Portada_Super_Banner_P_Section_1

“Ni jehová te perdonará, Abraham”, dijo madre de víctima de femicidio

El reo Abraham Ríos Membreño se mostró conforme con condena de 30 años de prisión por matar a su exesposa y no pidió perdón 

Abraham Ríos Membreño pasará treinta años en la cárcel La Modelo de Tipitapa. HOY/Foto: Manuel Esquivel

La justicia nicaragüense condenó a treinta años de prisión al médico Abraham Ríos Membreño, quien en días pasados asfixió a su pareja frente a sus hijas cometiendo el delito de femicidio.

El crimen, que dejó luto y dolor en otra familia del país, ocurrió en un residencial localizado al noroeste de la capital.

La sentencia emitida por la juez suplente Ingrid Rocha, del Juzgado Cuarto Especializado en Violencia, precisa que el naturista saldrá en libertad hasta el 6 de abril de 2048. La condena tendrá que purgarla en el Sistema Penitenciario Nacional La Modelo, Tipitapa. Previo a conocer su sentencia, Ríos Membreño se mostró pensativo, resignado y apático a lo que sucedía a su alrededor.

Arrogante siempre

Mostró también, por lapsos cortos, la arrogancia con que se le conoció a inicios de esta semana, cuando lo acusaron de asesinar a su pareja, la también médico naturista María Teresa Gaitán Díaz.

Al conocer su sentencia, dijo que no apelaría. “Para eso está la justicia. Si eso es lo que se merece, yo por lo menos seguiré con vida, pero mi esposa no”, manifestó Ríos con voz pausada.

Al ser consultado si amaba a la occisa, respondió con un movimiento de cabeza, el que hizo de arriba hacia abajo. Se entendió como un sí.

Así fueron los hechos

El crimen por el que guardará prisión Ríos Membreño ocurrió el pasado 5 de abril. El reo llegó a casa de su pareja, escaló el muro y como el portón del patio no tenía puesto un candado, ingresó al inmueble. Esto fue a eso de las 10:00 de la mañana.

Ríos aprovechó que Gaitán dormía junto a sus dos hijas y le tapó con sus manos la nariz y la boca. La víctima forcejeó y logró zafarse en un primer momento, pero él volvió a taparle la boca y la nariz hasta asfixiarla. Esto provocó que cayera al suelo.

Para que sus hijas no se enteraran del crimen, trató de engañarlas haciéndoles cosquillas. Posteriormente limpió la sangre que emanaba de la nariz y boca de la doctora. Para despistar a las autoridades y evadir la justicia, el femicida tomó la cartera y el celular de su pareja y los tiró a un cauce. Quiso hacer creer que el móvil del crimen era el robo.

Los padres de la víctima, la doctora María Teresa Gaitán Díaz, asistieron a la lectura de sentencia.
HOY/Foto: Manuel Esquivel

Sin pedir perdón

Cuatro días después de la tragedia y horas de interrogación, el médico terminó admitiendo el hecho, no solo ante los policías, sino también frente a la juez Rocha.

En un hecho sin precedentes, Ríos hasta explicó a la judicial que la relación de hechos que elaboró la Fiscalía era imprecisa. Dijo también que no servía de nada pedir perdón a la familia doliente.

“Eso no va a hacer que mis hijas algún día me perdonen”, refirió el reo. Ayer le fue leída la sentencia en los juzgados de la capital.

Sin remordimiento

HOY/Foto: Manuel Esquivel

Lo que dijo el reo cuando le dieron la palabra durante el proceso fue para unos lo de un asesino frío y para otros lo de un “cínico profesional”. En ningún momento pidió perdón a la familia de su esposa, pero afirmó que su acción no fue la mejor.

Familia dice que niñas sufren

Antes de conocer la sentencia que emitiría la juez suplente Ingrid Rocha, los familiares de María Gaitán Díaz (q.e.p.d.) se mostraron serenos y fuertes. Entraron a la sala y en cuestión de segundos se acomodaron en unas sillas que rodeaban a la representante de la Fiscalía.

A la hora prevista, 3:30 p.m., la juez ingresó a la sala y sin preámbulos empezó a lo que llegó. Y en menos de veinte minutos, el acusado Abraham Ríos Membreño conoció que purgará una condena de treinta años de prisión.

Al momento de escuchar la sentencia, los miembros de la familia doliente se tomaron las manos entre sí. Lo que sucedió después es que doña Celsa Díaz Toledo tomó la palabra y de entrada le dejó claro al femicida Ríos Membreño, que no lo perdonaban. Pero antes de dirigirse a este, Díaz pidió verle la cara, que en ese momento el abogado de la defensa le obstaculizaba la visión.

HOY/Foto: Manuel Esquivel

“Debe saber que sus hijitas, a pesar de que están gozando de todo el amor que nosotros podamos darles, están sufriendo. Y lo hacen de una manera tan horrible, que yo no lo había visto en unos niños. El ser que les provocó ese dolor es quien debió haberlas protegido, el ser que decía haberlas amado. Eso Jehová no creo que te lo perdone nunca Abraham”, manifestó con la voz entrecortada Díaz.

Asimismo agregó: “No creo que Jehová te lo perdone viendo como gritan (niñas), como lloran, como no duermen, están sufriendo, que ese sea tu mayor castigo” . Tras decir estas palabras, culminó la audiencia y esta junto al resto de familiares que la acompañaban se retiraron del sitio.

Pero no solo la familia doliente habló. Lo hizo también la del acusado. Y estos aprovecharon para denunciar una vez más que el reo sufrió maltrato en la estación policial. Afirmaron que días previos a la audiencia preliminar, que se realizó el pasado lunes, su pariente no había podido alimentarse. Su versión es que el alimento que ellos le llevaban, no se lo entregaban.

Penas máximas

06 de abril: Eddy José Noguera Zamorán, de 37 años y quien asesinó el 23 de febrero a su expareja Ruth Jennifer Lumbí Blandón en el barrio Omar Torrijos, en Estelí, fue condenado a treinta años de cárcel.

22 de enero: Danny Meza Ruiz, de 42 años, fue condenado a treinta años de prisión por asesinar de una cuchillada en el pecho a su pareja Ericka María Gutiérrez Treminio, de 43 años, en el barrio Wilmer Icabalceta, en Sébaco, Matagalpa.

12 de enero: Larry Antonio Alaníz, de 26 años, fue condenado a treinta años de prisión por el femicidio en perjuicio de Ana Karina Rizo en la comunidad La Corneta, Matagalpa.

...

Notas Relacionadas