Joven fue asesinado con saña en Ciudad Sandino durante las protestas contra el Gobierno

El joven según —su madre— fue asesinado por delincuentes de la primera etapa del barrio Nueva Vida, aliados con la Juventud Sandinista

Los padres del joven piden justicia y ayuda porque a diario reciben amenazas de muerte. HOY/Foto: Francely Navarro

MANAGUA

El 22 de abril fue un día “caliente en Ciudad Sandino”, así lo creen la mayoría de sus habitantes. Mientras unos se enfrentaban a la Policía Nacional, otros luchaban por evitar los saqueos en sus comunidades.

Fue el caso del joven Carlos Antonio Flores Ríos, de 19 años, asesinado ese domingo por delincuentes aliados —según su madre, Gioconda Ríos— con la Juventud Sandinista.

Entre lágrimas, Ríos relató que esa mañana se formó un grupo para proteger la terminal de la ruta 113 y las pulperías del barrio Nueva Vida.

“Mi hijo fue con dos amigos a ayudar. Ese grupo era de más de 15 y se enfrentaron con los de la Primera Etapa. Ahí me lo agarraron”.

Tortura

La familia de Carlos Antonio Flores (q.e.p.d.) asegura que el joven era sano y no tenía enemigos. HOY/Foto: Francely Navarro

Carlos Antonio Flores Ríos fue asesinado atrozmente. Se dice que durante la trifulca, un grupo de malhechores lo golpearon y luego lo llevaron a una casa de la Primera Etapa del barrio Nueva Vida.

“Ahí lo degollaron, lo machetearon, le cortaron las manos, los testículos… hasta le echaron agua caliente. Después lo tiraron a la calle y estuvo más de una hora bajo el sol desangrándose”, contó su padre Santos Ramón Flores.

Aseguró que gracias a una joven que pasó por la zona en su moto lograron enterarse de la tragedia.

“Ella lo montó en la moto a como pudo y nos lo trajo. Nos contó que en la zona habían policías pero dijeron que no se metían en eso, que tenían miedo”.

El cuerpo de la víctima no fue llevado a Medicina Legal. Su familia llamó pero nunca respondieron. Tuvieron que limpiarlo y prepararlo entre todos.

El joven fue enterrado el 23 de abril en el cementerio de Ciudad Sandino.

El caso fue llevado a la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH) y a la Fiscalía.

El padre del joven confesó molesto que la Policía le hizo firmar una carta de desistimiento. “Se aprovecharon que andaba sedado de dolor ese día del entierro. No sabía que al firmar ellos dejarían el caso en la impunidad”.

Santos Ramón Flores finalizó solicitando justicia por su hijo y además pidió ayuda porque a la fecha, todos sus parientes reciben amenazas de muerte de parte de delincuentes de la zona.

...

Notas Relacionadas