Felicidad total en la casa del nuevo campeón pinolero Cristofer Rosales

Este lunes (5:00 p.m.), se espera arribe Cristofer convertido en campeón mundial, un sueño que logró materializar a sus 23 años de edad.

Ô

HOY

Abrazos, risas, llantos, brincos, aplausos se mezclaron ayer en la vivienda del pinolero Cristofer Rosales cuando ayer por la mañana, hora de Nicaragua, conquistó el Título Mundial de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al vencer por nocaut técnico en nueve asaltos al japonés Daigo Higa en Japón.

Fue una pelea dura, pero sabíamos iba a salir adelante. Mi hermano Rogelio González, quien ya falleció, un día le dijo a su mamá Julia que su hijo Cristofer iba a ser campeón y lo logró”, expresó con alegría Meriluz González, tía del nuevo campeón pinolero Cristofer.

“Látigo, látigo, látigo”, gritaron a todo pulmón los familiares y vecinos por la hazaña lograda por Rosales, a quien llaman “El Látigo” en el mundo boxístico.

“No dormimos porque queríamos esperar la pelea de mi hermano. Estamos alegres porque cumplió su sueño que desde chiquito tenía. Cuando transcurrían los asaltos sabíamos que Nicaragua tendría un nuevo campeón mundial. En el noveno asalto gritamos, lloramos, brincamos de emoción. Mi tío Rogelio miró siempre algo en Cristofer porque decía que él iba a sacar de la pobreza nuestra madre”, relató por su parte Justin, hermano de Rosales.

La familia del campeón pinolero Cristofer Rosales no durmió a la espera de la pelea ayer. Foto Rosa Membreño.
La familia del campeón pinolero Cristofer Rosales no durmió en espera de la pelea ayer. Foto Rosa Membreño.

Muchos recuerdos

En el patio de la casa de Cristofer hay un sambag y tras la victoria, muchos recuerdos vinieron a la memoria de María Irene, de 18 años de edad y hermana de Cristofer.

“Este sambag es como el cómplice de los sueños de Cristofer. Recuerdo que muchas veces entrenó aquí luego de salir a correr por las mañanas. Esto es muy emocionante. Teníamos fe que iba a ser campeón mundial. Nunca dudamos que iba a fallar. Cristofer lució con mucha fuerza y rápido. Lloramos mucho cuando lo decretaron campeón. Este siempre fue su sueño”, agregó Irene.

En tanto, Darwin Solano, parte de la familia de Cristofer aseguró que, la presencia de Julia sin duda fue un gran aliciente para Cristofer en Japón.

“Julia siempre le ha dado ánimo a su hijo. En más de alguna ocasión Cristofer había dicho que la presencia de su mamá en sus peleas siempre le daba fuerzas. Julia merecía estar ahí en Japón con su hijo y disfrutar de ese momento porque ella lo ha apoyado siempre y se las ha rebuscado para trabajar y salir adelante”, expresó Darwin, quien es la pareja actualmente de Julia.

Este lunes (5:00 p.m.), se espera arribe Cristofer convertido en campeón mundial, un sueño que logró materializar a sus 23 años de edad.

...

Notas Relacionadas