INSS ordena aumentar aporte de trabajadores y crea tasa del 5% a pensionados

También se ordenó aumentar el aporte de los empleadores y el Estado, así como cambiar la fórmula de cálculo de las nuevas pensiones

HOY/ Archivo

HOY

El Gobierno de Nicaragua a través del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social ordenó aumentar la tasa de contribución de los trabajadores y empleadores, crear un impuesto para los pensionados, cambiar la fórmula de cálculo de las nuevas pensiones y eliminar el salario máximo de los cotizantes, como medidas para salvar de la quiebra dicha entidad, que en 2017 cerró en su quinto año en crisis.

A través de una medida unilateral, el Gobierno ordenó aumentar la tasa de cotización de los trabajadores a 7 por ciento en lugar de 6.25 por ciento y en el caso de los empleadores este se incrementará de 19 por ciento a 22.50 por ciento. Este ajuste comenzará a aplicarse a partir del 1 de julio de este año y en el caso de los empleadores el incremento será gradual.

El presidente ejecutivo del INSS, Roberto López aclaró que no se aumentará la edad de jubilación, pero los jubilados tendrán que aportar el cinco por ciento de la pensión en concepto de cobertura de enfermedades.

En conferencia de prensa el presidente ejecutivo del INSS, anunció que después de haber sostenido cuatro encuentros con el sector privado no llegaron a ningún acuerdo, pues la empresa privada pedía que se negociará la reforma fiscal y la del Seguro Social al mismo tiempo, lo cual el Gobierno no estuvo de acuerdo ” porque tenía que hacerse rápidamente “, las reformas del INSS.

“Se aplicaron ajustes necesarios el reglamento del Seguro Social en los artículos, 11,16,26,27,29,85,86,96 ” dijo López.

Los ajustes principales:
Lo que afecta a trabajadores

A partir del 1 de julio de este año los trabajadores del régimen integral comenzarán a cotizar 7 por ciento sobre el salario, en lugar de 6.25 por ciento. Esto implicará que un trabajador que gana 10 mil córdobas brutos, al aplicarle la deducción del INSS su aporte pasará de 625 a 700 córdobas mensuales.

También el Gobierno orientó eliminar el salario máximo cotizable. Con la última reforma en 2013, el salario máximo cotizable había alcanzado 72,410 córdobas, el cual se venía ajustando gradualmente cada año según el comportamiento del salario promedio de los asegurados. Con la reforma actual, este salario máximo cotizable desaparece y ahora todos los trabajadores aportarán según su salario. Por ejemplo, antes si una persona ganaba 100 mil córdobas mensuales, su aporte se calculaba sobre la base de un salario de 72,410 córdobas, ahora deberá calcular sobre el 100 por ciento del salario que recibe.

Otra medida que impactará a los trabajadores cercanos a la jubilación es el cambio de la fórmula de cálculo de las pensiones, ahora los trabajadores podrán conseguir como máximo el 70 por ciento del salario como pensión, cuando antes era el 80 por ciento. Además ahora las personas requerirán trabajar más años para alcanzar el porcentaje máximo del salario como pensión.

Asimismo, se redujo el porcentaje base que se usa para calcular las nuevas pensiones. Por ejemplo, antes si un trabajador había logrado cotizar más de las 750 semanas y su salario era inferior al doble salario mínimo, de entrada conseguía como pensión el 45 por ciento de su salario como pensión. Ahora ese porcentaje se reduce a 30 por ciento.

Y si el trabajador logró cotizar más de 750 semanas y su salario era el doble del salario mínimo, antes conseguía de inmediato el 37 por ciento, pero ahora es el 30 por ciento.

En este sentido, el Gobierno dejó claro que las pensiones nuevas no podrán ser inferior al salario mínimo del sector industrial.

Por otra parte, si una persona o trabajador por cuenta propia está cotizando a través del Seguro Facultativo Integral (es decir para pensión y atención médica) su contribución pasará de 18.25 por ciento a 22.25 por ciento. En caso que esté cotizando solo para optar a una pensión y sin atención médica este pasará de 10 a 14 por ciento (Multiplique 0.14 por ciento sobre el salario sobre el que está cotizando).

Lo que afecta a los pensionados
El Gobierno ordenó que ahora todos los jubilados deberán aportar el 5 por ciento de pensión mensual para cubrir los gastos del programa de enfermedad y maternidad.

Es decir que si por ejemplo un pensionado recibe 5,000 córdobas del INSS, ahora se le hará una retención de 250 córdobas (Multiplique 0.05 por ciento sobre su pensión).

También se ordenó que las pensiones mínimas ya no recibirán doble ajuste como hasta ahora se venía haciendo. Actualmente cada 30 de noviembre todas las pensiones recibían un ajuste del cinco por ciento correspondiente al deslizamiento de la moneda y luego en julio de cada año se aplicaba un aumento a todas las pensiones mínimas según el comportamiento del salario promedio de los asegurados.

Ahora todas las pensiones recibirán solo el ajuste del 5 por ciento anual, correspondiente al deslizamiento.

Lo que afecta al empleador

En el caso de las empresas, la contribución de esta se irá incrementando gradualmente. A partir del 1 de julio de este año el aporte pasará de 19 a 21 por ciento; luego en enero de 2019 se incrementará a 22 por ciento; y finalmente en enero de 2020 esa contribución pasará a 22.5 por ciento.

Lo que afecta al Estado

El Gobierno ordenó crear una tasa de 1.25 por ciento de contribución del Estado en el programa de seguro facultativo y además elevó de 0.25 por ciento su aporte a 1.25 en el programa de seguro obligatorio integral.

Ignoran gastos administrativos y malos manejos de fondos de inversión

Durante la conferencia de prensa relámpago, rodeado de trabajadores públicos, el presidente del INSS no se refirió a qué medidas correctivas aplicará para reducir los excesivos gastos administrativos del INSS y transparentar las inversiones que se hacen sin supervisión alguna.

Tampoco López, informó de cuánto se logrará en recaudación con la aplicación de estas medidas, ni tampoco dijo cuánto se le alargará la vida al INSS, pues el FMI había pronosticado sostenibilidad hasta 2019.

...

Notas Relacionadas