Vehículo cayó en un guindo y hubo dos lesionados

Extraoficialmente se dijo que el accidente ocurrió porque al conductor del vehículo le dio un ataque de epilepsia. El vehículo quedó totalmente destruido.

El vehículo que cayó en el guindo quedó totalmente destruido. Sus trozos quedaron dispersos por toda la zona. HOY/Foto: Juan Tijerino

Managua

Harold de los Ángeles Bustos Martínez y José Juárez Rugama sobrevivieron a un accidente de esos que solo se ven en las películas de acción.

Este sábado a las 5:10 de la mañana, el auto en el que iban a bordo cayó en un hoyo ubicado detrás de la gasolinera que queda en la entrada a Xiloá.

“Harold vive en un sector cercano a Xiloá. Iba para su trabajo que queda por Los Robles. Le dio raid a José que iba por esos lados también. Esto que les pasó fue peligroso. Están vivos de milagro”, manifestó Byron Carrera, amigo de los afectados.

Producto del impacto, el conductor y su acompañante resultaron con lesiones severas. Tuvieron que ser trasladados de emergencia a un centro hospitalario.

No fue imprudencia

A su paso, el vehículo arrasó con varios árboles. HOY/Foto: Juan Tijerino.

La hipótesis que existe en torno a las causas del accidente estriba en que el conductor del auto, Harold Bustos, sufrió un ataque de epilepsia mientras el vehículo iba en marcha.

“No es porque iba tomado, tampoco porque iba a exceso de velocidad. Él padece de ataques. Hace poco le hicieron una operación en la cabeza. Al parecer tuvo una crisis. Es un hombre cristiano y bueno”, aseguró Carrera.

El precipicio en el que cayó el vehículo rojo, placas M 062-596, tiene aproximadamente siete metros de profundidad.

A su paso, la máquina arrasó con varios árboles. La pintura de la carrocería quedó marcada en los altos troncos.

Es parte de la pintura de la carrocería que quedó marcada en los altos troncos. HOY/Foto: Juan Tijerino

“De repente se escuchó un ruido terrible. Yo me salí del cuartito donde descanso y miré humo y tierra. Logré ver que uno de los hombres estaba marcando su celular, llamando a su familia quizás, pidiendo auxilio”, detalló José Vicente Ocón, guarda de seguridad de la zona.

Auto inservible

El auto quedó hecho chatarra.

El guarda de seguridad de la zona dijo que la familia de los “vivos de milagro” llegarían a retirar el vehículo y los trozos que quedaron esparcidos por todo el terreno, en el cual no hay casas, solo un cuartito del guarda de seguridad.

...

Notas Relacionadas