Perito declarará contra médico acusado de violación

El juicio fue reprogramado para junio

El juicio contra el doctor fue reprogramado para el 4 de junio. El médico seguirá en prisión preventiva. HOY/Luis Martínez

Durante una audiencia especial de ampliación de pruebas, se ofrecieron las declaraciones de un mando policial y un perito del Laboratorio de Criminalística de la Policía, como eventuales pruebas en contra de Walter Bismark Zeledón Vega, el médico general acusado de violación agravada a una niña de 11 años, a quien atendió como paciente en una clínica de Matagalpa.

Gilbert Burgos, defensor de Zeledón, solicitó la postergación del juicio, previsto inicialmente para el 15 de mayo. La juez Especializada en Violencia de Matagalpa, Ivania Sancho, admitió los nuevos elementos ofrecidos por el fiscal auxiliar Gerardo Barrera y manteniendo la medida cautelar de prisión preventiva contra el médico y dando lugar a la petición de Burgos, programó el juicio para el 4 de junio próximo.

Antes de la audiencia, Burgos había presentado un escrito en el que pedía la autorización para poder entrevistarse con Zeledón, acompañado por un psicólogo privado para que este realice un perfil psicológico del procesado.

Asimismo, solicitó la ampliación del dictamen médico legal y la valoración psicológica realizados a la niña. La juez Sancho rechazó las solicitudes de Burgos, a excepción de que se entreviste con su cliente en el penal.

Los hechos

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía, la presunta violación contra la niña ocurrió el 15 de marzo recién pasado en uno de los consultorios de una clínica previsional en la ciudad de Matagalpa, donde laboraba el acusado.

Zeledón atendió a la niña que presentaba dolores en la espalda, la cabeza y “le estaban saliendo unas manchas en la cara”, relata la acusación agregando que el médico diagnosticó que “andaba cólicos”, por lo que extendería una receta y una orden para que le practicaran exámenes de laboratorio a la paciente de 11 años.

Eran cerca de las 9:30 a.m. y, cuando madre e hija salían del consultorio para ir al área de laboratorios, el médico presuntamente intervino diciéndole que dejara a la niña porque “necesitaba tomarle otros datos”.

La mujer se fue al laboratorio y una vez que el médico quedó a solas con la niña, el hombre enllavó el consultorio y “ordenó a la víctima que se acostara en la cama porque la iba a examinar… haciéndole creer que le iba a hacer una revisión médica normal…”, apuntó la Fiscalía en la relación de hechos.

“Aprovechándose de las circunstancias de estar solo y su superioridad física, procedió a agredir sexualmente a la víctima…”, a quien le habría introducido el dedo índice, sin importarle que la niña expresara dolor. Cuando la madre llegó a tocar la puerta, el médico abrió y ella entregó los resultados de los exámenes. Acto seguido, madre e hija fueron al baño, donde la niña contó lo ocurrido, culpando a su mamá “de lo que le había pasado porque la había dejado sola con el acusado”.

La madre regresó al consultorio a reclamar y, según la acusación, el médico “le pidió que no dijera nada, que lo disculpara, que le pagaría dinero por su silencio, porque no quería perder el trabajo”.

De acuerdo con valoraciones forenses, la niña presentaba “evidencia física” de la agresión sexual además de perjuicios en la salud psicológica.

...

Notas Relacionadas