La negatividad durante la niñez y sus efectos

¿Qué podemos hacer los padres ante la actitud negativa de nuestros hijos? Conozca las características y causas

La actitud negativa de los niños depende también del entorno en que se desarrollen. HOY/Istockphotos.com

Si es padre de familia, seguramente ha tenido que lidiar con la actitud negativa de sus pequeños. Frases como “No puedo con esto”, “Todo me sale mal”, son frecuentes en ellos. ¿Es normal este comportamiento? ¿Todos los niños actúan así?

El psicólogo Róger Alfredo Martínez explica que los niños negativos son niños pocos estimulados, “son pequeños a quienes no se les permiten hacer cosas y no se les inculca hacerlas, generalmente son los padres los que provocan estas conductas y ese comportamiento en ellos, porque los sobreprotejen, no quieren que les pase nada, entonces cuando los niños pretenden hacer algo, ellos son los primeros en decir ¡no, no lo hagas! ¡No!, te vas a caer, ¡eso es muy peligroso!, cuando los están deteniendo así, no los impulsan y los van convirtiendo en niños negativos”.

HOY/Istockphotos.com

Algunas características que presentan los niños con este problema es que generalmente están de mal humor, cuando hacen las tareas creen que les va a salir mal antes de comenzar, se quejan de todo y cuando les ocurre algo desfavorable exageran su importancia.

Entorno

Martínez añade que en esta conducta también influye el ambiente familiar, “si es un ambiente armonioso, en donde el grupo primario de apoyo del niño que es su propia familia tiene amor, cariño, muestras de afecto, cuando hace algo bueno le dan un abrazo, lo felicitan, lo motivan, si por el contrario siempre le están reprochando las cosas malas que hace, no lo incentivan a hacer las cosas mejor, siempre va a estar negativo a cualquier actividad, tarea que le pidan realizar porque piensan que nunca van a hacer algo bueno y se limitan”.

Este tipo de conductas y pensamientos no deberían ser malos si se saben controlar.

“En Psicología, lo primero que hay que hacer es educar a los padres para que tengan tolerancia, paciencia y sobre todo conozcan las etapas de desarrollo del niño y por ende puedan asignarles tareas que vayan de acuerdo con su edad, entonces es un trabajo grupal, no solamente con el niño, de modo que si los motivadores, que son los padres continúan teniendo esa actitud, esa forma de educar, no vamos a tener ningún avance, entonces es importante de que se involucre a padres o tutores que son los que tienen la autoridad en el hogar para que se pueda crear un plan de trabajo que propicie que el niño vaya dejando esas actitudes negativas”, finaliza el especialista.

El papel de los padres

Padres modelo. Muchas de las actitudes que tienen los hijos, buenas o malas, provienen de sus padres, de cómo afrontan las cosas en su día a día. Los niños ven, imitan, y muchas veces de una forma involuntaria. Antes de etiquetar a los pequeños de negativos, será conveniente que los progenitores reflexionen sobre su comportamiento.

HOY/Istockphotos.com

Respetar al niño. Merecen ser respetados, sentirse queridos, saber que sus opiniones importan y saber que forman parte de su familia. Por este motivo, para evitar que un niño tenga pensamientos negativos, se deberá evitar que piense mal de sí mismo, sino que se tendrá que potenciar su pensamiento positivo y autoestima.

Actividades. Será fundamental encontrar actividades que combatan la negatividad. Por ejemplo, con la actividad física se divierte y oxigena el cerebro adecuadamente, además al concentrarse en algo en concreto los pensamientos negativos desaparecen.

Importante

La negatividad puede estar presente en los niños a cualquier edad y suele determinar su conducta. Los factores causantes de este tipo de comportamiento pueden ser de diferente índole.

El psicólogo indica que influye mucho su entorno, si en el hogar hay alcoholismo, violencia intrafamiliar o maltrato hacia los niños, eso es una pauta para que ellos se conviertan en personas negativas. “Cuando hay educación del miedo en el hogar, esto genera dos cosas: sumisión o rebeldía, ambas son negativas y convierten niños negativos, y en la rebeldía hacen las cosas mal con la intención de llevarle la contraria a los padres”, refiere.

...

Notas Relacionadas