Portada_Super_Banner_P_Section_1

Mujer salvada por su hija dejó ayer casa donde ocurrió la agresión y pareja no ha sido capturada

Según los vecinos, la hija de la víctima gritaba desesperada, lo que puso nervioso al atacante, que desistió de la agresión y huyó de la casa.

Imagen de la cuartería donde una mujer fue atacada por su pareja. El sospechoso esta prófugo. J.Tijerino

Imagen de la cuartería donde una mujer fue atacada por su pareja. El sospechoso esta prófugo. J.Tijerino

Managua

A Marvin Pérez Guillén se le teme en la cuartería donde habita. Nadie quiere tener problemas. Desde la tarde del jueves, pocos se atreven a mencionar su nombre y hablar de él.

Y es que ese día, poco antes del mediodía, amenazó con matar a su pareja M.L.M.S. con un cuchillo.
¿Qué lo detuvo? En la cuartería señalan a una de las hijas de la víctima, que agarró valor y corrió en busca de ayuda a una delegación móvil que la Policía tiene en Acahualinca, el barrio donde ocurrió el incidente.

Ayer la cuartería pudo haber amanecido de luto, pero la niña, de apenas 10 años, evitó la tragedia. Lo que se respira en el lugar es miedo.

La noche del jueves, después del evento de violencia que protagonizó, el hombre regresó a su cuarto. Minutos antes, la víctima M.L.M.S. se había retirado. Con ella se llevó los enseres y artículos electrónicos en una camioneta de acarreo.

¿Dónde está M.L.M.S.? Era un secreto ayer hasta para sus familiares. Tampoco saben de su ubicación los parientes de sus dos hijas mayores.

No obstante, por medio de una red social les ha hecho saber: “Si yo me fui de ahí es porque quise, nadie me obligó”. Dijo también: “Ya hice lo que tenía que hacer, no quiero problemas, estamos todos bien”.

TORMENTOSO

Hace poco más de seis años, la primera pareja de M.L.M.S. falleció en un accidente. Luego de un tiempo empezó una nueva relación con Pérez Guillén, con quien ha procreado dos de sus cuatro hijos. Estos últimos son gemelos.

Se conoció que en los primeros meses de su nueva vida, comenzó a experimentar episodios de violencia doméstica.

“Una vez se pelearon y él se fue. Una prima llegó a acompañarla al cuarto para que no estuviera sola. En la noche, ese hombre despegó una lámina de zinc y se metió por el techo… La otra vez, ella se encerró y él llegó y agarró a patadas la puerta, es un hombre violento”, manifestó María Zavala, exsuegra de la víctima. A Pérez Guillén lo señalan de reñir con sus vecinos y de no laborar.

“Le dicen Marmota, tiene todo el cuerpo tatuado y una vez en una pelea le dejaron una cicatriz en la cara. Vino la Policía a traerlo y él lo que hizo fue abrazar a uno de sus gemelitos para que no lo agarraran. Al final salió” , indicó Zavala. Al cierre de esta nota, las autoridades continuaban sin capturar a Pérez Guillén.

Una fuente policial manifestó que el jueves, al conocer del hecho, efectuaron un rastreo en la zona y no lograron ubicarlo. Indicó que conocieron del caso por la menor que alertó a unos agentes que se movilizaban en motocicleta. La víctima aún no había denunciado la agresión en la Estación Policial.

Los hechos
La discusión entre Marvin Pérez Guillén y M.L.M.S. surgió poco antes del mediodía. El sospechoso le colocó a la víctima un cuchillo en el cuello y amenazaba con matarla. Mientras le gritaba, una menor ingresó al cuarto y observó la escena. LA NIÑA abandonó la habitación y empezó a gritar. Luego corrió en dirección a la Unidad Preventiva que posee la Policía en Acahualinca y lo denunció.

 

Van 16 víctimas
MANAGUA

Yaosca Reyes Centeno

En Nicaragua se registran —hasta el momento— 16 femicidios en los primeros tres meses y medio del año. Es decir que, por cada día de este 2018, han muerto casi dos mujeres en situaciones aberrantes y retorcidas a manos de hombres, principalmente parejas o exparejas. Por ejemplo, el pasado 8 de marzo, en plena celebración del Día Internacional de la Mujer, una embarazada fue víctima de su marido. Johana Meza Morán, de 30 años, fue asesinada por su pareja Noel Cruz, de 34 años. El hombre la apuñaló sin ningún reparo, ni siquiera la perdonó por su estado de gestación. Antes de ella, el cadáver de Ruth Jennifer Lumbí Blandón fue encontrado en una vivienda del barrio Omar Torrijos, de Estelí el 22 de febrero. El cuerpo, según las autoridades, presentaba signos de violencia, la habían estrangulado. La pareja de Lumbí, Eddy José Guevara es el autor confeso del crimen. De las 16 víctimas, cinco murieron por la violencia machista durante enero, según el registro del movimiento feminista Católicas por el Derecho a Decidir (CDD). Una de ellas fue Martha del Socorro Carballo Gómez, una mujer de 39 años originaria del barrio La Reforma, de Masaya, quien fue encontrada muerta y con signos de evidente violencia en su cuerpo, habría muerto en casa de su pareja, Jorge Moreno Jirón, el que fue detenido, y luego dejado suelto. Se registran hasta ahora también 23 femicidios frustrados.

...

Notas Relacionadas