¿Estrés por deudas? No solo daña el bolsillo

Diferentes son las causas que llevan a sufrir el mal

El estrés por deudas puede llevarte a sentir ansiedad, cuando escuchas que el teléfono suena y ruegas porque no sea el banco recordándote aquella deuda pendiente; dolores de estómago y cabeza, falta de concentración, sentir presión en el pecho o mal humor son algunos de los efectos del estrés financiero en nuestro organismo.

De continuar las deudas o peor aún crecer, puede contribuir con la aparición de problemas de salud más graves como enfermedades cardíacas, úlceras gástricas, infertilidad, cambios hormonales (en las mujeres), obesidad, sobrepeso, depresión, pérdida del cabello, disminución del deseo sexual, insomnio, entre otros.

Desgaste mental

De acuerdo con el psicólogo Róger Martínez el estrés está considerado como una fatiga mental debido al alto desgaste causado por unas exigencias superiores a las capacidades de una persona.

“Con el estrés se experimenta una sensación de nerviosismo, cansancio y miedo. Además, la persona afectada de estrés puede ver su calidad de vida especialmente dañada, y le puede ocasionar otros problemas como insomnio, intranquilidad, irritabilidad”, agrega.
Martínez define el estrés financiero como aquella sensación de angustia que se dispara ante la imposibilidad de poder honrar una deuda debido a malos manejos financieros que principalmente acarrea el no ser responsable ante uno mismo con lo que se puede gastar y lo que no se puede gastar.

Por su parte el economista Luis Murillo advierte que para evitar este tipo de problemas dentro del hogar se debe hacer un presupuesto mensual del ingreso económico, las deudas y lo que es indispensable comprar.

“Debemos hacer un balance económico del dinero que tenemos disponible para evitar endeudarnos por cosas innecesarias”, añade el economista.

Lo primero es desarrollar un plan que ayude a gastar menos, ahorrar y pagar las deudas. Suena fácil, pero es difícil y más aún para aquellas personas que se niegan a abandonar el estilo de vida que siempre han tenido, pero si se quiere salir de la deuda hay que sacrificarse. “Pequeñas acciones pueden ayudar a reducir el gasto mensual, como por ejemplo el ahorro de luz y agua.

No hacernos acreedores de más deudas para dar abonos de lo que ya debemos porque entonces estaríamos endeudándonos el doble. Lo mejor es solicitar un solo desembolso que ayude a pagar todas esas pequeñas deudas y quedar con una sola deuda”, argumenta Murillo.

Evite

La causa principal de endeudamiento es la tendencia a evadir el proceso de planificación de gastos. Les resulta incómodo sentirse limitados así que prefieren comprar compulsivamente sin detenerse a mirar un momento sus cuentas bancarias, el estado de sus tarjetas de crédito o su balance de ingresos y egresos.

Lea: Qué tan peligroso puede ser tener una relación de amistad con las exparejas

Es muy probable que no necesite realmente todo lo que hay escrito en su lista de compras. Todos tenemos antojos y deseos acumulados de conseguir cosas distintas, pero es mucho más probable que logremos obtenerlo todo siguiendo un plan de adquisición progresivo y estratégico que obsesionándonos con la idea de tenerlo todo al mismo tiempo.

Estrategias

Lo primero es ser honesto con uno mismo, no huir de la situación, acercarse al acreedor para pedir una reestructuración de la deuda que sea amigable a las finanzas actuales.

No sea negativo ni pesimista, evitar exagerar el problema, la aparición del estrés puede suponer graves problemas en el futuro si no se combate adecuadamente.

Hacer un presupuesto, distinguiendo entre lo indispensable, lo necesario, lo importante y lo prescindible.
Tomar apuntes sobre las diferentes formas en que usted y su familia pueden reducir los gastos o manejar sus finanzas con más eficiencia.

Pida apoyo profesional; servicios de asesoría de crédito y de planificación financiera están disponibles para ayudarle a tomar control de su situación económica. Si continúa sintiéndose agobiado por el estrés, considere hablar con un psicólogo quien lo puede ayudar a tratar sus emociones.

...

Notas Relacionadas