¡Sé simple, sé feliz!

Sé simple, si quieres reír, ríe. Si quieres bailar, baila. Sé libre para ti mismo no seas esclavo de la opinión de los demás.

Hace algunos días me encontraba whatsapeando con una amiga y colega psicóloga salvadoreña y ella me afirmaba, según su punto de vista, que el ser humano es complejo. En mi opinión, le repliqué, no creo que en realidad seamos complejos, estoy seguro que el universo es complejo, del universo somos lo más simple pero como no queremos conocernos, reconocernos, aceptarnos y trabajarnos por eso nos vemos como unas criaturas complejas.

En su núcleo el hombre es simple. La complicación es el fruto de una mente mal programada. Son las simplezas de la vida la que le hacen al hombre sentirse satisfecho, pero, como estamos determinados hasta cierto punto por el aprendizaje social, hacemos lo que los demás hacen y como la mayoría lo hace entonces debe estar bien.

La complicación sobreviene cuando dejamos que nos arrastre un sistema de valores falseado por una sociedad que preconiza el culto al dinero, a los bienes materiales y a las apariencias fútiles. La mayoría sueña con ser ricos, con poseer lo que no tiene, dejando de disfrutar lo que sí tiene. Con encontrar el amor y ser amados.

Esto demuestra cuán grande es la ilusión de que lo material o estar en una relación es la clave de la felicidad, es allí donde todo parece complicarse. No consagramos tiempo a la meditación, a la oración y a la reflexión profunda. No se le enseña al ser humano a encontrarse consigo mismo para aceptarse y por ello tolerarse.

Para muchos es más fácil alienarse tras la barra de un bar, tras el sexo desenfrenado u otras conductas que traen alivio emocional temporal, que quedarse solos o ir donde un psicólogo una hora para meditar sobre ellos mismos.

Si tenemos la humildad de examinarnos a nosotros mismos, esta cadena de reflexiones llevará inevitablemente a observar nuestros apegos, y si lo decidimos, a liberarlos, para iniciar nuestro regreso a la simplicidad. Si no estás en la simplicidad, es que te has perdido en alguna parte de tu vida.

Empieza por emprender un trabajo de introspección, por poner en tela de juicio todas las ideas preconcebidas que hay en ti y elimina aquellas que te quieren sacar de la esencia de tu ser. Sé simple, si quieres reír, ríe. Si quieres bailar, baila. Sé libre para ti mismo no seas esclavo de la opinión de los demás.

Cuando conoces la simplicidad nunca vivirás infeliz porque ya no juzgas, si te caes te levantas, si cometes un error ofreces disculpas, si te enamoras amas, si te abandonan sueltas. No te preocupas por tus arrugas, por tu edad o por la muerte, vives cada instante, vives el aquí y el ahora nada más. Dejas de llamar catastrófico lo que te pasa y comprendes que solo es un movimiento natural que te conlleva a tu crecimiento y recuperación emocional hallando un nuevo equilibrio y una nueva sabiduría.

Esta en ti poder elegir comportarte como víctima y encontrar todo complejo o reconsiderar tu vida desde lo esencial y disfrutar de la simplicidad donde encontrarás la felicidad.

Psicólogo Clínico. Encuéntrelo en Facebook como: Psicólogo Martínez. Twitter: @PsicologoCli. Visita: www.psicologomartinez.com Teléfonos: 8584-9784/ 8608-9934

...

Notas Relacionadas