Motociclista irrumpe en catedral de Managua para intimidar a cardenal

El incidente ocurrió un día después de que la iglesia Católica anunció que dará un mes de plazo para que el Gobierno cumpla el diálogo nacional

Un motociclista irrumpió este pasado domingo la catedral metropolitana de Managua para intimidar al cardenal Leopoldo Brenes, en medio de la crisis que atraviesa Nicaragua a causa de manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega por parte de la población apoyada por la iglesia Católica.

“El día de hoy por la mañana en catedral de Managua, minutos antes de iniciar la celebración eucarística de las 8:00 a.m. (14:00 GMT), irrumpió de forma violenta una persona de sexo masculino, motorizado, quien llegando a toda velocidad hasta el presbiterio de catedral, gritó exaltado y de forma retadora: “Quién es él quiere la paz?”, denunció la Arquidiócesis de Managua, en un comunicado.

El incidente ocurrió un día después de que la iglesia Católica anunció que daría un mes de plazo para que el Gobierno cumpliera con los acuerdos de un eventual diálogo nacional, en el que los obispos han sido invitados como mediadores.

El anuncio fue leído por el cardenal Brenes la tarde de ayer sábado, ante una multitud pocas veces vista en Nicaragua en las últimas décadas, que congregó a personas que piden que Ortega salga del poder.

La descripción del motociclista, que tras el incidente fue invitado a abandonar la sede católica, coincide con hombres en motorizados que pertenecen a las fuerzas de choque del Gobierno, a quienes la población y organizaciones defensoras de los derechos humanos señalan de causar la muerte de al menos 42 personas durante la represión contra manifestantes ocurrida la semana pasada.

Repudio

Brenes repudió la “acción provocativa” e invitó a los católicos a orar en sus hogares para que la crisis sociopolítica en Nicaragua sea superada.

“Es urgente restaurar la paz en Nicaragua y la primera que quiere la paz es la iglesia”, remarcó la Arquidiócesis de Managua.

La religión católica es la más seguida en Nicaragua, con un 58,5 por ciento de la población, según datos oficiales.

Las protestas contra Ortega iniciaron hace 12 días en reclamo por medidas de seguridad social que elevaban las cuotas, reducían las pensiones y establecían la cotización perpetua, y no mermaron el domingo pasado, cuando el presidente se retractó, debido al saldo mortal.

A pesar de que las represiones de Ortega disminuyeron el lunes, ahora la población exige la renuncia del presidente y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, porque los consideran represivos, corruptos, violadores de los derechos humanos y las libertades públicas.

Los nicaragüenses también señalan al mandatario por supuestos fraudes electorales, las continuas alzas de los combustibles, el actuar impune de la Policía, las muertes sin explicación de campesinos que se oponían al Gobierno, el discurso oficial de “paz y reconciliación” que supuestamente no refleja la realidad del país, entre otros.

...

Notas Relacionadas