TAM ratifica condena a “suegra malvada”

Reo saldrá en libertad en 2047

Marcia Obando fue condenada a 33 años de prisión.HOY/ARCHIVO

La Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) ratificó la condena de 33 años de prisión que la juez Rosario Peralta, del Juzgado Tercero Distrito Penal de Juicio, dictó contra Marcia Ramírez Obando.

Ramírez Obando es la mujer que planificó y asesinó a su exnuera, Claudia Pérez, en un predio baldío del barrio Hialeah, en Managua. Para perpetrar el crimen, la ahora reo contó con el apoyo de su pareja Sergio Pérez Alvarado, quien también purga una condena, pero de tres años de prisión.

Semanas atrás, Óscar Pupiro Franco, el abogado de la “suegra malvada” —como se le conoció a Ramírez cuando enfrentaba el proceso judicial—, apeló la sentencia de la juez pero la Sala Penal la rechazó.

La notificación electrónica que se emitió indica que una de las razones del porqué del rechazo es que el apelante afirmó que las pruebas presentadas por la Fiscalía se obtuvieron de manera ilícita. Pero el TAM en su resolución respondió que el apelante no señaló en qué consistió la violación de la obtención de las pruebas.

La familia de la víctima exigió justicia en las afueras de los juzgados.HOY/ARCHIVO

El abogado de la “suegra malvada”, según la notificación, argumentó que las pruebas evacuadas en el juicio no tenían relación con el crimen. No obstante, la Sala Penal consideró que las pruebas ofrecidas eran abundantes. Resolvió también que las pruebas se valoran en conjunto y que Ramírez le quitó la vida a Claudia Pérez con alevosía.

Aunque la “suegra malvada” fue condenada a 33 años de prisión, por principio constitucional solo cumplirá 30. Esto quiere decir que saldrá en libertad el 9 de abril de 2047.
El hecho

El crimen por el que está en prisión Ramírez se planificó el 6 de abril de 2017. La reo de 54 años llamó a su exnuera de 34 años para pedirle que la acompañara al municipio de San Rafael del Sur, donde verían a un brujo.

Ramírez le explicó a la víctima que con el brujo buscarían como curar a su hijo Francisco Hurtado —expareja de Claudia Pérez—, de una brujería de la que estaba siendo víctima. Una vez que acordaron el viaje, Ramírez le pidió que se vieran al siguiente día en la parada de buses del mercado Israel Lewites, donde abordarían un bus que las trasladaría a San Rafael del Sur.

El viernes 7 de abril, Pérez salió de su casa del barrio Jorge Dimitrov a las 11:00 de la mañana, portando un bolso multicolor con un cuchillo de mesa cacha plástica color negro y un teléfono marca BLU. A las 11 y 30 llegó a la parada del Israel Lewites.

Al lugar llegó Ramírez y le manifestó que ya no viajarían a San Rafael del Sur, sino al barrio Hialeah, donde una mujer que también practicaba brujería.

Ambas abordaron la ruta 175. Cuando iban en el bus, Ramírez le dio a Pérez una pastilla para que calmara sus dolores en los riñones. La pastilla era para dormirla. Luego tomaron otro bus y se bajaron en el barrio Hialeah. Cuando caminaban por un predio, Ramírez aprovechó el estado de somnolencia de su exnuera para propinarle un botellazo en la cabeza.

Con el mismo cuchillo que portaba la víctima en su bolso, le realizó varias heridas, también la atacó con un destornillador mediano de estrella. En total le asestó 44 heridas. Y la remató con una piedra.

...

Notas Relacionadas