El médico de los chavalos heridos en las protestas

Visita casa a casa a algunos de los heridos durante las protestas

médico, protestas, atención, gratis, heridos, balas

Don Alejandro se graduó en la Universidad Autónoma de Puebla, en México. Nació en Managua y alega que desde pequeño ha sido solidario y de buen vivir. HOY / Wilmer López

HOY

Desde que don Alejandro Lagos Espinoza se convirtió en médico en 1985, se prometió a sí mismo: nunca perder la sensibilidad por ayudar a los demás.

“Hasta el momento me he cumplido; de una u otra forma he aportado al bienestar del país, he respaldado el derecho de la gente, y lo seguiré haciendo hasta el final”, refiere.

Don Alejandro, en su deseo de continuar aportando un “granito de arena” a la sociedad, se arriesgó y a través de las redes sociales ofreció su ayuda a las personas que resultaron heridas mientras protestaban en contra de las reformas a la Seguridad Social, pues conoció algunos casos de jóvenes, en su mayoría heridos de bala, que no fueron atendidos en los hospitales públicos como realmente merecían.

“Cuando surgieron las protestas, comencé a monitorear las redes sociales, ahí conocí el caso de Kevin Francisco Pineda, un joven de 21 años, que recibió un impacto de bala en su brazo, eso me impulsó a ofrecer a través de mis redes el servicio domiciliar, y no se trataba solo de los muchachos heridos, sino también de las madres y padres de familia, que afectaron su salud viendo tantos acontecimientos en los que quizás sus hijos estaban involucrados, se les pudo disparar la presión, el azúcar, y como yo tengo todos los equipos, el medicamento y la voluntad, nada me lo impedía”, comenta el médico.

Casa a casa

Después del comunicado que hizo don Alejandro, recibió muchos mensajes en sus redes sociales de apoyo de amigos colegas, y otros conocidos y así ha logrado conseguir ayuda para unos cuantos que estaban en estados muy delicados.

“Kevin (Pineda), por ejemplo, fue dado de alta del hospital donde estaba, porque el centro no contaba con materiales para operarlo, su epicrisis lo reflejaba, agregaba que debía estar pendiente al llamado, eso significaba que podía perder su brazo. Cuando yo lo visité, su herida estaba comenzando a hacer pus, su yeso estaba hediondo, tres días pasé curándolo, hasta que logramos que fuera operado en un hospital capitalino, todo eso con ayuda de muchas personas que igual que yo buscan el bienestar de las personas”, indica.

Lagos actualmente atiende casa a casa a siete jóvenes, todos heridos de bala, y está a la espera que dos muchachos más del departamento de Masaya salgan del hospital para asegurarse de su buen cuido.

Es importante que la gente se organice, todos esos que desean apoyar en diferentes causas, no la piensen dos veces, hay que hacerlo sin esperar algo a cambio, al final nuestra recompensa viene de Dios, y las bendiciones siempre estarán presentes”. Alejandro Lagos, médico

Don Alejandro, médico cirujano, con máster en Salud Pública y gerencia hospitalaria, asegura que durante toda su carrera profesional su lado humano ha ido por delante, muestra de ello es que además de atender en su clínica privada, brinda consultas gratis en algunos consultorios comunitarios.

“Me nace apoyar, conozco las dificultades que a veces se deben de pasar para recibir una buena atención en cualquier hospital, lastimosamente no hay abastecimiento, me he encontrado gente que anda en una búsqueda desesperada, porque en su centro no tenían ibuprofeno, pero si uno puede colaborar, si más gente se sigue sumando, aportando de cualquier forma que esté al alcance, podemos cambiar la realidad”, subraya Lagos.

Sin respuesta
Don Alejandro quiere organizar un grupo de personas que se pongan “las pilas” y de esta forma estar preparados ante cualquier situación que pueda surgir en el futuro. El médico dice que seguirá monitoreando las redes sociales para brindar su ayuda y aportar con todo lo que esté a su alcance.

...

Notas Relacionadas