Cínica confesión de femicida que asfixió a doctora en casa de Managua

La Fiscalía está pidiendo la pena máxima de 30 años de cárcel contra el femicida que asfixió a su expareja

El femicida Abraham Ríos (der.) admitió haber matado a su expareja, la doctora Teresa Gaitán; mientras el hermano de la víctima, Gonzalo Gaitán (izq.), lo pasó observando durante toda la audiencia. HOY/Alejandro Flores

HOY

Con algo de arrogancia y cinismo, el femicida Abraham Adalyd Ríos Membreño, de 39 años, confesó ante la juez suplente Cuarto Especializada en Violencia, Ingrid Rocha, que asfixió a su expareja, la doctora María Teresa Gaitán Díaz, de 29, con quien procreó dos niñas.

“Bueno, primeramente sí voy a admitir los hechos; admito la culpabilidad de lo ocurrido; los hechos anteriores que mencionó la fiscal no son a como fueron, pero eso no tiene relevancia realmente a lo ocurrido el jueves”, expresó el femicida Ríos ante la judicial.

También dijo que de nada servía pedir perdón por lo ocurrido. “Pedir perdón o disculpa eso no va a devolverle la hija a don Fran (Francisco Gaitán, padre de la víctima), ni a doña Celsa Díaz (madre de la doctora); no le va a regresar la madre a mis hijas; no voy hacer que mi mamá deje de sufrir lo que está sufriendo, tampoco pedir perdón va hacer que mis hijas algún día me perdonen”, refirió fríamente el femicida.

Manifestó que el femicidio de su expareja fue algo que no debió haber ocurrido y señaló que hasta el día en que muera, va a pagar lo que hizo.

Conmovidos

En la audiencia estuvo presente don Francisco Gonzalo Gaitán, padre de víctima, quien fue asistido por una psicóloga de los Juzgados de Managua.

También estuvo presente Gonzalo Gaitán (hermano de la víctima), quien manifestó brevemente a la juez Rocha: “Solo esperamos que se haga justicia, nada más, y que la persona aquí presente cumpla su condena”.

Según la Fiscalía, el 5 de abril de 2018, a las 10:30 de la noche, el acusado llegó a la casa de la víctima en Bello Horizonte, Managua, escaló el muro, como el portón del patio no tenía puesto un candado logró ingresar al interior de la vivienda.

Abraham aprovechó que la víctima estaba dormida junto a sus dos hijas para taparle con las manos la nariz y la boca; la víctima forcejeó y logró soltarse —en un primer momento—, pero el sujeto volvió a taparle la boca y la nariz, y la víctima inconsciente cayó al piso, donde emanó sangre y falleció por asfixia. Una de las niñas observó el despiadado crimen que cometió su padre.

Para simular que era un robo, el sujeto se llevó el celular y la cartera de la víctima y los tiró hacia un cauce.

Con las investigaciones policiales se logró constatar que el femicida habría privado de la vida a su expareja, quien ya lo había denunciado por violencia intrafamiliar, en el 2015.

Debate de pena

En el debate de la pena, la Fiscalía pidió la pena máxima de 30 años de cárcel para el femicida, con el argumento de que este actuó de noche para cometer el crimen y lo hizo en presencia de una de las hijas de la víctima.

El abogado defensor Donald Hernández solicitó la pena mínima de 25 años de encierro para el femicida y le pidió a la juez que tomara en cuenta que su cliente admitió los hechos.

La lectura de la sentencia fue programada para el 12 de abril a las 3:30 de la tarde.

...

Notas Relacionadas