¡Cuidado con la obesidad! considerada una enfermedad

La obesidad se ha convertido en un problema de salud que afecta al mundo entero. Pero ¿cómo se trata o diagnostica?

Marisol Pérez es una joven de 27 años que a diario sufre las burlas de sus compañeros de clases de la universidad por su condición física, y no es porque ella sufra alguna discapacidad en su cuerpo, sino porque no puede ocultar las más de 250 libras que actualmente pesa.

La situación de Pérez empeoró a raíz de la muerte de su mamá, ella pasó de tener una alimentación sana a comprar comida chatarra de la calle para calmar su hambre.

De acuerdo con la doctora Rocío Medina, experta en nutrición de la Universidad de Monterrey, México, la obesidad es una enfermedad con muy poco tiempo de ser catalogada como tal. “Es una enfermedad crónica que se puede controlar, pero que también puede llevar a la muerte, ya que muchas enfermedades están ligada a esta condición física”, menciona Medina.

A pesar de que las formas de acabar con la obesidad son múltiples y variadas, incluyendo diversos puntos de vista —psicológico, biológico, social, nutricional e incluso económico—, la realidad es que esta epidemia no ha hecho más que aumentar durante las últimas décadas. De hecho, la OMS ha alertado de que el número de adolescentes obesos se ha multiplicado por diez en los últimos cuarenta años.

“La obesidad es una enfermedad muy difícil de controlar, con muy poca posibilidad de superar a corto plazo. Cabe destacar que es un problema multifactorial, las principales causas son el sedentarismo, mala nutrición, adicción a los alimentos, herencia (los papá son obesos, los hijo serán obesos)”, explica la especialista en nutrición.

Tanto el sobrepeso como la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que es perjudicial para la salud. Para descubrir si alguien tiene sobrepeso, se utiliza el índice de masa corporal (IMC), un indicador de la relación entre el peso y la talla. Concretamente se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2); cuando tienes un IMC superior a treinta, ya estás en sobrepeso.

“Este es el parámetro indicado para establecer el peso normal de una persona. Una vez que eres diagnosticado con sobrepeso, ya entras en los pacientes con altos riesgos de salud. No hay gorditos sanos”, agrega la doctora.

Como resulta lógico, la causa principal del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y las gastadas. Entre otras razones, la epidemia de obesidad actual se debe a un aumento de la ingesta de alimentos ricos en grasa, sal y azúcares, pero pobres en minerales, vitaminas y otros macronutrientes; y a un aumento del sedentarismo en muchas formas de trabajo, que se acompaña además de nuevos modos de desplazamiento que requieren menos actividad física.

Lea: Los nutrientes perfectos para aumentar el deseo sexual

“El sobrepeso no aparece en una edad determinada. Hoy día muchos niños en edades de 0 año están sufriendo obesidad, por eso la educación alimenticia debe darse desde los primeros años de vida”, confiesa.

Prevención

Llevar una dieta sana y equilibrada, junto con la práctica regular de ejercicio físico, es clave para la prevención de la obesidad.
En cuanto al deporte, la constancia es fundamental. La recomendación es practicarlo de forma habitual al menos tres veces por semana durante 45 minutos. La intensidad debe adecuarse a las necesidades y al estado físico de la persona.

Riesgos

Glucosa (azúcar) alta en la sangre o diabetes.
Presión arterial alta (hipertensión).
Ataques cardíacos debido a cardiopatía coronaria, insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular.
Problemas óseos y articulares, el mayor peso ejerce presión sobre los huesos y articulaciones. Esto puede llevar a osteoartritis, una enfermedad que causa rigidez y dolor articular.
Dejar de respirar durante el sueño (apnea del sueño). Esto puede causar fatiga o somnolencia diurna, mala atención y problemas en el trabajo.
Nivel alto de colesterol y triglicéridos en la sangre (dislipidemia o alto nivel de grasas en la sangre).

...

Notas Relacionadas