Golovkin parece detener el tiempo, Martirosyan se confía y Don King le pone pimienta al pleito

Después que Braekhus y su oponente Kali Reis, dueñas del cupo semiestelar de la noche, agradecieran por la oportunidad de que por primera vez dos mujeres pelearán en HBO

Conferencia de prensa de Gennady Golovkin y su rival del sábado Vanes Martirosyan. Sucedió ayer en Carson, California. Foto crédito: Maurizio Herrera

HOY

Todo en el mundo de Gennady Golovkin gira en torno a él. La conferencia no iniciaba porque se había demorado unos minutos. Ya estaba su rival Vanes Martirosyan esperándolo, también la multicampeona Cecilia Braekhus, pero apenas apareció en uno de los salones del Hotel Sheraton, en Los Ángeles, el promotor Tom Loeffler se apoderó del micrófono.

Con esta escena, que refleja la importancia que la que se conduce la carrera de GGG, se dio por iniciado su último encuentro con Martirosyan para el combate de ambos el cinco de mayo en el StubHub Center, en Carson, California. El vacío que creó la retirada de Saúl “Canelo” Álvarez era palpable, pero, a pesar del poco tiempo con que se le dio forma a la cartelera, nada parecía estar fuera de orden.

Al final, el promotor Tom Loeffler se las arregló para tener a “GGG” y a Braekhus, dos de los más grandes boxeadores de la actualidad en masculino y femenino en un mismo evento.

Don King, con su forma singular de comportarse, llamando la atención con sus declaraciones y su risa, con una de sus manos llenas de banderitas de más de cinco países, cobró buena cuota de protagonismo, al ser el representante de Martirosyan y decirle a Golovkin que el cinco de mayo será una noche histórica porque conocerá la derrota.

“Al enemigo hay que ganarle mentalmente primero antes de vencerlo en el ring”, dijo Don King, mientras miraba a “GGG”, pero el toque de chiste lo aportó cuando miró al público y le preguntó el nombre de su propio boxeador. “Este chico está listo para dominar la historia esa noche”, añadió este hombre viejo, cuya apariencia es casi la misma siempre, a pesar de los años.

Después que Braekhus y su oponente Kali Reis, dueñas del cupo semiestelar de la noche, agradecieran por la oportunidad de que por primera vez dos mujeres pelearán en HBO, vino el momento en que Martirosyan se mantuvo en la misma acera que Don King.

“Esta es la pelea de mi destino, esto es por lo que he trabajado. Demostraré al mundo porqué me llaman la pesadilla, estoy hambriento, ese día será hermoso y trabajé duro para conseguir esta victoria”, declaró el armenio, al que muchos le ven poco chance por las condiciones inestables en las que cuajó el compromiso, sin incluir las marcadas diferencias de talento.

“Lamento decepcionarlo señor Don King, hemos trabajado por diez semanas y lo que usted ha dicho no ocurrirá”, se defendió el entrenador Abel Sánchez, principal arquitecto del boxeo de “GGG”.

Siempre escueto, dentro de los cánones del respeto, Golovkin sonreía y al hablar dijo: “soy un chico muy realista, no es una pelea fácil, el compromiso es complicado. Creo que es un gran chance para Vanes y su equipo. Hay pelea el cinco de mayo, gracias a los que me apoyan, daré una gran presentación”, apuntó Golovkin.

Como se escribió al principio, el mundo parece girar en torno al campeón de los pesos medianos, quien después de responder una que otra pregunta, salió escoltado por un fuerte equipo de seguridad, en señal de que él detiene el tiempo.

...

Notas Relacionadas