Vendiendo suerte en las calles del Oriental

Concesionarios y revendedores, ambos llevan la fortuna hasta el Oriental

“Juegue la lotería, juegue… cero nueve, no ha caído el cero nueve, juegue el cero nueve”, esa es la frase que repite una y otra vez Virgilio García, mientras intenta vender billetes de lotería. Y lo hace con voz clara y grave, muy al estilo de los locutores de radio. Sus palabras parecen más una consigna con la que intenta conmover a los clientes a comprar, aunque sea un cuarto de la serie.
Virgilio tiene poco menos de 10 años de trabajar como revendedor de lotería en el mercado Oriental. Con esta labor mantiene a su familia.

“Es un trabajo digno”, asegura, aunque considera que a veces no le deja las ganancias que quisiera tener por falta de clientela.
Por otro lado dice que generalmente quienes más compran la lotería son adultos mayores, cree que son pocos los jóvenes que se interesan por este tipo de sorteos.

Medio chelín
Flor de María Mendoza no concuerda con la percepción de García, ella estima que las ventas siguen iguales y hasta pudieron haber mejorado con los años. “Si no se vendiera la lotería en las calles, no hubiera aumentado el tiraje de billetes”, expresa la señora.

Mendoza tiene 25 años de vender lotería, “medio chelín”, bromea; pero hasta hace 12 años pudo convertirse en concesionaria, antes era revendedora como los demás.

En el trajín del día laboral doña Flor no se sofoca, espera a sus clientes sentada en un banquito de madera. Y casi sin decir muchas palabras los clientes se acercan, preguntan por algún número, sacan el dinero, le pagan y ella continúa.

Entre sus anécdotas cuenta muy orgullosa que en tres ocasiones ha vendido el premio mayor.

“A dos de ellos sí los logré conocer, pero el último no, porque ese señor vino desde Rivas hasta aquí a comprarme todo el billete. Pero en ese tiempo no me dieron nada en la lotería a mí, porque no era concesionaria”, dice Flor.

Pero se le hincha más el pecho al decir que su esposo y ella lograron mantener a todos sus hijos a punta de la venta de lotería, el “machete” que les ha dado de comer.

100
es la cantidad estimada de vendedores de lotería que llegan a diario al mercado Oriental a buscar clientes que a diario les compran, al menos así lo dice Virgilio García, revendedor.

Detalles de la venta

Los días que más se venden los billetes de lotería son lunes y martes, puesto que son los días que se hacen los sorteos.

La cartilla que contienen los números premiados de cada sorteo la guardan los vendedores de lotería por al menos cuatro meses, ya que es el período que los ganadores pueden reclamar sus premios.

“Yo no puedo matar la vaca que me da leche. Este es mi trabajo y no puedo hablar mal de él. Las personas siguen jugando la lotería, igual que antes, uno se las rebusca en la calle”.
Flor de María Mendoza, concesionaria
Flor de María Mendoza, concesionaria

 

...

Notas Relacionadas