¡Una necesidad! Dialogar con Dios nos reconforta

La importancia de la oración en la vida de un cristiano

La importancia de la oración en la vida de un cristiano. HOY/Thinkstockphotos.com

 

HOY

Ha sacado cuenta cuántas veces se ha acostado sin darle gracias a Dios por regalarle un día más, por darle un día más de trabajo, por permitir el alimento diario en su mesa o simplemente por obsequiarle salud…
Seguramente muchas veces lo ha olvidado, el agotamiento ha podido más que su fe. Pero nunca es tarde para retomar ese diálogo con Dios.

La oración puede ser mental y vocal; o sea, hecha solo con la mente o con palabras dichas, utilizando el rosario, la Biblia, de la forma más natural, alabándole, dando gracias, pidiendo perdón por lo que hicimos mal y pedir por nuestros problemas.

Presente

En estos momentos de tensión que vive el país, la oración no debe faltar. El padre Óscar Chavarría refiere que los problemas sociales cuando conllevan protestas, paros, marchas, inseguridad trastocan los cimientos del diario acontecer y conducen a tomar opciones y acciones a favor y en contra, a apoyar o a permanecer en la espera.

Hoy/foto: thinkstockphotos.com

“Cuando toda esta situación traspasa el tiempo y los días trae consecuencias en la vida cotidiana y laboral y si se ha vivido de cerca, uno se conmueve con los muertos, heridos, golpeados. Si se ha tenido de cerca lugares de protesta o se han visto los mismos conducen a un nerviosismo y a no saber qué hacer y los ánimos se exasperan”, manifiesta.

“De aquí la necesidad de estar unidos en la casa y con los vecinos. Es el momento propicio para orar y pedirle a Dios por Nicaragua y esta situación, que se ore por los gobernantes y por todos aquellos que tienen la posibilidad de dar tranquilidad, consuelo y paz a esta situación”, menciona.

Para finalizar, el párroco aconseja orar por la paz, conversar con los hermanos la situación y si pueden y quieren unirse a la comunidad para buscar juntos la concordia y estabilidad es mejor.

“Es momento de ser solidario, con quien pasa dificultad, unirse en un mismo pensar y sentir con la patria y con la invitación de nuestros obispos a ser constructores de fraternidad y de en cuanto a nosotros dependa ser testigos del amor, del perdón y del respeto”.

...

Notas Relacionadas