y biológica de la pareja. “El daño es a nivel psicológico y por eso es importante que un especialista pueda brindarles terapia de pareja”, aconseja.

Con amor

El médico recomienda buscar un embarazo con amor, “disfrute de manera espontánea de su pareja, y el embarazo surgirá sin que lo planee tanto”, agrega.

Recuerde que la edad óptima para quedar embarazada es entre los 20 y 30 años.

Después de 1 año de planear tener un hijo y no da resultados se debe buscar ayuda profesional.

No busque culpables una vez que se ha diagnosticado infertilidad no culpe a su pareja por esto, más bien apóyela, ámela.

Converse con su pareja sobre los rumbos que van a tomar sus vida una vez que se ha diagnosticado infertilidad, si se aman de verdad harán una vida juntos sin que haya hijos, el amor debe prevalecer sobre todas las cosas.

...

Notas Relacionadas