Cristofer Rosales: “No le sentí la pegada a Higa, en los videos lo miraba destructor”

Uno de los dilemas con los que debió enfrentarse Cristofer “el Látigo” Rosales ante Daigo Higa era la pegada de martillo del nipón.

Cristofer Rosales se coronó en abril del presente año en Japón. HOY/ Cortesía Naoki Fukuda.

Uno de los dilemas con los que debió enfrentarse Cristofer “el Látigo” Rosales ante Daigo Higa era la pegada de martillo del nipón. No obstante, el nuevo monarca mosca de las 112 libras del CMB, asimiló el castigo y dio la sorpresa en la Arena Yokohama.

Comencemos por lo último, te ponen el cinturón tras noquear, ¿cómo te sentiste?

Feliz porque logré el propósito que siempre quise. He boxeado por trece años y había esperado este momento con ansias. Estoy agradecido con Dios y con la gente que me apoya. Estoy muy contento.

En ese noveno asalto la esquina de Higa detiene la pelea, ¿en realidad lo viste mal?

Yo salí emocionado en ese round, porque en el cierre del octavo lo golpeé y no me respondió. Entonces lo seguí a la vez que pensaba que se iba a caer o que no iba a salir a pelear en el décimo. Ahí supe que ya lo tenía, lo estaba golpeando bastante.

Higa es un noqueador, ¿pega tan duro como en los videos?

Sinceramente no le sentí la pegada a Higa, por eso fue que me impulsé a intercambiar golpes, al fajo. En los videos lo miraba destructor.

Si Higa te pide la revancha, ¿sale un sí de tu boca?

Se la doy, no hay problema.

¿Estaría dentro de tus planes volver a pelear en Japón?

Ojalá, eso quiero. Estoy muy complacido por la atención que nos brindó el pueblo japonés en esta ocasión.

Volviendo a la pelea, ¿había un plan de precaución por el poder de Higa y lo borraste?

Es que después del primer round llegué a mi esquina, me preguntaron si le sentía mucho poder, les dije que no, entonces ahí fue cuando me mandaron a presionarlo más, pero con cuidado. Al principio lo trabajé a la media distancia, después fui cerrando y en la última parte lo boxeé.

Noqueas a Higa y termina siendo una victoria parecida a la de Obaddi en Italia…

Así es, tal vez si el referí no hubiera detenido la pelea, Higa se hubiera ido a la lona, o no hubiera salido para el siguiente round. Yo me estaba sintiendo muy bien.

¿Qué sientes que fue lo mejor que te salió?

Ponerle corazón a esto, mucho amor. Tenía a un pueblo nicaragüense esperando ese título.

Tu mamá y tu novia estuvieron abajo del ring, gritándote, empujándote…

Ellas eran las únicas personas que estaban gritando en la Arena Yokohama. Con ellas me bastó para sentir que tenía a toda Nicaragua respaldándome.

¿Te dijo algo Higa después de la pelea?

Me dijo que era un gran campeón, me felicitó, bajé del ring y ya no lo volví a ver.

18 mil personas en la Arena Yokohama y vos como si nada.

En mis otras peleas en el extranjero aprendí que el público nada tiene que ver. Solo somos él y yo.

¿A quién le dedicás la corona?

A Dios, a mi tío Rogelio González (q.e.p.d.), el hombre que me metió al boxeo siendo niño y a mi gente de Nicaragua.

...

Notas Relacionadas