Jorge Linares: “Esta pelea dejará un legado, gane o pierda”

“Con esta pelea voy a conquistar el mundo, nada es imposible, he sacrificado mucho, no solo en esta preparación, sino en toda mi vida”, reflexionó.

Jorgte Linares, cuatro veces campeón del mundo y actual monarca de peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). FOTO CORTESÍA

HOY

En su gimnasio privado de Las Vegas, el cuatro veces campeón del mundo y actual monarca de peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el venezolano Jorge Linares, se siente contento con la preparación que tuvo para su pelea del 12 de mayo en Nueva York y para dejar claro cuán productivo fue su trabajo, se declaró listo en un 99 por ciento.

“Ese uno por ciento que falta lo espero conseguir el día de mi batalla con Lomachenko”, comentó “El Niño de Oro” al terminar su entrenamiento, habiendo completado un total de 91 rounds de guanteo, a los que se sumarán doce para cerrar la presente semana y la concentración, ya que se moverá a Nueva York el domingo.

Con un equipo bien conformado y la armonía y la confianza sintiéndose en el ambiente, Linares se ha tatuado en sus pensamientos la idea de que este es el combate de su carrera ante el ucraniano Vasyl Lomachenko, quien llega como favorito a la contienda y con el brillo de su etiqueta del mejor libra por libra del mundo.

“Esta pelea dejará un legado, gane o pierda. Yo no soy de los que va a abandonar, si la pelea se va al round doce, yo seguiré ahí”, insinuó Linares, en relación al cubano Guillermo Rigondeaux y al jamaiquino Nicholas Walters, quienes huyeron de Lomachenko en sus respectivos compromisos.

“Le prometo una gran pelea a la fanaticada que me sigue, he trabajado duro en mejorar mi resistencia. Yo no iré a las conferencias a salirme del camino, porque las horas en el gimnasio son las que hablan de uno. Lomachenko sabe con quién va a pelear, un cuatro veces campeón del mundo y un peso ligero natural”, añadió Linares.

A dos semanas para el día de la verdad, uno de los dos campeones del mundo que le quedan a la japonesa Teiken Promotions, Linares está en el punto de calibrar su resistencia, su velocidad, y dejar su armamento físico listo para el pesaje y el intercambio recio con Lomachenko, un boxeador con un catálogo completo en desplazamientos y poder.

“Con esta pelea voy a conquistar el mundo, nada es imposible, he sacrificado mucho, no solo en esta preparación, sino en toda mi vida”, reflexionó.

...

Notas Relacionadas