Piden justicia por los caídos en Matagalpa

Matagalpinos participan en Peregrinación por la paz Matagalpa

HOY / Matagalpa

Sombrero y camisa a cuadros, Claudio Sobalvarro carga un retrato grande de su nieto Francisco Giovanny Sobalvarro Altamirano, el muchacho asesinado la noche del 20 de abril en Sébaco, mientras protestaba contra las reformas a la Seguridad Social.

Luisa Altamirano, la abuela de Giovanny, recibe una pensión y sería afectada con las medidas, revocadas después por el Gobierno. Pero aquella noche, el joven recibió varios impactos de bala.

“Queremos que se haga justicia, si él no estaba haciendo malas cosas, él estaba por la paz en Nicaragua”, dice el abuelo que asumió la paternidad de Giovanny cuando este tenía pocos meses de nacido.

Modesta Sobalvarro, tía paterna de Giovanny, luce una camiseta blanca con la foto del joven de quien dice que la noche en que murió “andaba defendiendo a los viejitosque no pueden caminar ni ver… absolutamente nada nos ha dicho la Policía (de las investigaciones)”.

Residentes en el Barrio Nuevo de la ciudad de Sébaco, los familiares de Giovanny participaron este sábado 28 de abril de la multitudinaria “Peregrinación por la paz y la justicia en Nicaragua” realizada en la ciudad de Matagalpa y convocada por el obispo, monseñor Rolando José Álvarez Lagos.”

De parque a parque

Al evento asistieron católicos y miembros de otras religiones. Ninguna autoridad religiosa quiso especular sobre la cantidad de participantes que colmaron la Avenida José Dolores Estrada, desde el templo San José, sede de la parroquia Inmaculado Corazón de María, hasta la catedral San Pedro Apóstol. “Aquí sí se aplica la frase de parque a parque”, refirió el obispo Álvarez.

La mayoría de los asistentes portaba banderas de Nicaragua y de la Iglesia. Corearon masivamente canciones como “Soy puro pinolero”, “Nicaragua Nicaragüita”. “Señor presidente”, interpretada por Luis Aguilé, parte del repertorio que sonó en la peregrinación.

Grupos religiosos oraban, mientras otros entonaban cantos marianos y otra parte, incluyendo a universitarios, coreaban consignas como “No eran delincuentes, eran estudiantes”, “El pueblo unido jamás será vencido” y de vez en cuando, en el audio que acompañaba la caminata, sonaba la voz de San Juan Pablo II cuando estuvo en Nicaragua en aquella que llamó “noche oscura” diciendo: “La primera que quiere la paz es la Iglesia”.

...

Notas Relacionadas